Real Madrid

Gozo y angustia tras los cinco mejores días del Real Madrid

El conjunto de Zidane gana al Liverpool y al Barça, sigue vivo en la Champions y la Liga, pero pierde a Lucas para lo que resta de temporada

Lucas Vazquez  y Sergio Busquets, tras el choque en el que se lesionó el primero.
Lucas Vazquez y Sergio Busquets, tras el choque en el que se lesionó el primero.JAVIER SORIANO / AFP

El Real Madrid publicó en Twitter el parte médico que daba cuenta del alcance de la lesión de Lucas Vázquez durante el clásico, y Toni Kroos reaccionó con un emoji al que se le caía una lágrima. Pocas horas antes, lo último que había tuiteado el alemán era una foto jubilosa en la que Modric se abrazaba a él, que acababa de marcarle el 2-0 al Barça. Es la historia de la temporada del Madrid, que avanza y se mantiene en pie en la Liga y la Champions mientras aumenta su parte de bajas. Como un pelotón que adelgaza hasta las raspas mientras toma una colina tras otra, de victoria pírrica en victoria pírrica.

El sábado por la noche, aún en el estadio Alfredo di Stéfano, Zinedine Zidane lanzó una alerta casi desesperada: “No sé cómo vamos a acabar la temporada. Físicamente estamos al límite. Nos cuesta terminar nuestros partidos, pero estamos vivos. Vamos a descansar bien, vamos a ver cómo podemos descansar mejor y luego preparar el partido del miércoles”, dijo. Acababa de completar los que quizá hayan sido los cinco días más felices del año: victoria ante en Liverpool en la ida de los cuartos de la Champions (3-1), victoria contra el Barcelona en la Liga (2-1) que lo dejaba líder de la tabla, explosión de Vinicius Jr., renacimiento de Marco Asensio...

Y sin embargo, el reverso de esas alegrías se encontraba ya a la vista: más adelante espera un tramo del curso aún más exigente todavía con menos efectivos. Aunque entonces no tenía el detalle del alcance de la lesión de Lucas Vázquez. Eso lo supo ayer, después de las pruebas médicas a las que le sometió el club, que determinaron la gravedad del choque con Busquets que lo sacó del clásico en el minuto 43: “Se le ha diagnosticado un esguince de ligamento cruzado posterior de la rodilla izquierda”, dicen el parte médico difundido por el Madrid. Traducido a los cálculos del club: Lucas Vázquez se pierde lo que queda de temporada.

Trasladado a los de Lucas Vázquez: el clásico del sábado pudo ser su último partido con el Real Madrid, ya que su contrato vence el 30 de junio (el día antes de cumplir 30 años), no lo ha renovado y hace semanas que las conversaciones se encuentran estancadas. El club le ha ofrecido ampliar el vínculo con una ligera subida de sueldo, pero él la considera insuficiente, a la vista del peso de su contribución al equipo.

Desde que regresó de su cesión al Espanyol en el verano de 2015, nunca había participado tanto como esta temporada, en la que ha jugado como extremo, centrocampista y como lateral derecho. Uno de los remiendos que han sostenido al equipo ante el amontonamiento de bajas, sobre todo las de Dani Carvajal, en cuyo puesto ha terminado adelantando incluso a Álvaro Odriozola, el recambio natural.

En estas circunstancias, Lucas Vázquez es ahora el octavo futbolista con más minutos de la plantilla, en la que los años anteriores había ocupado las posiciones 18ª, 10ª, 14ª, 13ª y 16ª. Aunque su importancia este año se ve mejor al fijarse en que, según los datos de Opta, ha disputado el 75% de los minutos posibles, cuando hasta el momento su mayor cuota de participación había sido el 51,7% en la temporada 2018-19, y solo en esa y en la anterior, con un 50,5%, había superado la mitad de los minutos.

Antes de chocar con Busquets, Lucas Vázquez había sumado su séptima asistencia de la temporada, el pase con el que Benzema abrió el marcador de tacón. Entre esas siete asistencias y sus dos goles, el gallego ha participado de manera directa en nueve tantos, el 12,3% del total del equipo. Solo en el curso 2017-18 estuvo involucrado en más (13,5%), aunque entonces jugó siempre como extremo, salvo contra el Bayern y el Barça, cuando Zidane lo usó en el lateral derecho. Su aporte a la producción goleadora de esta temporada equivale al de aquella, pero en esta ocasión ha jugado más de la mitad de las veces como lateral derecho, desde donde ha sido capaz de provocar la misma amenaza, además de aportar una seguridad defensiva que Zidane prefirió no confiar a Odriozola. Su mejor momento en el Real Madrid.

La duda de Fede Valverde

Cuando conoció el pronóstico de su lesión, una fuente del club lo encontró “moralmente hundido”, aunque poco después el futbolista ya quiso mostrarse más positivo en su cuenta de Instagram: “Tocado... pero nunca hundido. Si algo me ha enseñado este club es a trabajar y luchar siempre. Desde ya dándolo todo para volver cuanto antes y ayudar al equipo en el tramo final”, escribió. “Un único objetivo: seguir luchando por la Liga y la Champions”.

Esas metas las complican mucho su caída, sumada al fuerte golpe en la planta del pie con el que Fede Valverde se retiró del clásico, y que hacen que sea duda para Anfield. También por lo lo apretado del calendario que viene. Si el Madrid alcanza el miércoles la semifinal de la Champions, le espera más de un mes con dos partidos semanales, hasta el fin de semana del 15 y 16 de mayo. El panorama lo resume una fuente del club desde Valdebebas: “Nos estamos descuajaringando. Mala pinta tan cerca de la orilla”.

Puedes seguir a DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50