Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los clubes se niegan a negociar con la Federación por los lunes y los viernes

LaLiga decide de forma unánime mantener la vía judicial en el conflicto al sostener que solo a ella le pertenecen los derechos

El presidente del Levante, Quico Catalán (i), y el director general del Valencia, Mateu Alemany (d), se saludan en presencia de Maheta Molango del Mallorca, al inicio de la Asamblea Extraordinaria de la Liga de Fútbol Profesional, Javier Tebas,
El presidente del Levante, Quico Catalán (i), y el director general del Valencia, Mateu Alemany (d), se saludan en presencia de Maheta Molango del Mallorca, al inicio de la Asamblea Extraordinaria de la Liga de Fútbol Profesional, Javier Tebas, LFP

Reunidos en Asamblea extraordinaria, los clubes de Primera y Segunda División acordaron este lunes no negociar con la Federación Española de Fútbol por la disputa de partidos los lunes y los viernes, este último día ya autorizado por un juez de manera cautelar. La vía judicial es la única que ahora mismo contemplan los clubes en el conflicto por los horarios y las competencias que mantienen con la Federación. En ningún momento se planteó un cierre patronal, como pretendían los presidentes más beligerantes tras conocer el viernes pasado que no podrían celebrarse partidos los lunes.

La animadversión del fútbol profesional hacia el ente federativo fue palpable entre la gran mayoría de los asambleístas. Los representantes de Barcelona, Real Madrid, Athletic y Espanyol fueron los únicos que se mostraron más próximos a tender puentes que permitan restablecer las negociaciones como pretende ahora la Federación. “La unidad es muy difícil en todas partes. Cada uno defenderá lo que quiera, yo te hablo de lo que piensa LaLiga en su mayoría y de lo que dice el Valencia, que es muy claro y muy fácil y no nos vamos a mover un centímetro de nuestros órganos de gobierno”, defendió Mateu Alemany, director general del Valencia.

Apenas una hora antes de que comenzara la reunión en la sede de LaLiga, la Federación hizo pública una carta dirigida a los clubes, no a la patronal, en la que invitaba a estos a iniciar una negociación “franca y de buena fe” en la misma tarde de ayer. Muchos clubes anunciaron que no aceptarían la invitación del presidente, Luis Rubiales, que no acudió a la Asamblea. “Es evidente que los horarios son una competencia de LaLiga, por tanto, es una línea roja que no vamos a negociar. Lo que es tuyo no lo negocias. No ha hecho falta votarlo, es consustancial a la propia existencia de LaLiga, todos los clubes tenemos claro que tenemos delegada esa competencia”, aseveró Mateu Alemany.

El resquemor entre los clubes por las pérdidas que generará la prohibición de la Federación a jugar los lunes es latente. “LaLiga tendrá que negociar cómo adapta estas tres jornadas con los operadores, pero todavía no nos ha podido dar cifras del coste económico que supondrá”, abundó Alemany. Los primeros cálculos de la patronal auguraban unas pérdidas de entre 200 y 300 millones de euros. “La resolución del juez no contenta a nadie. Perjudica a los cientos de miles de aficionados de todo el mundo que quieren ver nuestra Liga. Y también perjudica a la Federación porque no consigue su objetivo de cobrar por unas competencias que no son suyas”, opinó Miguel Ángel Gil, máximo accionista del Atlético.

“Existe un contrato con los operadores televisivos en el que la Federación fue parte, sin voto, y entendemos que hay que respetarlo. Con los mismos operadores que estamos dejando tirados, la Federación tendrá que negociar la Copa del Rey”, advirtió Maheta Molango, consejero delegado del Mallorca.

Rubiales también batalla con el fútbol sala

La Liga Nacional de Fútbol Sala (LNFS) también está enfrentada a la Federación. El pasado jueves, el presidente federativo, Luis Rubiales, convocó a los clubes para proponerles un nuevo modelo de gestión. Como en el caso del fútbol, Rubiales obvió a la patronal, presidida por Javier Lozano, y no la convocó para la cita en la que propuso los clubes cedieran los derechos audiovisuales de la competición además de llevarse la sede de la LNFS a la Ciudad del Fútbol. La respuesta de los clubes ante Rubiales fue la de respaldar la gestión de Lozano. Terminada la reunión la patronal del futbol sala emitió un duro comunicado en el que, además de recalcar su solvencia, mostró su indignación: “La Liga Nacional de Fútbol Sala quiere aclarar que su presidente, Javier Lozano, no ha recibido ningún tipo de comunicación oficial o invitación por parte de la Real Federación Española de Fútbol a la reunión que su presidente, Luis Rubiales, convocó de manera unilateral con los clubes asociados. Ante este hecho inédito e impropio de una institución como la Real Federación Española de Fútbol, la Liga Nacional de Fútbol Sala quiere exigir públicamente a Luis Rubiales el debido respeto institucional, máxime cuando se está negociando la firma de un nuevo convenio entre la RFEF y LNFS”. La respuesta de la Federación no se hizo esperar: “La RFEF se reafirma en su capacidad y competencia para reunirse directamente con los clubes miembros de la RFEF sin necesidad de que exista un intermediario impuesto por una parte”.

Molango también puso sobre la mesa la estupefacción que en el caso de su club, capitalizado por inversores estadounidenses, causa esta disputa por los horarios y las competencias: “Los horarios son nuestros por completo, lunes, viernes... como si queremos jugar el jueves. Muchos inversores han llegado a España porque saben que esos derechos son nuestros. Cuando entramos aquí en 2016 fue porque teníamos la base de que los derechos eran nuestros, y por eso hemos venido. Gente seria como la que ha invertido en el Mallorca no entienden cómo lo que se dijo hace tres años ahora se ponga en duda”.

 

Dinamitar a Tebas

La propuesta negociadora de Luis Rubiales llega después de que este celebrara el pasado viernes que el juez Andrés Sánchez Magro impidiera de manera cautelar que se jueguen partidos los lunes. “Es un día histórico. Se ha cumplido por el auto la posición de la Federación y mi compromiso con las aficiones de desterrar los lunes de nuestro fútbol”, dijo Rubiales. Algunos asambleístas criticaron que tras erigirse en el defensor de los aficionados ahora pretenda negociar. “¿Qué les dirá ahora a los aficionados si le damos dinero a la Federación para poder jugar los lunes? ¿Qué les dice a las aficiones de los clubes que a lo mejor tienen que disputar la Supercopa de España en Arabia Saudí? Basta ya de cinismos”, se quejó un presidente de Segunda. La Federación defiende que nunca se negó a negociar por los viernes y que propone un descenso gradual de los lunes en los próximos tres años hasta erradicarlos por completo.

La misiva federativa también fue tomada por los clubes como una mera estrategia procesal para evidenciar una voluntad negociadora y como un intento de dinamitar la presidencia de Javier Tebas y de la propia estructura organizativa de LaLiga. “Obviamente, no nos reuniremos con ellos directamente porque para eso están los órganos de gobierno de LaLiga. Tenemos nuestro presidente y él es el encargado de reunirse, igual que nosotros no pedimos reunirnos con asambleístas de la Federación”, argumentó Mateu Alemany.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información