Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Xavi dice que no quiere sustituir ahora a Valverde

El excapitán del Barça y entrenador del Al Sadd, que había comenzado a negociar con el club barcelonista, descarta regresar ya al Camp Nou

 Xavi, como técnico del Al-Sadd. Ampliar foto
Xavi, como técnico del Al-Sadd. AFP

Xavi Hernández ha descartado este domingo reemplazar a Ernesto Valverde de manera inmediata. Después de iniciar conversaciones el pasado viernes con Óscar Grau y Éric Abidal, CEO y secretario técnico respectivamente del FC Barcelona, el excapitán azulgrana y ahora entrenador del Al Sadd,  rechazó hacerse cargo del banquillo esta temporada. Mantiene la posibilidad, sin embargo, de tomar las riendas del Barça el próximo verano. Hasta el mediodía de este domingo la directiva que preside Josep Maria Bartomeu no se había puesto en contacto con Valverde. Después de dos días de descanso, la plantilla azulgrana tiene el entrenamiento programado para este lunes por la mañana. Horas después, se celebrará la reunión ordinaria de la junta directiva.

Xavi, que acaba de clasificarse con su equipo para la final de la Copa de Qatar, es partidario de volver a tratar sobre su futuro a partir del 30 de junio. Valverde, por su parte, parece dispuesto a llegar a un acuerdo con la directiva para desvincularse inmediatamente tras sentirse ninguneado por las negociaciones emprendidas por el club tras haber perdido la semifinal de la Supercopa de España contra el Atlético el jueves pasado.

Xavi dejó el Barcelona tras ganar el segundo triplete de su carrera en 2015. Entonces, el campeón del mundo con España había perdido protagonismo en el Barça que lideraba Luis Enrique. Se mudó a Catar para jugar en el Al Sadd. Disputó 113 partidos, marcó 25 goles y firmó 28 asistencias. El pasado verano, se estrenó como entrenador. En la secretaria técnica del Barça seguían de cerca el trabajo de Xavi. Sabían en los despachos de la Ciudad Deportiva que el final de Valverde estaba cerca. No esperaban, sin embargo, que todo se precipitara.

Valverde había perdido la confianza de la directiva después de las duras caídas en las últimas ediciones de la Champions. Pero el vestuario confiaba en el Txingurri. Así lo habían señalado públicamente Lionel Messi y Luis Suárez. Pero en la Ciudad Deportiva Joan Gamper se respiraba un clima tenso. Ya se sabía que Valverde no iba a continuar más allá de junio, cuando expiraba su contrato, y el presidente Bartomeu evitaba hablar sobre la situación deportiva durante las reuniones de la junta directiva.

Bartomeu, cuyo su mandato finaliza en 2021, quería esperar a Ronald Koeman. El actual entrenador de Holanda tiene en su contrato una cláusula liberatoria para llegar al equipo azulgrana. El defensa del dream team no convencía al vestuario. En la secretaria técnica también tenían en carpeta los nombres de Quique Setién, Marcelo Gallardo, Gabriel Milito y, sobre todo, el de Xavi Hernández. Hace tres meses, el Barcelona ya se había puesto en contacto con el técnico del Al Sadd.

Xavi obtuvo el título de entrenador el pasado verano, en una promoción en la que coincidió, entre otros, con Víctor Valdés, Raúl y Xavi Alonso. Debutó al frente del Al Sadd en un amistoso disputado en julio en Palamós. Xavi ganó con el Al Sadd la Supercopa y compitió en diciembre en el Mundial, en el que fue eliminado por el Monterrey (2-3). Ahora, afronta la final de la Copa de Qatar.

La negativa de Xavi obligaría al presidente barcelonista a buscar un entrenador puente. La alternativa es Francisco García Pimienta, entrenador del Barcelona B, que ha coincidido con los pesos pesados del grupo en La Masia. El técnico del filial ha dirigido a Messi, Piqué, Busquets y Jordi Alba en la cantera azulgrana. La inminente salida de Valverde y la negativa de Xavi dejan poco margen para la maniobra a Bartomeu.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información