LIGA SANTANDER

Coudet, valentía, pasión y método para el Celta

El equipo vigués aguarda la llegada de un técnico que deja atrás su puesto al frente del líder de la liga brasileña

Eduardo Coudet, en el Estadio Beira Rio de Porto Alegre (Brasil) el pasado domingo en el partido entre el Internacional de Porto Alegre y Coritiba.
Eduardo Coudet, en el Estadio Beira Rio de Porto Alegre (Brasil) el pasado domingo en el partido entre el Internacional de Porto Alegre y Coritiba.DIEGO VARA / Reuters

El entrenador del líder la liga brasileña, el que oteaba como aspirante la Copa Libertadores con una eliminatoria estelar ante Boca Juniors a fin de mes, abandona su trabajo para atender la primera oferta que se le plantea desde el fútbol europeo, donde ganará un salario menor. El argentino Eduardo Chacho Coudet ha aceptado una oferta para ser el nuevo entrenador del Celta, donde todo apunta a que peleará por eludir el descenso a Segunda División y si cumple ese objetivo tendrá al menos un año más para cambiar la cara de un equipo que ha consumido cuatro técnicos en dos años.

Atrás queda el Inter de Porto Alegre, un gigante con más de 120.000 socios que hace un año pagó por Coudet una indemnización a Racing, un clásico argentino al que él había llevado a ser campeón. “Nos pidió la rescisión el domingo por la noche, después del partido contra el Coritiba, y nos dejó sorprendidos”, explicó Marcelo Medeiros, el presidente del Inter. El lunes todavía intentaron convencerle, pero Coudet se mantuvo firme y ayer presentaron a su sustituto.

La llamada de una de las grandes ligas europeas pesa. Coudet, que como jugador tuvo cierto relieve sobre todo en Rosario Central y River Plate, busca revancha. Su paso de corto por el fútbol europeo, por el Celta, fue efímero, apenas cinco meses en los que apenas disfrutó de minutos, hace 18 años. Tiene una cuenta pendiente. “Es un valiente por dejar lo que tenía en el fútbol sudamericano, venir y emprender esta aventura”, explica Gustavo López, ahora comentarista en radio y televisión, antes compañero de Coudet, en 2002. “Nunca le he perdido la pista, sobre todo en Rosario o en Racing. Su estilo propositivo y alegre puede encontrar eco en una plantilla como la del Celta, que lo que necesita son buenos resultados para empezar a rendir a su nivel”, matiza.

Coudet tiene previsto llegar a Vigo a finales de esta semana y firmar un contrato que le vincule al club por lo que queda de temporada y otra más. Si lo cumple se convertirá en el tercer entrenador más longevo del club en los últimos quince años, a la estela de Paco Herrera y Toto Berizzo. Justamente su compatriota, ahora el frente de Paraguay, fue una de las opciones que se planteó el club. Fue el último técnico que exprimió el potencial que se le supone al plantel. Pero su salida fue abrupta. Más opciones tuvo Marcelino García Toral, primera alternativa para suplir al despedido Óscar García Junyent, pero no hubo acuerdo.

Todo fue más sencillo con Coudet, que en su faceta como entrenador se instala en el canon del fútbol contemporáneo. Cuando tiene la pelota le gusta salir ordenado desde atrás y ganar terreno con el equipo bien junto; sin balón aprovecha que tiene las líneas altas para presionar la salida del rival. En esas situaciones pide concreción, transiciones rápidas antes que garantizar la posesión. Y tiene un interesante punto de audacia porque suele alinear a dos delanteros y tras ellos una línea de tres mediapuntas en la que los más abiertos suelen evolucionar hacia posiciones interiores.

Gustavo López cree que Coudet tiene serias opciones de lograr ese desquite y mostrar como entrenador aquello que no pudo como futbolista. “Era un excelente jugador, un tipo bárbaro, espectacular. Por fuera parecía bromista, iba con coches extravagantes, pero en la caseta era metódico, trabajador, con mucha energía y pasión. Y todo eso lo va a transmitir”, explica.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50