Liga Santander

Valladolid y Real, un reparto equilibrado

La valentía inicial de los locales choca con un golpe de fortuna para los guipuzcoanos

Barrenetxea intenta regatear en una acción del partido.
Barrenetxea intenta regatear en una acción del partido.R. GARCIA / EFE

Cada cual con sus armas, el Valladolid y la Real Sociedad se repartieron los puntos de Zorrilla en un partido equilibrado, que resuelve pocas dudas sobre lo que puede deparar cada uno de los dos equipos de aquí a que LaLiga alcance la velocidad de crucero. En el primer atisbo de lo que puede ser, ambos expusieron detalles prometedores, pero también mostraron fisuras que intentarán cerrar con el paso de los partidos.

Fue el equipo de casa el más valiente en los primeros minutos, o el más resolutivo, que lo mismo da. La Real se adornó en requiebros sin demasiada sustancia, mientras que los futbolistas de Sergio descubrieron que, como vienen dictando los matemáticos desde hace siglos, la línea recta es la distancia más corta entre dos puntos, así que para cuando la Real se acercó por primera vez a la portería de Masip, el Valladolid ya había apuntado varias ocasiones en su libreta, en un centro envenenado que sacó Remiro, en otra acción del guardameta en la que Orellana, hecho un diablo, se había plantado ante el navarro, y en la jugada del rechace, cuando el balón suelto lo bombeó Sergi Guardiola y Llorente tuvo que sacarlo desde la línea.

Real Valladolid
VAD
1
-
1
RSO
R. Sociedad
Real Valladolid
Masip, Nacho, Bruno González, Javi Moyano, Joaquín, Míchel (Kike, min. 69), Óscar Plano (Hervías, min. 69), Waldo Rubio (Sean Weissman, min. 79), Fede, Orellana y Sergi Guardiola
R. Sociedad
Remiro, Gorosabel, Aihen Muñoz, Aritz Elustondo, Llorente, Portu, Igor Zubeldia, Ander Barrenetxea (Januzaj, min. 77), Roberto López (Oyarzabal, min. 77), Merino y Isak (Jon Bautista, min. 78)
Goles
1-0 min. 38: Míchel. 1-1 min. 59: Roberto López.
Árbitro
Mario Melero López
Míchel (min. 43), Nacho (min. 50), Aritz Elustondo (min. 61), Waldo Rubio (min. 63) y Joaquín (min. 68)

Apenas elaboraba sus jugadas el equipo de casa, pero mientras mantuvo la chispa superó a los laterales de la Real Sociedad. En el minuto 39, fue Sergi Guardiola quien burló a Aihen, llegó a la línea de fondo y centró atrás para que Michel marcara el primer gol del partido.

Con el marcador a favor, el Valladolid siguió en las mismas, mientras la Real no encontraba demasiadas vías para acceder al área local. Se quedaba en pegar pases horizontales. La velocidad con la que comenzó el partido se fue apagando con el paso de los minutos. Portu andaba aislado en la banda derecha, mientras Isak, en tierra de nadie, suspiraba por un balón que llevarse a las botas.

El partido, no obstante, estaba equilibrado, con dos equipos parejos aunque muy diferentes, y tras el descanso siguió igual, aunque la Real se encontró con la fortuna del empate en una falta sacada por el aragonés Roberto López desde muy lejos. Masip entró al engaño de Mikel Merino, se despistó, y la pelota se le escurrió entre las manos. Fue inesperado pero justo. Les tocaba a los dos equipos volver a empezar.

Luego, cada cual quiso resolver a su manera, o pareció que querían resolver. La Real puso en el campo a Oyarzabal y Januzaj; el Valladolid a su fichaje estrella, Weissman, un israelí goleador en la liga austríaca. Habrá que catarlo, como a los melones, para saber si está dulce o sabe como un pepino. En Pucela creen que será lo primero.

Sobre el papel, el panorama de los últimos minutos se antojaba interesante, pero ninguna de las incorporaciones aportó demasiado; en los minutos postreros, el miedo a perder se impuso al interés por ganar. Cuidaron ambos equipos su renta, se quedaron como estaban y seguirán trabajando, que todavía queda mucha liga.

Más información

Lo más visto en...

Top 50