Un martirio llamado Medvedev

El gigantón ruso, un suplicio de principio a fin, remonta a Nadal y le aparta del Masters (3-6, 7-6(4) y 6-3, en 2h 35m) para medirse este domingo por el cetro (19.00) con el austriaco Thiem, verdugo de Djokovic

Nadal se retira de la pista, este sábado en el O2 de Londres.
Nadal se retira de la pista, este sábado en el O2 de Londres.ANDY RAIN (EFE)

Son dos piernas y dos brazos, pero parece que tiene mil. No hay sitio al que no llegue Daniil Medvedev, un suplicio que volatilizó este sábado ese sueño llamado Masters y que, por una razón u otra, este año también, se le niega a Rafael Nadal. El número dos terminó inclinándose (3-6, 7-6(4) y 6-3 en 2h 35m) ante un rival exasperante que le planteó un duelo extremo en lo físico y lo anímico. No pudo el español con él, cuatro victorias en el trazado hacia la final y que este domingo (19.00, #Vamos) apunta al pleno contra Dominic Thiem, verdugo de Novak Djokovic. El torneo, pues, inscribirá un nuevo campeón por quinto año consecutivo.

Más información
Tennis - ATP Finals - The O2, London, Britain - November 21, 2020 Serbia's Novak Djokovic looks dejected after Austria's Dominic Thiem wins their semi-final match REUTERS/Toby Melville
Thiem, justo y soberbio finalista
Russia's Daniil Medvedev serves to Argentina's Diego Schwartzman in their men's singles round-robin match on day six of the ATP World Tour Finals tennis tournament at the O2 Arena in London on November 20, 2020. (Photo by Glyn KIRK / AFP)
Medvedev, un ‘shaolín’ de laboratorio

Contra Medvedev no cabe la especulación, porque el ruso es un ilusionista capaz de tergiversar la realidad. Con él, todo parece transcurrir a cámara lenta, pero en realidad va muy rápido. Pico y pala todo el rato. Todo es mentira, todo es verdad. No hay mejor impostor en el circuito. Mil y una soluciones tiene, y lo mismo ralentiza e impone un ritmo cansino que desborda con aceleraciones imposibles. Para cuando el rival quiere darse cuenta ya ha caído en la trampa, de modo que Nadal salió con la intención de evitar enredos, valiente pero con mesura. Frente a Medvedev, lo contrario es una temeridad.

Lo mismo le da al ruso un maratón que el juego a manotazos, a tres o cuatro golpes. Desde todos los ángulos intimida. Desestabiliza y obliga a abruptos cambios de marcha, a acelerones que terminan desmontando el patrón de cualquiera. Este sábado, por ejemplo, trató de desnaturalizar el juego de Nadal restándole desde el infinito, como ya hiciera en el duelo de hace cuatro días contra Djokovic; casi cinco metros por detrás de la línea en los primeros, prácticamente tres en los segundos. Trazó una sima y durante un buen rato esa extraña sensación visual de vacío, acentuada por las dimensiones de la pista del O2, expansiva a más no poder, destempló a Nadal en el servicio.

Era una noche de pizarra. No acertaba con los primeros y empezaron a aparecer las grietas. En su segundo turno de saque, el mallorquín ya tuvo que apagar tres veces el fuego y el ruso, qué palanca bárbara, qué elasticidad para contragolpear y sacarse golpes desde posiciones marcianas, empezó a pegar patadas a la puerta con la idea clara de dar el primer mordisco. ¿Qué hacer? Remar, remar y remar. Y el partido dio un volantazo insospechado. Mientras capeaba el temporal, Nadal encontró petróleo en un lapsus de su adversario, que hasta entonces no fallaba un saque y no había dejado una sola rendija.

Nervios y precipitación

De repente, Medvedev se nubló, Nadal vio algo de luz y se lanzó con todo. A la primera opción de break, el balear enseñó el colmillo y atinó. Le atrajo hacia la red y lució su velocidad de mano para lograr el desequilibrio, oro puro con el 5-3. Aire, que buena falta hacía. No concede tregua el de Moscú, un tenista programado que asfixia constantemente, más o menos dentro de la pista. Lejos de encogerse, en el segundo parcial decidió dar un paso hacia adelante y ganó presencia sobre la línea. Ahí embistió con todo y Nadal, aferrado al revés cortado para frenar el exceso de revoluciones, tratando de dormir la bola, logró contragolpear tras la rotura encajada en el segundo juego.

