Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Getafe juega y luego desespera al Betis

Los de Bordalás se afianzan en la cuarta plaza tras un gran primer tiempo y la grada del Villamarín pide la destitución de Setién

betis - getafe Ampliar foto
Mata y Olivera celebran el triunfo del Getafe. EFE

El Getafe se afianzó en la cuarta plaza con un triunfo de prestigio ante el Betis, un rival directo por las plazas europeas. Los de Setién cerraron una semana dura con una derrota después de la eliminación en las semifinales de la Copa. El Betis fue desbordado en la primera parte por un gran Getafe, pero en la segunda reaccionó con fútbol y valentía, una mejoría evidente, que, no obstante, no le valió ni siquiera para conseguir el empate. Los de Bordalás supieron jugar un fútbol de alta escuela en la primera mitad para luego ofrecer una disertación de ese otro fútbol que también vale cuando los partidos se ponen duros. Así, supo defenderse con orden ante un Betis que se acercó en el marcador con un gol de Joaquín y mejoró mucho con los cambios tácticos que ordenó Setién. El listón es tan alto en Heliópolis que la grada bética, con el 0-2 y al filo del descanso, pidió la destitución de Setién. Todo eso con el Betis semifinalista de la Copa y séptimo clasificado. En esos momentos, los gritos de la afición bética contra su entrenador le dieron alas al rival. Europa, e incluso la Champions, no es ninguna utopía para el Getafe, el equipo más en forma del pelotón de aspirantes a ese maná que es la cuarta posición.

Betis, 1-Getafe, 2

Betis: Pau; Barragán (Joaquín, m. 46), Mandi, Bartra, Feddal, Guardado; William, Canales, Lo Celso; Sergio León (Jesé, m. 46) y Loren (Tello, m. 66). No utilizados: Joel Robles; Sidnei, Kaptoum y Lainez.

Getafe: Soria; Damián, Djené, Cabrera, Olivera; Foulquier, Arambarri (Flamini, m. 62) Maksimovic, Portillo (Cristóforo, m. 76); Mata y Molina (Ángel, m. 85). No utilizados: Chichizola; Ignasi Miquel, Duro y Samu Sáiz.

Goles: 0-1. M. 20. Cabrera. 0-2. M. 43. Mata. 1-2. M. 75. Joaquín.

Árbitro: Martínez Munuera. Amonestó a Arambarri, Mata, Joaquín y Mandi. Árbitro de VAR. Álvarez Izquierdo.

Benito Villamarín. 46.657 espectadores.

El repaso del Getafe al Betis en el primer tiempo fue morrocotudo. La diferencia fue tremenda entre un equipo vigoroso y otro cansado, cascado mentalmente después de su eliminación copera, asfixiado por pelear en tantos frentes sin, quizás, tener tanta plantilla para eso. Desde el primer minuto se vio claramente que solo había un equipo sobre el césped del Benito Villamarín, futbolistas que llegaban siempre un segundo antes que su rival, un grupo que había preparado el partido durante toda la semana conociendo los puntos débiles de un Betis desangrado, donde sus futbolistas principales, caso de Carvalho, Canales o Lo Celso, fueron una sombra de lo que suelen ser, aplastados por la magnífica intensidad del Getafe.

Por algo el equipo madrileño se presentó como el cuarto clasificado, lleno de guerreros, ocupando con sentido todos los espacios y forzando al Betis al error. Nunca tuvo salida el equipo andaluz, más vertical que en otras ocasiones, perdido en un marasmo por la ausencia de frescura mental y sometido a la disciplina de un rival que machacó al Betis en el eje, ahí donde sus futbolistas claves apenas pudieron dar un paso. El primer gol del Getafe volvió a desnudar las carencias del equipo de Setién a balón parado. Sergio León dejó centrar con comodidad a Portillo y Cabrera irrumpió con fuerza para cabecear con suavidad y colocar el balón con sutileza después de un gran salto.

El Betis fue un fantasma, golpeado por el gol, se mostró incapaz de competir. El Getafe, muy suelto, comenzó a combinar y a superar las líneas del Betis con una asombrosa facilidad. Portillo y Foulquier, que se cambiaban constantemente de bandas, formaban un lío en cada jugada. La tuvo Jorge Molina, que falló, pero luego se la puso de cine a Mata para que hiciera el segundo ante la salida de Pau. Un jugadón fantástico que demostró el buen nivel de los dos delanteros del Getafe.

Setién movió muy bien las piezas al descanso. El Betis, con un planteamiento muy valiente, mejoró en su fútbol. Dos jugadores, William Carvalho y Joaquín, tuvieron la personalidad de tirar de sus compañeros para poner al Getafe en apuros. Lo Celso tuvo la ocasión de acercar en el marcador al Betis, pero Soria reaccionó muy bien. Los verdiblancos insistieron, se hicieron con el balón y apretaron. Joaquín marcó un golazo y metió en el partido al Betis, que lo intentó hasta el final. En esos minutos, el Getafe tiró de oficio y supo manejar bien los tiempos para llevarse una victoria que sabe a gloria a Bordalás y sus jugadores. Tiene mucho mérito lo que está haciendo este Getafe, que combina a la perfección el rigor táctico y físico con la sutileza de jugadores como Portillo, la inteligencia de futbolistas como Jorge Molina o la contundencia de un grupo de uruguayos que le dan una enorme alma competitiva al conjunto madrileño, dueño con todo merecimiento de la cuarta plaza. En el Betis, a pesar de su buen ejercicio, se ciernen tiempos tormentosos con esa protesta de la grada sobre la figura de Setién. “No ayuda”, declaró Joaquín al respecto a la finalización del encuentro.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información