Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

España tumba a Croacia y optará a su primer oro europeo ante Hungría

La selección de David Martín reacciona tas un mal inicio y resuelve con un paradón de López Pinedo y un gol de Munarriz

López Pinedo intenta detener el lanzamiento de Vucevic. Ampliar foto
López Pinedo intenta detener el lanzamiento de Vucevic. AFP

La selección española masculina de waterpolo jugará la final del Europeo este domingo ante Hungría (19.00 horas, Tdp) tras derrotar en las semifinales a Croacia (9-8). España tendrá la oportunidad de luchar por el oro en un torneo que no ha ganado nunda pese a haber llegado dos veces a la final, en 1991 en Atenas, ante Yugoslavia, y en 2018 en Barcelona, ante Serbia. Hungría, que derrotó a Montenegro en la semifinal (10-8), cuenta con 12 títulos europeos, aunque el último fue en 1999.

ESPAÑA, 9; CROACIA, 8

España: López Pinedo; Munárriz (3), Granados (2), Sanahuja, De Toro (1), Larumbe, Delgado (1), Fernández, Tahull (1), Perrone (1), Mallarach, Bustos y Lorrio.
Croacia: Bijac; Macan (1), Fatovic, Loncar (1), Jokovic (1), Bukic (2), Vukicevic (1), Buslje (1), Milos (1), Vrlic, Benic y García Gadea.
Parciales: 0-1, 4-3, 2-2 y 3-2.
Árbitros: Margeta (Eslovenia) y Naumov (Rusia).
Duna Arena de Budapest.

El encuentro contra los croatas fue trabado y, a ratos, espeso. Los jugadores de David Martín arrancaron adormilados y solo les mantuvo anclados al partido la solvencia bajo palos de Dani López Pinedo, enchufadísimo atajando y desgañitándose chillando “¡vamos, vamos!” para despabilar a su compañeros. En el lado opuesto de la piscina, otro muro. El contrastado Marko Bijac cazaba los latigazos de Felipe Perrone y dejó pasmado a Bernat Sanahuja cuando le adivinó un chut a bocajarro. Croacia aún no tiene asegurada su presencia en los Juegos de Tokio pero, de ninguna manera, es una selección menor. Los croatas son los actuales subcampeones olímpicos y desde 2007 están abonados al podio mundial. El partido avanzó lastrado por el miedo a encajar. A nadie podía pillarle por sorpresa. Croacia y España son dos viejos amigos que se conocen bien y el último precedente, en los Mundiales del año pasado, se saldó con un corto 6-5. Esta vez, la intensidad defensiva volvió a ser total en el agua del Duna Arena de Budapest.

Croacia se adelantó pronto y el ataque español no se desatascó hasta el segundo cuarto, por obra de Álvaro Granados y con rebote de por medio. Si López Pinedo es un seguro de vida, la selección encuentra oro puro en la boya. Miguel de Toro y Roger Tahull guerrean la posición y les queda aguante para escapar del alboroto de espuma y buscar portería. Ambos anotaron ante los croatas.

Tras el descanso, España marcó el ritmo y Alberto Munarriz sacó a relucir su olfato goleador. Ivica Tucak, el seleccionador croata, se llevaba las manos a la cabeza buscando tirarse de los pelos que no tiene en su cabeza pelada. “Queda partido”, advertía David Martín a sus jugadores en un tiempo muerto. Y Croacia lo intentó, llegando viva al último minuto. Hasta que una parada de López Pinedo y un posterior un golazo de Munarriz, con solo dos segundos de posesión, finiquitaron la semifinal. El otro finalista saldrá del vencedor del Hungría-Montenegro.

El waterpolo español demuestra en Budapest el excelente momento por el que atraviesa ya que, además de que sus selecciones están clasificadas ya para los Juegos de Tokio, este sábado la femenina disputa también la final de los Europeos ante Rusia (19.00, Tdp).

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información