SELECCÍÓN ESPAÑOLA

La alegría de Ansu Fati

La irrupción en La Roja del extremo de 17 años supone una nueva variante para una selección que está en proceso de renovación de cara a la Eurocopa. Traoré vuelve a dar positivo y deja la concentración

Ansu Fati trata de marcharse de Serdar, durante el último Alemania-España celebrado en Stuttgart. / (EFE)
Ansu Fati trata de marcharse de Serdar, durante el último Alemania-España celebrado en Stuttgart. / (EFE)Philipp Guelland / EFE

Acostumbrados a la informalidad que reinaba en los viajes de la selección española cuando los veteranos eran amplia mayoría, algunos miembros de la expedición desplazada a Alemania percibieron que el silencio de la timidez presidió el vuelo. Sentados sin apenas articular palabra en el avión o dando los buenos días en el desayuno, los Ansu Fati (17 años), Ferran Torres (20), Eric García (19), Oscar Rodríguez (22) y Unai Simón (23) hicieron recordar a un expedicionario los viajes y las concentraciones de las categorías inferiores. Con vistas a la próxima Eurocopa, los aires de renovación que ha intentado insuflar Luis Enrique en la primera lista de convocados tras su regreso también emergieron sobre la hierba del estadio de Stuttgart (1-1) con Ansu Fati a la cabeza.

Durante la mañana previa al partido con Alemania, un empleado de la federación, con su atención muy puesta en el novato, se quedó sorprendido cuando en tono distendido le preguntó a este si le había molestado o había llorado con la prueba de PCR a la que acababa de ser sometido. “Yo ya soy un hombre”, espetó el extremo del Barcelona, que puede estrenar su primera titularidad en la absoluta este domingo ante Ucrania (20. 45, TVE1), en Valdebebas, en el segundo encuentro de la Liga de las Naciones.

“Me ha sorprendido. No su rendimiento como futbolista, que por eso lo he convocado, pero sí su tranquilidad, madurez y su consciencia de con 17 años está con la absoluta. Es un jugador diferente, ya se ve, y cuando lo ves con esa atención en las charlas, esa dedicación y alegría es un gusto. La verdad es que me lo pone muy fácil. Ya percibes cuando le ves la cara en el descanso que está con ganas de salir. Espero que eso no lo pierda nunca”, dice Luis Enrique.

La actuación de Fati ante los alemanes respondió a una de las prioridades en el juego de ataque que el seleccionador ha transmitido durante la concentración. De los análisis de los encuentros bajo la dirección de Robert Moreno, Luis Enrique concluyó que, ante la falta de un nueve puro y eficaz, el alto número de centros laterales al área no producía muchos goles. La solución tomada por el preparador asturiano es la de hacer jugar más por dentro a los extremos e incluso a los laterales. Moviéndose por las zonas interiores de la defensa alemana, el volumen de juego de Fati fue notable desde su salida al campo tras el descanso. Pese a sus 17 años (segundo debutante más joven tras Zubieta en 1936) capitalizó la mayoría de los ataques con velocidad, desborde, con apoyos cortos o con precisos cambios de orientación. “Es muy bonito poder apreciar a Ansu como a todos los que vienen. Él en especial, no solo por la calidad, que se ve, sino por la personalidad fuerte y, sobre todo, la toma de decisión de los jóvenes. Por la edad que tiene, será un espectáculo de jugador. Tiene el valor añadido de la toma de decisión, además de la velocidad con balón”, le ensalza Thiago Alcántara.

La mayor muestra de la aceptación desacomplejada de la misión que le fue encomendada a Fati fue cuando bajó hasta el centro del campo para iniciar el ataque. El trabajo en la presión, convertida ya en duelos de uno contra uno en campo alemán para ahogar la salida de los centrales de Löw, y sus retornos en las transiciones defensivas llenaron el ojo del seleccionador. “Estuvo muy bien, con una actitud maravillosa y ejemplar, pero del partido anterior me fijaría no solo en él, en todos. Los delanteros, los defensas, los retornos de los laterales, los saltos a la presión...”, analizó Luis Enrique.

Como reflejo del periodo de búsqueda y transición por el que atraviesa la selección, la irrupción y la frescura de Fati se entremezcla y contrasta con el cuestionamiento a la figura de Busquets. Si no hay dudas de que el chico puede ofrecerle a España la electricidad y la velocidad en ataque que demanda el nuevo fútbol que se impone, sí existen sobre si el mediocentro puede responder con plenas garantías al ritmo con el que se desempañarán las grandes selecciones en el Europeo aplazado hasta el próximo verano.

La competencia

La gran incógnita de Fati está directamente relacionada con la revolución emprendida por el seleccionador: la necesidad de que llegue al torneo más hecho como jugador: “Ojalá esté más asentado para la Eurocopa. Me encantaría. Pero depende de que juegue minutos en su club, que seguro que si pasa demuestra lo que es”. Protegido por Messi, Fati deberá competir con Griezmann, Dembélé y Trincao por ocupar los extremos, aunque Ronald Koeman, como Luis Enrique, también ha dejado caer que puede servirle como falso nueve.

Al técnico de La Roja también le preocupa cómo asimila el muchacho su entrada en la primera línea del escaparate. “Hay que ir dosificándolo. Tiene que ir asimilándolo. Hay que pensar qué hacíamos nosotros con 17 años. Hace cosas que no hacía nadie a su edad. Poco a poco hay que ir ayudándole con su entorno, tiene un futuro maravilloso”, advierte el preparador. De momento, lo único seguro es que su aparición se ha convertido en la gran alegría de una selección que necesita levantarse.

Adama Traoré vueve a dar positivo y deja la concentración

La maldición de Adama Traoré con la selección continúa. Si ya se perdió su primera convocatoria en noviembre de 2019 por una lesión muscular, ahora la covid-19 le ha dejado fuera por segunda vez definitivamente. No viajó a Alemania por un positivo no concluyente, pero se incorporó el viernes a la concentración después de dar negativo en la prueba que pasó el jueves en Barcelona. La sorpresa fue cuando otro examen que se le realizó a la llegada a la Ciudad del Fútbol de Las Rozas volvió a dar positivo. “Una vez realizadas las consultas pertinentes, a pesar de poseer anticuerpos así como IGG altamente positivos, los servicios médicos de la RFEF, de acuerdo con UEFA, han optado por liberar al futbolista, que no ha supuesto riesgo alguno de contagio para sus compañeros. En este sentido, el protocolo de UEFA recomienda no acudir al estadio si el resultado del PCR no es totalmente negativo”, explicó en un comunicado la Federación. Según este organismo, la UEFA cambiará en breve su protocolo para este tipo de casos. Traoré tendrá que seguir esperando para terminar de cerrar su internacionalidad con España.

La Ucrania de Shevchenko, amenaza al contragolpe

Primero como director deportivo de Ucrania y ahora como seleccionador, Andriy Shevchenko ha relanzado el fútbol de su país. Antes de sentarse en el banquillo, hizo un trabajo de detección de talento y mejora de infraestructuras. Ya al mando de la selección, logró el billete para la Eurcopa como líder de su grupo por delante de la Portugal de Cristiano Ronaldo, a la que derrotó en Kiev (2-1) y ante la que arañó un punto en Lisboa (0-0). Shevchenko dispone un 4-3-3 con los extremos muy abiertos y siempre muy atentos para tirar los contragolpes. Tanto Yarmolenko como el exsevillista Konoplyanka son dos puñales que acompañan al brasileño nacionalizado Junior Moraes. Su trío de centrocampistas es muy dinámico. Zynchenko, que en el City se desenvuelve como lateral izquierdo, juega como interior. Malinovski (Atalanta), es el otro volante que acompaña al pivote Stepanenko, corazón y termómetro de una selección más compleja de lo que parece.


Más información

Lo más visto en...

Top 50