Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La canción de Joan Manuel Serrat

El cantante siguió la edición de 1984 y escribió, junto al colombiano Daniel Samper, la letra de una canción dedicada al Tour de Francia

tour de francia
Joan Manuel Serrat (2i), entre Itúrria, Marimón y Escobar, retransmitiendo una carrera ciclista en 1985 para Catalunya Ràdio.

La palabra más querida por el periodista zaragozano, afincado en Barcelona, Antonio Vallugera era gregario. “Le tengo un respeto imponente”, escribió. Para quien fue creador de la Escalada a Montjuic, el mejor ciclista era Luis Ocaña y su cantante preferido, Joan Manuel Serrat, a quien introdujo en el mundo del ciclismo, presentó a Ocaña e invitó a seguir el Tour de 1984 a su lado. Contaba con la complicidad de su habitual acompañante, Javier de Dalmases, reportero de El Mundo Deportivo.

Los tres se embarcaron en un Talbot Horizon rumbo a Montreuil. Serrat tuvo que dejar en casa la guitarra, que no cabía, y aguantar el humo de los toscanos, que fumaban Vallugera. Se embarcó en una aventura desconocida. Escribía una columna para El Periódico, en el que colaboraba su instigador, y relataba su historia de cada día en Radio Peninsular. “¿Será una rosa, será un clavel? El 22 de julio, con permiso de la autoridad competente y si el tiempo no lo impide, saldremos de la duda. Esto se pone en marcha. Con sangre, sudor, lágrimas y anfetaminas, el Tour demarra y yo me voy con él, chupando rueda”, escribía su primer día.

“Se adaptó de maravilla”, recuerda Dalmases. En el Tour se reencontró con un viejo conocido, el escritor Daniel Samper Pizano, que comentaba la carrera para El Tiempo de Bogotá, y con el que cerraba los restaurantes cada noche.

Entre Serrat y Samper se estableció una gran complicidad. Ambos decidieron escribir juntos una canción al Tour. Le dedicaban un rato en las sobremesas: "Si usted tiene libres tres semanas / y el mes para echar por la ventana / si en su casa, usted ya no interesa / pues cambió la pasión por la pereza / si le consienten sus fugas prolongadas / y sus ausencias ya no importan nada. / Es hora de que empiece a pensar en el Tour / y abur, abur, abur. (…) Si no le desvela el ronquido anónimo del inquilino que escribe con seudónimo / ni pedir la llave en un hotel huraño cuando le asalten ganas de ir al baño. / Si le gusta a usted tanto el ciclismo que le duele el forúnculo a usted mismo. (…) Y si le gustan las salas de prensa donde apestar a chivo no es ofensa / y le huele el francés a sopa y pan y le huele a choucroute el alemán / y a camembert los suizos periodistas (porque allí somos muy nacionalistas...) / Si usted es hombre de hábitos sencillos como lavar de noche calzoncillos / y le caben de una sola vez dos metros largos de ese pan francés, / deje en casa sus aires de elegancia y venga a mover el culo al Tour de Francia".

A Serrat, que luego siguió la Vuelta con la Cadena SER, se le fueron pronto sus amigos Ocaña y Vallugera. La canción nunca tuvo música, pero queda la letra.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >