TENIS | US OPEN

Sin Federer, Nadal y Djokovic. ¿Y ahora qué?

La ausencia de los tres gigantes en los cuartos de final, por primera vez desde hace 16 años en un grande, dibuja un desenlace abierto y proclamará a un nuevo campeón cuatro temporadas después

Alexander Zverev sirve durante el partido de octavos contra Davidovich en Nueva York.
Alexander Zverev sirve durante el partido de octavos contra Davidovich en Nueva York.Seth Wenig / AP

El futuro ya está aquí. Al menos durante una semana en la que los aficionados al tenis podrán observar un boceto de lo que será el circuito masculino cuando algún día, quién sabe cuándo, si más tarde o más temprano, los tres gigantes hayan dado definitivamente el paso a un lado. Las pistas sin Roger Federer, Rafael Nadal ni Novak Djokovic. Es difícil no sentir un escalofrío. Pero algún día llegará, y mientras tanto se proyecta un relevo generacional que remolonea y aun y todo va cogiendo cuerpo, toda vez que la expulsión de Nole en los octavos descubre un paisaje novedoso: nuevos rostros, nuevos aires y, por fin, tenis después de un par de semanas de polvaredas y poca chicha.

El esperpéntico adiós del numero uno el domingo, unido a las ausencias de Nadal (por decisión propia) y Federer (lesión), vino acompañado de una buena sacudida: 16 años después, ninguno de los tres integrantes del Big Three desfilará por los cuartos de final de un Grand Slam y, en consecuencia, por primera vez desde 2016 (Stan Wawrinka, US Open) elevará el trofeo un tenista terrenal. Es decir, se abre un mundo el abanico y el horizonte es mucho más impredecible. Después de muchos años, el resto ha encontrado por fin la puerta abierta.

Hasta hoy, si no triunfaba uno lo hacía el otro, y si no el tercero. Casi imposible no ver a uno de los tres en las rampas finales de un gran torneo. Se frotan las manos, pues, los ocho aspirantes (con una media de edad de 23,7 años) que tienen el billete de cuartos en este US Open tan extraño, que no desangelado porque a los líos del protocolo, la nueva PTPA de Djokovic y sus correligionarios se añaden un buen puñado de historias que han ido salpimentándolo de buena manera.

Ahí estará la próxima madrugada (hacia las 3.30, Eurosport) el asturiano Pablo Carreño (29 años), enfrente del fabuloso Denis Shapovalov (21), creatividad y recursos por doquier; o Alexander Zverev (23), el teórico elegido que quizá termine dando la talla de una vez en un major; también Daniil Medvedev (24), un muro cada día más completo y más inabordable, superior en los octavos a Frances Tiafoe (6-4, 6-1 y 6-0) antes de ser calibrado por el sugerente Andrey Rublev (22, este lunes 4-6, 6-3, 6-3 y 6-3 a Matteo Berrettini); y por supuesto el gran Dominic Thiem (27), al que su deporte le debe una buena alegría y cada día que pasa tiene más pinta de cobrarse la deuda, citado con el emergente Alex de Miñaur (21).

No faltan alicientes, desde luego. Ni mucho menos en el cuadro femenino, donde Serena Williams ha logrado desembarcar a marchas forzadas en la antepenúltima casilla; es decir, está a solo tres pasos de conseguir su 24º grande, el perseguido desde hace cuatro años. La estadounidense venció por 6-3, 6-7 y 6-3 a la férrea Maria Sakkari, en un duelo en el que ambas ofrecieron un extraordinario nivel al servicio: 12 aces la primera, uno más la segunda. Se sostuvo Williams en el servicio y aprovechó las escasísimas rendijas que le ofreció la griega.

Conun el enésimo registro histórico en el bolsillo, siendo la única jugadora que ha obtenido 100 victorias en la pista Arthur Ashe, se enfrentará ahora a la gran sorpresa del torneo, Svetana Pironkova. la búlgara se destapó cuando despachó a Garbiñe Muguruza en la segunda ronda y este lunes se deshizo de Alize Cornet (6-4, 6-7 y 6-3), luego sigue volando y compitiendo sin complejo alguno, feliz porque no competía desde hace tres años y la de ella ya es una de las historias de la burbuja.

Hoy chocarán Jennifer Brady (6-1 y 6-4 a Angelique Kerber) y Yulia Putintseva (6-3, 2-6 y 6-4 a Petra Martic) y también Naomi Osaka y Shelby Rogers. La japonesa arrancó tocada el torneo, pero se dirige firme hacia ese espacio perdido que se empezó a ganar precisamente en Flushing Meadows, hace dos años. El pulso que sellará los cuartos femeninos corresponderá a Victoria Azarenka, que remontó ante Karolina Muchova (5-7, 6-1 y 6-4) y la belga Elise Mertens, más inspirada que la última campeona en Melbourne, la norteamericana Sophia Kenin (doble 6-4).

Lo más visto en...

Top 50