Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barcelona-Real Madrid. Conoce al hombre que decidirá las imágenes que verá todo el planeta

Óscar Lago, con una carrera de más de 30 años realizando fútbol y más de 1.000 partidos a sus espaldas, será el primer español en desempeñar esa labor en una Eurocopa

Óscar Lago con su equipo en la unidad móvil.
Óscar Lago con su equipo en la unidad móvil.

"Cada gol tiene una historia", afirma con su mirada prospectiva Óscar Lago, el responsable de saber contarlos, de encontrar en directo, al segundo, la imagen ideal para transmitir a los telespectadores todos los ángulos emocionales del gran instante de cada encuentro. Lago lleva más de mil partidos realizados a lo largo de tres décadas y será el primer español en desempeñar esa labor durante la próxima Eurocopa, una misión hasta ahora reservada a franceses, alemanes e ingleses. Y de su talento dependerá, una vez más —él ni siquiera alcanza a contar cuántas van—, cómo se verá el FC Barcelona-Real Madrid del miércoles 18, el partido planetario, emitido en 183 países para una audiencia potencial de 650 millones de personas.

Interior de la unidad móvil desde donde trabaja el realizador Óscar Lago durante el pasado Atlético de Madrid - Real Madrid. ampliar foto
Interior de la unidad móvil desde donde trabaja el realizador Óscar Lago durante el pasado Atlético de Madrid - Real Madrid.

Lago estará el miércoles a las 18.00 (dos horas antes del pitido inicial) sentado en el interior de una unidad móvil aparcada en las inmediaciones del Camp Nou, con la vista fija en más de treinta pantallas, con la señal de cada una de las cámaras instaladas para ElClásico de LaLiga Santander. Un momento al que se habrá llegado tras treinta horas de preparativos. Llevará consigo un plano con el número de cada cámara y la posición que ocupa en el estadio, pero seguramente no necesite. Lo tiene todo en la cabeza. "Desde que rueda el balón estamos ante un guion abierto, hay que saber leerlo para reaccionar con celeridad, dado que poco hay que podamos conocer con antelación. Pero sí es cierto que tengo siempre presentes qué perspectiva y ángulo exacto me da cada cámara y, según la zona del campo donde ocurra una acción, sé inmediatamente por qué pinchar la 15 y no la 12".

Lago hace una analogía explicativa: los que operan las cámaras y los que lo rodean en la unidad móvil son, durante el partido, una orquesta sinfónica, y él es el director moviendo la batuta. "Todos son excelentes músicos, saben tocar a la perfección y, en realidad, antes de que yo pida la repetición desde la cámara 15 quien debe introducirla ya lo ha pensado también". ¿Y si hay discrepancias? "En caso de tener varias opciones, decido cuál será la primera. Todo transcurre en décimas de segundo, no hay tiempo ni oportunidad para escuchar o rebatir argumentos".

"Nunca sabes qué cámara va a captar la jugada determinante de un partido, de la que va a hablarse durante semanas"

Escoltan a Lago en la cabina dos miembros del equipo de realización: a su derecha, un jefe de repeticiones (secuencias que se insertan en momentos donde el juego está detenido para arrojar luz sobre algún lance anterior) y a la izquierda un jefe de mezclas, el hacedor del puzle que de viva voz va ordenando Lago. A su espalda se halla un equipo que en ElClásico estará compuesto por 12 operadores, encargados de ir elaborando con planos de las distintas cámaras las repeticiones más clarificadoras.

En su oficio no hay ciencia exacta y sí mucho de emoción, dice Lago. "Veo por placer muchos partidos, locales y de ligas extranjeras, aunque es cierto que la gente de mi entorno me señala que no sé desconectar. Siempre estoy buscando innovaciones técnicas que importar pero, sobre todo, en lo que más me fijo, lo que de verdad me apasiona, es aprender de quienes descubro que saben contar una buena historia con esto que hacemos. Ahí reside la clave de una buena retransmisión de fútbol".

El realizador de ElClásico. 

No concibe la posibilidad de que un realizador de fútbol no sea un apasionado, un conocedor del deporte. Esa, por encima de la calma, de la mente fría, cree que debe ser la principal virtud para cualquiera en su lugar. "Cada partido que hagas debe ser un premio". Esa y, por supuesto, la concentración, un requisito fundamental para todos los que toman parte en el operativo. "Nunca sabes qué cámara va a captar la jugada determinante de un partido: un posible penalti, unas manos, un fuera de juego, la jugada de la que, teniendo en cuenta las dimensiones de este partido, la gente va a seguir hablando durante semanas o meses".

Bajo cada pantalla Lago tiene inscrito no solo el número de la cámara de cuya señal proviene la imagen que se proyecta, sino el nombre o apodo del operario que la está manejando: 6, Pepe; 7, Magan; 8, Ángel; 2, Inés; 18, Moha... Como si de un entrenador se tratara, casi a la vez que los jugadores que saldrán de inicio en el partido se dan a conocer a la prensa, Óscar Lago da su particular alineación a los operarios. "Me gusta motivarlos, sorprenderlos con cambios que tal vez no se esperen para que sigan creciendo". Lago remarca con particular ahínco la importancia de la confianza que se tienen todos los miembros del equipo y cómo de crucial es para él hacerles saber que deben trabajar con libertad. "Si marcas al milímetro la pauta de qué hacer con tus órdenes, provocas la parálisis. Nos conocemos a la perfección, sabemos fortalezas y debilidades de todos, y actuamos como conjunto. Quiero que todos se expresen con creatividad porque es entonces cuando obtenemos los mejores resultados".

El realizador Óscar Lago mientras da la 'alineación' a su equipo de operadores de cámara. ampliar foto
El realizador Óscar Lago mientras da la 'alineación' a su equipo de operadores de cámara.

"Si marcas al milímetro la pauta de qué hacer con tus órdenes, provocas la parálisis. Los cámaras tienen que expresarse con libertad y creatividad"

Hasta el momento en que a cada cámara se le asigna un puesto valen los cruces de chistes: madridistas, culés, valencianistas, sevillistas, béticos, todos contra todos. Luego todo queda aparte y, dejando a un lado los colores, el único deseo común es que se viva un partido vibrante. "En un partido trabado es mucho más difícil contar una buena historia", concluye Lago, que reconoce que vuelve a vivir los partidos que realiza cien veces en su cabeza, cuestionándose lo que hizo y lo que pudo hacer, para seguir aprendiendo de cara al siguiente.

"Un nivel tan alto que resulta difícil mejorar"

Hojeando papeles viejos Óscar Lago se topó con las notas de un Barça-Madrid que realizó en 1994, siendo aún empleado de TV3. Lo hicieron con 25 cámaras. "Tuve la fortuna de coincidir en mis comienzos con personas como Jaume Roures, Tacho Benet o quien me enseñó a mí todo, Xavier Garasa [con quien realizó por ejemplo en Barcelona '92]. Fueron unos pioneros. A principios de los 90, en la época de la Barcelona olímpica, la televisión vivía un momento de ebullición. Luego, lamentablemente, se dieron muchos pasos atrás y todo fue más triste", cuenta Lago. Hasta hace ahora un lustro.

LaLiga, con el impulso de Javier Tebas y Melcior Soler, director del área Audiovisual, cuenta Lago, “se propuso convertir el fútbol en el mejor espectáculo audiovisual posible y, tras un trabajo de muchos meses con Mediapro, diseñó un reglamento de obligatorio cumplimiento que logró homogeneizar las retransmisiones”. Lago entró a formar parte del proyecto de LaLiga gracias, comenta, a que Daniel Margalef lo propuso a la UEFA para hacerse cargo de la final de la Champions League de Madrid de 2010. La confianza de Margalef y ese encuentro lo pusieron en el radar.

"Las innovaciones técnicas al principio fueron un riesgo, nadie estaba apostando como se hizo aquí por la inserción de grafismos y estadística avanzada en directo. Tuvimos —y todavía es eso un reto— que armonizar las novedades con que el espectador se sintiera a gusto", comenta Lago, que se detiene a continuación a explicar que en España siempre ha habido mucho talento en el sector, que "somos muy creativos, aunque pecábamos de anárquicos y poco consistentes o se tenía esa percepción de nosotros: hacíamos solo dos o tres muy buenos partidos al año, y al resto se le prestaba una atención menor. Ahora eso no ocurre".

"Las innovaciones técnicas son importantes, pero lo de verdad apasionante es ser capaz de contar una buena historia"

En la actualidad se trabaja semanalmente con una media de 22 cámaras. "Una producción gigante como una Eurocopa o un Mundial se hace con un máximo de 44. La constancia en nuestro trabajo ha hecho que desde fuera de nuestras fronteras todos se fijen en nosotros, en lo que hacemos. Saben que somos sólidos, confían en nosotros". Lago cuenta que lo que más le enorgullece de haber sido seleccionado para ser uno de los siete realizadores del próximo campeonato europeo de selecciones es que, con él, irá el equipo de técnicos, cámaras, productores de Mediapro que semanalmente retransmite LaLiga, 52 personas en total; que, "rompiendo este techo de cristal, lo que hemos logrado es abrirle un camino hasta ahora vedado a un montón de jóvenes con talento".

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información