Quebró para 4-3 y sin dejarle coger aliento al ruso volvió a golpear para 5-4, cuando venía de un 4-1 y 15-40 en contra. Encontró el pasillo, servía para cerrar el pase y, cosa extraña, más en él, le pudieron las prisas. Se precipitó el de Manacor, nervioso, queriendo acabar tan rápido que se pasó de frenada y Medvedev, un tormento, agotador, devolvió el guantazo (en blanco) y en el tie break fue dosificando con sangre fría las distancias para guiar el pulso hacia un territorio de lo más espinoso. Conduce al límite Medvedev en cada peloteo y lo traduce en un extenuante ejercicio de concentración y contención que no le interesa a nadie, claro, excepto a él.

En la tercera manga, Nadal bajó un punto el pistón y el ruso no perdonó. Exprimido físicamente el balear después de tanto trasiego, de tanto estrés, entregó el saque en el séptimo juego y la historia se acabó. Terminó este último asalto al Masters, un torneo esquivo que este año interpuso en el camino a un tenista sin un solo agujero. A un martirio en forma de pulpo y con la mente blindada que se llama Daniil Medvedev.

“OJALÁ LAS VACUNAS SEAN EFECTIVAS”

Rafael Nadal of Spain, left, salutes Daniil Medvedev of Russia at the end of their semifinal match at the ATP World Finals tennis tournament at the O2 arena in London, Saturday, Nov. 21, 2020. Medvedev beat Nadal 3-6 7-6(4) 6-3 . (AP Photo/Frank Augstein)
Rafael Nadal of Spain, left, salutes Daniil Medvedev of Russia at the end of their semifinal match at the ATP World Finals tennis tournament at the O2 arena in London, Saturday, Nov. 21, 2020. Medvedev beat Nadal 3-6 7-6(4) 6-3 . (AP Photo/Frank Augstein)Frank Augstein (AP)

Lógicamente tocado, por la oportunidad que se le escurrió de entre las manos, Nadal dio carpetazo al curso ante los periodistas con el sabor agridulce del momento: feliz por lo conseguido, que en poco tiempo han sido cosas más que valiosas, y contrariado por el desarrollo del encuentro con Medveded.

 

“No he tenido la capacidad de jugar bien en el momento que tenía que cerrar el partido, y si juegas contra uno de los mejores del mundo y no lo aprovechas… Es complicado”, se reprochó; “es un día duro, he perdido una oportunidad importante y estoy triste por la derrota, pero la vida continúa. Estoy agradecido de haber podido jugar por última vez aquí, y más teniendo en cuenta las condiciones que estamos viviendo”.

 

Habiendo conquistado Acapulco, su decimotercer Roland Garros (lo que le permitió igualar a Roger Federer con 20 grandes) y dejando además la muesca 1000 de su carrera, el mallorquín se dio por satisfecho en un 2020 para el olvido, desde la perspectiva no deportiva.

 

“¿La nota de este año? Creo que este año no hace falta poner notas… La única nota es negativa, por la situación extrema que estamos viviendo. Todo lo demás pasa a un segundo plano. La temporada ha sido extraña, pero por lo que he jugado, buena. Estoy feliz con lo conseguido”, manifestó.

 

Respecto a sus planes de cara a 2021, con la incertidumbre que rodea al calendario y las fechas del Open de Australia, expresó: “Tengo clara mi ruta: descansar unos días y luego ponerme a entrenar duro. Intentaré estar listo para el 15 de enero, al máximo de mis posibilidades, ese es mi objetivo. Tengo que trabajar fuerte para ser mejor jugador el año que viene. Hay que apretar y prepararse a conciencia para empezar con la máxima ilusión”, continuó.

 

Y zanjó Nadal: “Ojalá las vacunas de las que se hablan sean efectivas y ojalá el próximo año, después unos meses, podamos volver a jugar con cierta normalidad.

Sobre la firma

Alejandro Ciriza

Cubre la información de tenis desde 2015. Melbourne, París, Londres y Nueva York, su ruta anual. Escala en los Juegos Olímpicos de Tokio. Se incorporó a EL PAÍS en 2007 y previamente trabajó en Localia (deportes), Telecinco (informativos) y As (fútbol). Licenciado en Comunicación Audiovisual por la Universidad de Navarra.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS