Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Se prohíbe pasar de 40

En los dos últimos años varias publicaciones científicas independientes han resaltado la ventaja de algunos modelos de deportivas actuales

Las zapatillas con las que Eliud Kipchoge corrió en Viena.
Las zapatillas con las que Eliud Kipchoge corrió en Viena. AFP

Los reglamentos establecidos por las federaciones velan por conservar la esencia y espíritu del deporte. La evolución del material deportivo puede mejorar el rendimiento a la vez que la seguridad de la práctica. Pero también marcar diferencias o permitir ventajas injustas de unos atletas frente a otros. En ese sentido raquetas, bañadores, bicicletas y calzado deportivo no difieren entre sí. La evolución de todos los deportes nos ha permitido apreciar cómo se han debido adaptar los reglamentos al desarrollo tecnológico.

La vulcanización del latex en caucho permitió la aparición de las deportivas modernas. Su uso en las suelas confería aislamiento del pavimento a la vez que permitía la flexibilidad del calzado. No obstante el peso del caucho limitaba el grosor de las suelas. Las famosas playeras blancas, de suela delgada, fueron usadas en un amplio espectro de deportes hasta los años 60.

El desarrollo tecnológico introdujo materiales espumados. Básicamente el etilvinilacetato (EVA) con microburbujas encapsuladas y los poliuretanos (PU) con microburbujas abiertas en una estructura tipo esponja de baño. Estos materiales permitieron que surgieran las entresuelas y crecieran en altura. Pesaban hasta seis veces menos que el caucho. Y aparecieron los sistemas de amortiguación insertados. El calzado desarrolló una nueva función; la protección del impacto del suelo.

Hace tan solo una década, una vuelta de tuerca tecnológica permitió materiales aún más ligeros: los poliuretanos termoplásticos (TPU) encapsulados. No obstante con tanto aire de por medio, al aumentar la altura el resultado más que calzado parecía un flan. Por eso la arquitectura de algunos modelos recientes se reforzaba con una placa de fibra de carbono. Este material lleva dos décadas usándose en calzado deportivo con diferentes fines. Pero su función actual en calzado de atletismo de fondo no es inocente. Se ha buscado intencionadamente que haga de muelle.

En los dos últimos años varias publicaciones científicas independientes han resaltado la ventaja de algunos modelos de deportivas actuales. Ahora tras ellas, la federación internacional de atletismo se pronuncia. Valdrá todo lo que se ha puesto a la venta hasta ahora. Pero se prohíbe pasar de los 40mm de altura y tener más de una placa de fibra de carbono, u otra lámina rígida, dentro. Pero también se prohíben los prototipos.

En breve, cuando salga a la venta el que usó Eliud Kipchoge en Viena (AlphaFly), se puede producir una situación extraña. En la mente de millones de runners Kipchoge corre el maratón en menos de dos horas. Podría haber un éxito comercial en ventas. Paradójicamente este calzado no podrá ser usado en competiciones oficiales.

 Xavier Aguado Jódar es biomecánico del Deporte y catedrático de la Universidad de Castilla-La Mancha.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información