Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Orlando Ortega: “Quiero desaparecer de este planeta”

El cuarto puesto en los 60m vallas desata una gran crisis en el subcampeón olímpico, que dice que puede que deje el atletismo

orlando ortega atletismo Ampliar foto
Ortega, a la izquierda, durante la final. Getty Images

Los cuartos puestos los carga el diablo o son una señal del destino. Depende quién los sufra.

Eusebio Cáceres, que disputaba su primera final de longitud en casi seis años en plenitud de facultades, terminó cuarto (7,98m) y estaba tan feliz como un niño que aprende a montar en bicicleta. “Para nada me decepciona no lograr una medalla”, dice tras su final del domingo por la mañama. “Es lo que menos me importaba hoy. Hoy es el día en que he salido del túnel. Hoy he vuelto a sentirme atleta”.

Orlando Ortega es subcampeón olímpico en Río y bronce europeo en Berlín. También tiene 27 años. Disputaba su segunda final en un Europeo en pista cubierta. Llegaba con la mejor marca de todos los participantes. Terminó cuarto y estalló. “Ha sido un golpe bien duro. Me ha dejado muy mal. Quiero desparecer de este planeta”, dice tras una final en la que el chipriota Milan Trajkovic sorprendió a todos los favoritos desde la calle uno (7,60s) y dejó segundo y tercero a los franceses Martinot-Lagarde (7,61s) y Manga (7,63s). El vallista español (7,64s) fue cuarto por una centésima. Un parapadeo de ojos le cambió la vida, según sus declaraciones. Pasó del día a la noche un atleta que solo 24 horas sorprendía a todos los periodistas proclamando que la felicidad que sentía viviendo en Valencia desde este invierno era la clave de su magnífico rendimiento (seis finales de siete disputadas en la temporada de pista cubierta y una mejor marca de 7,49s). “Las cosas que le hacían a uno creer que todo fluye, que todo va bien, no eran como parecían”.

Ortega relata que los problemas personales que condenaron su final empezó a sufrirlos un poco antes, durante el calentamiento, cuando notó las piernas pesadas y sintió que la cabeza no pensaba como debería. “Son cosas que pasan, llevaba un año perfecto y en el momento más importante los problemas personales se entremeten”, dice, sin precisar qué tipo de problemas pueden afectar tanto su carrera atlética. “Solo no se puede, solo no se puede. Toda mi vida ha sido un salir más fuerte de todos los problemas que he sufrido, de la soledad que sentí al llegar desde Cuba a España en 2014, de todo. Pero ya no puedo más. He sufrido un golpe muy duro”.

Ortega aclaró que con la federación todo va bien, que le cuidan perfectamente aunque su padre y entrenador no haya podido estar con él en Glasgow. “No puedo decir por qué, pero estoy frustrado, con deseos de dejar el atletismo. Solo no se puede”, repite. “La felicidad que tenía hasta hace unas horas ha desaparecido. No sé siquiera si seguir en el atletismo. Ahora solo quiero desaparecer, sentarme a pensar y decidir qué hago, ver qué se puede cambiar. Así no puedo seguir”.

Orlando Ortega no ha tenido un palmarés acorde con su calidad ni con sus marcas, unos mejores registros (12,94s en los 110m, 7,45s en los 60m) que hacen de él uno de los mejores vallistas de todos los tiempos. Una medalla de plata en Río y un bronce en el Europeo de Berlín eran todo su tesoro en grandes competiciones con la selección española.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >