BAYERN - BARCELONA

“Este Barça no encanta como antes”

Giovane Élber, tercer 'pichichi' histórico de la Bundesliga y embajador del Bayern, analiza la eliminatoria ante el Barça

Giovane Élber, en su época como goleador del Bayern.
Giovane Élber, en su época como goleador del Bayern.

No era un fino estilista, pero Giovane Élber (Londrina, Brasil; 48 años) destrozaba las redes de la Bundesliga, tercer máximo goleador histórico con 133 tantos, solo por detrás de Pizarro (196) y Lewandowski (162). Tras retirarse, se resistió a abandonar el fútbol y fichó por el Bayern —donde jugó de 1997 a 2003—, primero como ojeador en Sudamérica y ahora como embajador por el mundo de la entidad bávara. Desde el Algarve, donde se ha recluido el equipo antes de medirse este viernes con el Barcelona en los cuartos de la Champions, Élber analiza la eliminatoria.

Pregunta. ¿De dónde viene Giovane?

Respuesta. Es mi segundo nombre. Pero se empezó a utilizar cuando llegué al Milan en 1991 porque me querían poner Souza en la camiseta y les dije que ya había muchos jugadores con ese apellido en Brasil. Por eso me quedé con Giovane.

P. ¿Cómo llega al Milan un niño de 18 años que juega un equipo tan modesto como el Londrina?

R. Fue sorprendente. Cuando regresé del Mundial sub-18, el presidente me dijo que nos íbamos a Milán. “¿De vacaciones?”, le pregunté. Pero era para firmar. Luego, al llegar a Milanello, vi a Gullit, Van Basten, Baresi, Maldini, Rijkaard… Y me dije: “¡Qué carajo hago aquí!”. Desafortunadamente, aunque hacía parte de las pretemporadas, el equipo solo podía inscribir a tres extranjeros y no tenía sitio, por lo que me cedían al Grasshopper suizo.

P. ¿Un brasileño sin miedo al frío?

R. ¡Lo pasé fatal! Llamaba a mi madre llorando cada día porque me quería volver. ¡Había hielo que caía del cielo! Nunca había visto la nieve. Ella, por suerte, me lo prohibió y me dijo que me haría parrillada todos los días en verano pero que cumpliera con mi sueño y responsabilidades. Fue dura, pero sin ella nada hubiera sido posible. Después me fichó el Stuttgart y de ahí al Bayern.

P. ¿Era su culminación como futbolista?

R. Pues no tenía claro ir al Bayern porque la prensa decía que se peleaba mucho el vestuario. Pero el club necesitaba dinero y entonces me llamó Matthäus y me aseguró que claro que había discusiones porque querían ganar y volver a ganar. Es una mentalidad vencedora por encima del resto de las cosas; es como si al fichar te pusieran un chip en la cabeza. Y si no mejoras año a año, no tendrás sitio en el club.

P. Ocurre que el Bayern no hace demasiados amigos con su política de fichajes al contratar a los mejores del país y debilitar al resto de equipos, ¿verdad?

R. Si no lo compra el Bayern, lo comprará otro. Mejor que sea un equipo alemán para dar nivel al campeonato, ¿no?

P. ¿Pero no es aburrida la competición? El Bayern lleva ocho títulos seguidos…

R. ¿Pero qué podemos hacer? Queremos estar encima de todos. Y no solo en Alemania.

P. ¿Puede ganar el Bayern esta Champions?

R. Así lo creemos, que somos favoritos. Pero paso a paso. Toca el Barça, que no está bien pero en Europa todo cambia. Para mí no juega igual de bien que antes, no hace todo lo que puede. Creo que el juego del equipo puede ser mejor. El Barcelona ya no encanta como antes. Pero tiene grandes nombres y sobre todo a Messi, que cuando tiene su día no se le puede parar.

P. Ustedes tienen a Lewandowski…

R. Este año ha estado por encima de Messi y Cristiano.

P. ¿Entiende que echaran a Valverde cuando el equipo iba líder y estaba de pie en la Champions?

R. Eso en Alemania no pasa. La directiva ha visto que fue un error, que hicieron algo mal.

P. ¿El Bayern ganó con el cambio de Hansi Flick en detrimento de Niko Kovac?

R. Sí. Hansi creó un equipo porque hasta entonces cada uno miraba por sí mismo. Consiguió que todos piensen de la misma manera y disfruten.

P. ¿Cuál es el punto débil del Bayern?

R. No sé, porque ahora lo hace todo muy bien. Quizá sufre un poco cuando le quitan el balón porque desde que llegó Guardiola se juega de una forma determinada. El fútbol alemán tiene un antes y un después tras el paso de Pep. Veremos qué fútbol gana en cuartos.

Más información

Lo más visto en...

Top 50