Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mondelo: “Los rivales cada vez nos conocen mejor, pero solo les sirve para perder por menos”

"Hay que trabajar mucho para estar a la altura de estas artistas", elogia el seleccionador a las jugadoras que han consolidado el dominio continental de España

Mondelo, Palau y Xargay celebran el oro
Mondelo, Palau y Xargay celebran el oro feb

En lo que va de siglo, la selección femenina de baloncesto ya ha subido 13 veces al podio: nueve en los últimos 10 Europeos, una en Juegos y tres en Mundiales. Solo Rusia, con 10 metales en el mismo tramo, aguanta, cada vez más de lejos, una secuencia en la que España vence por solidez competitiva. Los herederos de la URSS (que conquistó 21 de los 23 primeros campeonatos de Europa entre 1938 y 1991) se bajaron del podio Mundial en 2006, del olímpico en 2008 y del continental en 2011, no estarán además en Tokio 2020. Tampoco Francia (ocho medallas desde 2001), resiste ya la comparación. Ningún país Europeo aguanta el ritmo de España, segunda en el ránking mundial solo por detrás de las marcianas de EE UU.

“Del partido no voy a explicar nada”, soltó Lucas Mondelo para comenzar su rueda de prensa. “Hemos sufrido tanto este año, desde el Mundial hasta aquí, que la final ha sido una liberación. En Tenerife tuvimos muchas lesiones y mucha presión, pero supimos sacar todo adelante con mucho sufrimiento. Pero lo arrastramos toda la temporada. No pudimos recuperarnos bien de todo aquello. Además, empezamos la concentración sin Alba [Torrens] y se iba acumulando el peso. Pero volvimos a ser nosotras mismas y, como en 2017, desde cuartos hemos jugado semifinal”, desarrolló el seleccionador en su repaso al proceso que desembocó en el oro de Belgrado, la séptima medalla consecutiva de este grupo. “Llevo muchos años con ellas pero no dejan de sorprenderme. Quiero dar las gracias a todo mi cuerpo técnico porque hay mucho trabajo detrás para estar a la altura de estas artistas”, explicó Mondelo.

Antes del triunfo en el Eurobasket de 2013, donde se instaló en la gloria, España era la cuarta potencia continental y la sexta mundial en categoría absoluta en el ránking oficial de la FIBA de selecciones femeninas. Pero ya entonces, era la segunda potencia mundial en categorías de formación, solo por detrás de EE UU. La evolución natural del éxito desde la cantera ha hecho que, en esta década, las jugadoras españolas lideren sin discusión la lista europea.

“Seguimos haciendo historia. Ganar esta final por 20 no entraba dentro de los planes y la manera de jugar ha sido increíble. Hemos disfrutado muchísimo”, sumó Silvia Domínguez. “Otro reto superado. No sé qué será lo siguiente. No sé qué más podemos hacer”, señaló la base del Perfumerías Avenida a la que costó más costar la red como trofeo simbólico que rendir a Francia. “Encarrilamos muy pronto el partido y nos hicimos muy fuertes. Después de todo el sufrimiento ante Serbia nos liberamos. Nos ha entrado todo y hemos estado muy concentradas como siempre en defensa”, completó Domínguez mientras se atropellaban las campeonas en el pasillo de atención a los medios.

Junto a ella, Astou Ndour, con la mirada aun vidriosa. “Estoy soñando. Este equipo es un orgullo y este oro pone en valor el gran trabajo que venimos haciendo desde hace años. El mvp me ha emocionado muchísimo”, contó la líder estadística de España en el campeonato, con 14,8 puntos, 8,2 rebotes y 18,3 de valoración media en los seis partidos, todos resueltos con victoria. Por primera vez desde 2013 precisamente, España completa el torneo con pleno de triunfos. “Este equipo odia perder”, retomó Mondelo. “Los rivales cada vez nos conocen mejor, pero solo les sirve para perder por menos”, bromeó en su habitual tono burlón. “Esto es deporte y este ciclo se acabará en algún momento, pero lo estamos estirando de manera increíble. Estamos preparadas para cualquier adversidad. Quizá si no sufriésemos tanto no lograríamos todo lo que conseguimos”, coronó Laia Palau.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información