Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carolina Marín: “No imaginaba que mi recuperación fuera tan rápida”

La onubense, que se rompió el ligamento cruzado de la rodilla derecha el 27 de enero, enfila la recta final del proceso sin descartar acudir al Mundial que arranca en agosto

Carolina Marín, durante la rueda de prensa.
Carolina Marín, durante la rueda de prensa. EFE

Ni la faringitis que le persigue desde hace unos días, ni el control antidopaje sorpresa que le hace llegar tarde a su cita con la prensa es capaz de borrar la sonrisa instalada en la cara de Carolina Marín. “Ya sabéis cómo funciona esto“, se disculpa antes de repasar cómo está yendo la  recuperación de la rotura del ligamento cruzado de la rodilla derecha. 148 días después de retirarse entre lágrimas de la final del Masters de Indonesia, la actual campeona olímpica, mundial y europea de bádminton enfila la recta final de un proceso que, como ella misma reconoce, está transcurriendo mejor de lo esperado.

"No me imaginaba que fuera a ser tan rápido, yo creo que va todo mucho más deprisa de lo normal. Normalmente, te dicen que es una lesión para estar parada ocho, nueve meses, incluso un año para competir otra vez, pero nosotros hemos adelantado cosas porque la rodilla está respondiendo muy bien", reconoce la onubense, que tan solo siete días después de operarse ya estaba entrenando a la pata coja.

Aun así, Marín, que a sus 26 años prepara su regreso a las pistas tras pasar por el quirófano por primera vez, no quiere precipitarse. "El camino está siendo ilusionante y motivador, pero tengo claro que no quiero volver a competir hasta que no me sienta al cien por cien. Quiero estar segura de mí misma desde el primer día, e incluso estar mejor de lo que estaba antes", asegura la onubense, que durante los últimos cinco meses ha trabajado en el Centro de Alto Rendimiento (CAR) de Madrid en sesiones diarias de más de ocho horas. "Ya me empiezo a mover por la pista casi con normalidad. Espero que cuando regrese veamos una Carolina más fuerte, más confiada, más segura de sí misma", añade

"En el momento que me dijeron que me había roto me vine muy abajo. Solo pensaba en los Juegos Olímpicos", reconoce la triple campeona mundial, que tras superar el shock inicial, solo ve la parte positiva del proceso de recuperación: "Nos ha venido bien este parón, tanto a nivel personal como deportivo. Lo que en un principio supuso un traspiés ha supuesto una oportunidad para reinventar muchos aspectos. Hemos podido mejorar cosas a nivel técnico, detalles, que normalmente no podemos trabajar por el calendario tan apretado que tenemos, y la rodilla está respondiendo muy bien". 

En el horizonte ya sobresale la posibilidad de acudir al Mundial que comienza en Suiza el 19 de agosto, y en el que defiende corona. Algo impensable cuando el 29 de enero pasó por primera vez en su vida por el quirófano. "No sé cuándo voy a competir, no sé si vamos a llegar al Mundial. Iremos si no hay riesgos de recaída, no sé si a disputarlo o a probarme, pero si al final no voy al Mundial hay torneos importantes a los que quiero ir en septiembre", explica Marín, que ya ha fijado una fecha en el calendario para tomar la decisión: "Esperaremos al sorteo del cuadro, el cinco de agosto, y ahí decidiremos en función de cómo responde la rodilla y de la dificultad del cuadro".

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información