Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Poveda, la última desgracia del Atlético

El goleador del filial, que entraba en los planes de Simeone tras la lesión de Diego Costa y la falta de gol, se rompe el ligamento cruzado y estará seis meses de baja

Darío Poveda conduce el balón en un partido del Atlético B.
Darío Poveda conduce el balón en un partido del Atlético B. ATLÉTICO DE MADRID

Cuando Darío Poveda (19 años; San Vicente del Raspeig; Alicante) se retiró a 15 minutos del final del encuentro que el domingo enfrentó al Atlético B con el Getafe B no imaginó que las leves molestias que sentía en su rodilla derecha acabarían derivando en la rotura del ligamento cruzado que se le ha diagnosticado este lunes. Salió del campo caminando y con la satisfacción de haber elevado su racha goleadora a diez tantos en sus últimos nueve encuentros con el filial.

La grave lesión obligará al goleador reclutado de las filas del Villarreal en el verano de 2018 a pasar por el quirófano y le mantendrá un mínimo de seis meses de baja. Un contratiempo que le llega en el momento en el que rozaba su integración en el primer equipo ante la lesión de Diego Costa y la falta de gol de acucia al equipo de Simeone.

La lesión de Poveda es la última desgracia del Atlético relacionada con el gol y sus delanteros. Simeone ya le había hecho debutar al chico el pasado 22 de noviembre en Granada (1-1). “Confiamos en Darío Poveda, que puede usar ese espacio que deja la lesión de Costa para crecer. Tiene 20 años, buena altura, buen juego aéreo... Por ahí nos puede dar una mano en lo que viene hacia adelante", le elogió el técnico en la previa de aquel partido en el que terminó por darle 10 minutos. En esos días, Simeone tenía previsto incluirle en la convocatoria para el encuentro de Champions en Turín, pero el técnico fue informado de que Poveda no estaba inscrito para las competiciones europeas.

Sin confiar en el enigmático Saponjic y mientras el club estudia la viabilidad de contratar a un nueve de garantías, el delantero del filial era el favorito de Simeone para reforzar la punta de un ataque que no encuentra el gol. Ya antes del percance, el club se negó a cederlo al Zaragoza, que le pretendía. Y ahora, incluso estaba en la lista de equipos de Primera División.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información