Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
NBA

Ricky Rubio saldrá de Utah Jazz tras el fichaje del base Mike Conley

Memphis Grizzlies traspasa a uno de los jugadores más importantes de su historia, solo cuatro meses después de la salida de Marc Gasol de la franquicia de Tennessee

nba
Ricky Rubio y Mike Conley, en una imagen tomada el pasado 22 de octubre en un encuentro entre Utah Jazz y Memphis Grizzlies. Getty Images

El mercado de la NBA de este verano promete ser el más movido de los últimos años. El gran número de agentes libres —jugadores que acaban contrato con sus equipos— y la calidad de estos provocará muchos e importantes cambios. El campeón, los Toronto Raptors, dependen de si Kawhi Leonard y Marc Gasol deciden quedarse; no se sabe qué pasará en los Warriors con Durant, Thompson y Cousins; Kyrie Irving, previsiblemente, también dejará Boston. Luego también hay operaciones entre franquicias, como la llegada de Anthony Davis a los Lakers de LeBron James, que convierte automáticamente al cuadro de Los Ángeles en candidato a todo.

Este jueves se fraguó otro de esos traspasos múltiples tan típicos de la NBA. El base Mike Conley llegará a los Utah Jazz procedente de los Memphis Grizzlies a cambio de tres jugadores (Grayso Allen, Kyle Korver y Jae Crowder) y dos elecciones en el draft. La operación afecta directamente al futuro de Ricky Rubio, que ha ocupado en las dos últimas temporadas en los Jazz la posición que ahora será de Conley.

Nada es oficial aún porque la NBA no permite realizar operaciones hasta el 1 de julio, pero todo el mundo lo da ya por sentado, incluido el propio Rubio, que tuiteó un elocuente “Gracias Utah”. El base español asume el cambio y saldrá al mercado en verano también como agente libre. Su destino es toda una incógnita aún y deberá buscar equipo una vez que la franquicia de Salt Lake City le ha cerrado la puerta. “Es hora de ser feliz. Estar enojado, triste y pensar demasiado ya no vale la pena. Solo deja que las cosas fluyan. Ser positivo”, comentó el catalán en otro tuit.

Rubio no había renunciado a la posibilidad de permanecer en Utah, simplemente estaba esperando movimientos que le indicaran qué camino tomar. La llegada de Conley le deja totalmente claro que debe empezar a buscar en otros equipos. El rendimiento de Ricky la pasada temporada fue bueno: 12,7 puntos, 6,1 asistencias, 3,6 rebotes y 1,3 robos, números muy parecidos a los del curso anterior. Su sociedad exterior con Donovan Mitchell estaba muy asentada por las características complementarias de ambos. Mitchell, un escolta explosivo y anotador, necesita un base cerebral y altruista como el español, que no demanda muchos lanzamientos a canasta. Habrá que comprobar cómo mezcla Mitchell con Conley, eterno base de los Grizzlies, donde se convirtió en toda una institución durante la última década junto a Marc Gasol y el curso pasado promedió 21,1 puntos y 6,4 asistencias.

A sus 28 años y con una solidez acreditada en la NBA, Ricky Rubio se puede permitir esperar y escuchar ofertas. La rumorología que rodea la liga estadounidense empieza a vincularle con los Indiana Pacers, una franquicia con un corte parecido a los Jazz: equipo serio en un Estado muy probaloncesto, con un mercado pequeño y escaso glamour. Allí podría encontrarse con Victor Oladipo, otro escolta anotador al que servirle balones y que reduciría su responsabilidad en el tiro, el punto flaco de su juego pese a que en Utah se mantuvo por encima del 40% de acierto.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información