Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Otro récord del Real Madrid de Laso

Los blancos superan al Zalgiris (88-82) y encadenan su decimotercera victoria consecutiva en la Euroliga, la mejor marca de la competición con el actual formato

Campazzo supera a Lekavicius
Campazzo supera a Lekavicius euroleague
Euroliga Fase Regular

Finalizado

En tiempos de calendarios claustrofóbicos y semanas extenuantes, con viajes incontables y partidos a granel, el Real Madrid estableció otro hito en el camino para rescatar del anonimato el encuentro de la 18ª jornada de la Euroliga ante el Zalgiris. Los plusmarquistas de Laso alcanzaron ante el cuadro lituano su decimotercera victoria continental consecutiva, el récord con el actual formato de la competición. Con la superproducción de Rudy (17 puntos, todos en el segundo cuarto, tres robos, dos asistencias y mucha defensa), las asistencias de Campazzo (8), la intimidación de Tavares, los puntos de Thompkins (20) y la fiabilidad de Mickey, los blancos sacaron lustre de nuevo a su condición de local con un triunfo tan solvente como trabajado, sin demasiada chispa pero con mucho amor propio. No pierden los madridistas en el WiZink Center desde hace más de nueve meses.

El último visitante capaz de asaltar el Palacio había sido, precisamente, el Zalgiris Kaunas. El 4 de abril del año pasado, en la última jornada de la fase regular de la Euroliga, los de Jasikevicius ganaron 86-93, con 27 puntos del ahora azulgrana Brandon Davis, en un partido en el que los blancos no tenían nada en juego. Desde entonces, el Madrid ya ha enlazado 31 victorias consecutivas en su pista (incluyendo las dos de la pasada Supercopa, aunque entonces era cancha neutral por protocolo). Casi inexpugnable con el apoyo de su hinchada, los madridistas solo cedieron cuatro derrotas en casa en toda la temporada 2018-2019 (dos en Liga y dos en Euroliga) y permanecen invictos en el WiZink en el presente curso. Con un balance general de 30 triunfos y 6 derrotas en los 36 partidos disputados, los de Laso igualaron una de sus plusmarcas históricas: las 13 victorias europeas seguidas que enlazaron en la 13-14 (la campaña de los récords, en la que permanecieron invictos hasta finales de enero). Nadie había encadenado más de 12 con el actual formato de la competición continental.

Mezclando talento y oficio, defensa y recreo, los blancos volvieron a marcar territorio. De salida, Laso reunió en pista a tres pívots: Mickey, Thompkins y Tavares (junto a Campazzo y Causeur). Repitió el técnico la innovadora fórmula que estrenó con éxito en la visita liguera a la cancha del Betis a mediados de diciembre, también en ausencia de Deck. “Me escribió un amigo diciéndome que esta era una de mis pajas mentales”, explicó el entrenador madridista tras el experimento. “Salió bien, pero no sé si lo volveremos a hacer. Son situaciones que planteo para el futuro, muchas veces no hay tiempo para entrenar y debemos aprovechar los partidos para probar cosas”, analizó entonces. Lo repitió y aprovechó el Zalgiris los desajustes del planteamiento para presentarse con un parcial de 2-8. Pero, con una zona 2-3, las primeras asistencias de Campazzo y una secuencia de 8 puntos de Mickey, el Madrid se hizo con el mando en el juego y el marcador antes de que Laso desmontara el plan dando entrada a Rudy por Thompkins. No le bastó a Jasikevicius con el acierto del polifacético Walkup y la brega de Landale para ganarle terreno a los blancos.

Un contundente tapón de Tavares a Leday marcó el punto de inflexión para la disolución de la efervescencia del conjunto lituano. Y cuatro triples consecutivos de un Rudy pletórico espolearon definitivamente al Madrid. El mallorquín prolongó la inspiración voraz mostrada el lunes ante el Valencia y, con un contraataque coronado con un mate, estiró la renta madridista (40-27, m. 16). En mitad de unos vigorosos minutos de los blancos, con otro mate de highlight de Taylor, el Zalgiris se agarró a la productiva aparición de Lekavicius (16 puntos en los ocho minutos que disputó del segundo cuarto) para capear el temporal y rebajar la desventaja a la mitad. Pero Rudy respondió a la ráfaga del base lituano con otro triple, el quinto en siete lanzamientos (17 puntos en 10 minutos), para asegurar la ventaja local antes del viaje a los vestuarios (47-41). El Madrid cerró la primera mitad con un 19 de 29 en tiros de campo, dominando el rebote y abrumando en el capítulo de asistencias (13-5).

Sentadas las bases, Campazzo y Tavares se lanzaron a cerrar el triunfo del Madrid en la reanudación. Los blancos pasaron en un santiamén del 47-43 al 60-48, con la intimidación del caboverdiano por bandera y nueve puntos del Facu en ese tramo. Estiró la rendición el Zalgiris con el protagonismo episódico del exmadridista KC Rivers, pero a Jasikevicius le faltaron recursos para contener a un rival inabarcable. Unas veces Laprovittola, dando continuidad al suministro de asistencias de Campazzo; otras Mickey, sumando puntos a su abnegado trabajo; y muchas Rudy, coleccionando robos fundamentales garantizaron la victoria blanca, la decimotercera consecutiva, otro récord del Lasismo. La 15ª en 18 jornadas para seguir encabezando la clasificación. En la temporada 2013-2014, el Madrid firmó una racha histórica de 31 victorias seguidas, permaneciendo invicto de octubre a enero en todas las competiciones. La cadena triunfal se rompió en su visita a Moscú, donde cayó ante el CSKA, su rival el próximo martes, el siguiente obstáculo para prolongar otra secuencia para la enciclopedia.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información