Sudamérica

El fútbol tendrá que esperar: fracasa el primer intento de reanudar una liga sudamericana

Decenas de contagios de coronavirus en tres equipos de Paraguay obligan a las autoridades a posponer la fecha hasta el miércoles. Ecuador, Perú y Brasil se preparan para volver al campo

El estadio Centenario de Montevideo, este sábado. El mítico campo, donde se jugó la primera final del mundo en 1930, cumple 90 años este fin de semana.
El estadio Centenario de Montevideo, este sábado. El mítico campo, donde se jugó la primera final del mundo en 1930, cumple 90 años este fin de semana.Federico Anfitti / EFE

Como Sudamérica sin fútbol suena a oxímoron, a océano sin agua, el grifo de partidos en el continente intentó reabrirse el viernes por la tarde en la periferia de Asunción. El experimento fue un fracaso. En lo que se suponía que sería el primer ensayo de reanudación de las competiciones nacionales tras la suspensión impuesta por el coronavirus, la liga de Paraguay tropezó contra la confusión, el apuro y los peligros de contagios de covid-19 que rodean al regreso de la actividad: decenas de casos positivos en tres equipos obligaron a la Asociación de Fútbol local a posponer la fecha programada para este fin de semana.

Las próximas semanas serán decisivas para determinar si Sudamérica avanza hacia el regreso del fútbol o una amenaza contra la salud de jugadores, técnicos, médicos y auxiliares de sus clubes. Al intento de restablecer la normalidad en Paraguay, que en principio postergó su regreso para el miércoles 22, se sumarán otros países que ya tienen fechas confirmadas, aunque siempre pendientes de la evolución de la pandemia: la pelota volverá a rodar en Ecuador el 29 de julio, la liga de Perú retomará el 7 de agosto y Uruguay y Brasil marcaron agenda para el día siguiente.

El reinicio de la Copa Libertadores, anunciado para el 15 de septiembre, sirvió para presionar para que los equipos del resto de los países regresen a los entrenamientos en estos días. Algunos clubes de Colombia y Venezuela volvieron a ensayar la semana pasada, los de Chile comenzaron este viernes y los de Argentina y Bolivia se sumarán a inicios de agosto. América Latina podrá mantener las fronteras cerradas para sus ciudadanos pero no para sus futbolistas.

Fragilidad

La situación, sin embargo, es tan frágil que la reanudación del torneo Apertura de Paraguay se suspendió en la mañana del mismo día en que debía regresar. A primera hora del viernes, la Asociación local anunció que 52 integrantes de las plantillas de tres equipos, San Lorenzo, 12 de Octubre y Guaraní, habían dado positivo en un test realizado el jueves por la noche. Aunque la gran mayoría de los afectados no eran futbolistas sino integrantes del staff técnico de los clubes, también las pruebas de tres árbitros arrojaron resultado indeterminado. Las autoridades decidieron realizar nuevos controles y confían en que el torneo retomará a mediados de la próxima semana.

Lo emblemático de este caso es que las ligas nacionales sudamericanas debían regresar este viernes con dos partidos: General Díaz-San Lorenzo y Sportivo Luqueño-Olimpia, que hubieran tenido que jugarse en Luque, en la periferia de la capital Asunción, pero también la sede de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol). Desde el edificio presidido por Alejandro Domínguez basta caminar 800 metros para llegar al estadio de General Díaz y tres kilómetros más hasta el de Sportivo Luqueño. Quien camine, eso sí, deberá hacerlo con tapabocas y respetando la distancia social. Aunque Paraguay es, junto a Uruguay, uno de los dos países de Sudamérica con menos casos de coronavirus, Luque fue declarada la semana pasada en emergencia sanitaria por un rebrote en la ciudad: 40 empleados de un supermercado del pago chico de la Conmebol dieron positivo.

En contraste con la propagación de la pandemia en América, pero en sintonía con los deseos de los dueños de los derechos de televisión, la propia Conmebol confirmó el viernes pasado que las competencias internacionales regresarán en breve: la Copa Libertadores 2020, interrumpida el 11 de marzo, se reanudará el 15 de septiembre. “Pusieron una fecha un poco arbitraria”, se quejó el ministro de salud argentino, Ginés González García.

Como se mantiene el cronograma original de la competencia, varios equipos deberán visitar Brasil, el país con segunda mayor cantidad de muertos en el mundo, y recibirlos en los estadios de sus respectivas ciudades. No está claro aún si el regreso de la Copa Libertadores se convertirá en realidad dentro de pocas semanas o quedará en un deseo de la Conmebol.

Mientras tanto, a la espera de que Paraguay reanude su liga este miércoles 22, el segundo campeonato en regresar -o eso se supone- también está en duda. Aunque la Federación de Ecuador mantiene al miércoles 29 como fecha de reinicio, el fuerte avance del virus en Quito ya alteró parte del cronograma. De los dos amistosos previstos para la semana que viene como simulacro para aplicar el protocolo, uno en Guayaquil y otro en Quito, el de la capital ecuatoriana fue descartado y será cambiado de sede. Las autoridades ecuatorianas harán la evaluación definitiva después de ambos ensayos.

Perú, Brasil y Uruguay

En cambio, nada parece detener la vuelta del fútbol en Perú, el quinto país del mundo con más casos de coronavirus. El Torneo Apertura se reanudará el viernes 7 de agosto bajo un formato de emergencia: todos los partidos se jugarán en seis estadios de Lima, sin condición de local ni visitante y, lógicamente, sin público. Los 20 equipos de Primera, incluidos los 13 del Interior del país, ya practican en la capital peruana y se alojan en hoteles bajo protocolo: más de 30 futbolistas han dado positivo.

Al día siguiente, el sábado 8 de agosto, está previsto que se reanude el calendario en Uruguay y en Brasil. Los equipos uruguayos se entrenan desde hace varias semanas, días atrás comenzaron a jugar partidos amistosos entre sí y el regreso incluirá el clásico del país: Nacional-Peñarol se enfrentarán el domingo 9 en Montevideo. Sin escaparle al descontrol sanitario que afecta a su país, el fútbol en Brasil es una gran confusión: algunos torneos territoriales, como el de Río de Janeiro, ya terminaron, mientras que el São Paulo se reanudará este miércoles 22 con otro clásico, Corinthians-Palmeiras. El comienzo del campeonato brasileño está estipulado para dentro de tres semanas, aunque no todos los equipos comenzaron a entrenarse. Sin fecha programada, en Chile el fútbol regresaría a mediados de agosto y Argentina y Colombia volverían a la actividad a mediados de septiembre o principios de octubre, es decir, con la Copa Libertadores ya en marcha. El fútbol sudamericano ha comenzado su partido también contra la pandemia.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50