Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Parejo: “El fútbol cada vez es más vertical y de contragolpe”

El capitán del Valencia, ganador de la Copa, analiza la evolución del juego, el estilo de la selección y su madurez para interpretar el fútbol

Parejo, en Las Rozas.
Parejo, en Las Rozas.

Dani Parejo (Coslada, Madrid, 30 años), dice sentirse “feliz de la vida”. Por fin he encontrado recompensa a muchos años de trabajo. He pasado momentos muy bueno menos buenos y este año he conseguido ganar un título con el Valencia, que además sabe mejor por cómo comenzó la temporada”. Los rumores sobre el interés del Barça y otros grandes por contratarle no le afectan: “Me siento muy identificado con todo lo que está pasando en el Valencia y en la ciudad, mis dos hijos son valencianos”. Y no olvida una imagen que se le quedó grabada cuando recogió la Copa en el palco del Benito Villamarín. “De repente, escuchaba, ¡Dani, Dani, mírame que estoy aquí!. Fue muy emocionante porque era mi madre, que estaba cerca del palco y me estaba grabando con el móvil”. Ahora le toca imponer su fútbol en la selección, donde es uno de los elegidos para volver a componer un centro del campo que haga olvidar a los que lo ganaron todo.

Pregunta. Los últimos partidos de la Champions, más allá de lo que fue la final entre el Liverpool y el Tottenham, han enseñado un fútbol más rápido y vertical. ¿El fútbol evoluciona en esa dirección?

Respuesta. Sí, al final, jugar como juega el Barça es difícil, porque tiene que haber un tipo de jugador muy específico. Cada vez el fútbol es más rápido, más vertical y con más contraataques. Al final, lo que tiene que hacer cada entrenador, con el tipo de jugador que tiene, es marcar un estilo

P. ¿Corren malos tiempos para los centrocampistas que retienen en exceso el balón o juegan demasiado en horizontal?

R. El fútbol es más directo de llegar más rápido al área contraria, pero también hay muchos equipos que no entienden el juego así y son de los mejores del mundo.

P. Al Barcelona le ganaron la Copa con ese fútbol de transiciones rápidas.

R. El Barça te exige mucho porque tiene mucho el balón, te hace meterte atrás, pero el estilo del Valencia es así, defendemos bien, estar cerrados, pero no estar defendiendo en bloque bajo, pero sí en bloque medio y aprovechar nuestra velocidad. Marcelino tiene una forma de ver el juego que no le ha ido nada mal, le justa jugar rápido hacia adelante y que seamos muy intensos. Llevo dos años con él, el año pasado fuimos cuartos en la Liga, y semifinalistas de Copa, que nos eliminó el Barça. Este año, hemos sido cuartos otra vez en la Liga, semifinalistas de la Liga Europa y campeones de Copa. El trabajo y el tener el tiempo para desarrollarlo dan sus frutos.

P. ¿Esa evolución, ante la ausencia de los Xavi, Iniesta, Silva, Cesc…, se está intentando desarrollar en la selección con Luis Enrique?

R. No, creo que en la selección jugamos otro tipo de juego, es otro sistema, otro tipo de jugadores que definen un estilo diferente al del Valencia.

P. ¿Pero no se prima un poco más ese fútbol vertical?

R. Es evidente, que en el futbol hay que ser inteligente, y si puedes plantearte en el área con dos toque mejor con que con quince. Pero es verdad que por los jugadores que ahí en la selección el estilo se asemeja más tener posesiones largas, controlar el partido, ser protagonistas y llevar la iniciativa.

P. ¿Cómo centrocampista qué le pide Luis Enrique.

R. Cualquiera de los que venimos a la selección será porque el míster ve que podemos encajar en la forma de jugar que tiene la selección. Yo no voy a ser mejor aquí que en el Valencia, así que me pide que juegue como juego en mi equipo.

P. ¿Les pesa el nombre de los jugadores de la generación que lo ganó todo?

R. No, al final los ciclos y las generaciones cambian. Tuvimos una generación increíble y en este momento tenemos unos jugadores también increíbles, de prestigio mundial que juegan en los mejores equipos del mundo. Ahora estamos con un entrenador nuevo y una filosofía nueva.

P. ¿Cómo percibe su madurez en el campo?

R. En saber leer el partido, lo que requiere cada situación, en disfrutar cada momento y darle importancia a cada detalle de los partidos. La madurez también me permite adaptarme a dos estilos distintos como son los del Valencia y la selección, me siento cómodo en los dos dibujos.

P. En la final de Copa, en el primer tanto, usted le insiste y le ordena a Gabriel Paulista para que haga el cambio de orientación para Gayá, que dio el pase de gol a Gameiro.

R. Me gusta ser el dueño del balón, pero por mi forma de entender el juego, siento que tengo actuar con pelota y sin ella.

P. ¿Ha cambiado mucho su manera de jugar?

R. Siempre he tenido una manera de jugar, independientemente de si venían bien o mal dadas. Ahora tengo la confianza del míster, de mis compañeros y del club y estoy muy a gusto. Cuando se juntan este tipo de factores, es evidente que la confianza se nota. Tengo que agradecerle al club que tuviera confianza en mí y también en Marcelino.

P. ¿Le pesó mucho que Di Stéfano le señalara como el mejor canterano del Real Madrid?

R. Aquello lo podía haber tomado de dos formar, una como una losa o una mochila de responsabiliad y preocupaciones y la otra llevarlo con naturalidad, que es lo que he hecho y me ha dado fuerza para jugar como juego.

P. Contra las Islas Feroe les espera otra selección que se cerrará atrás y no dejará espacios para los delanteros. ¿Qué soluciones ve?

R. Por la forma que tenemos de jugar, la mayoría de rivales se van a meter atrás y van a esperar una pérdida para salir al contragolpe. La solución es mover el balón rápido, de lado a lado, que haya movilidad de todos nosotros y generar espacios y situaciones de dos contra uno.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información