Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ricky Rubio: “¡Claro que me imagino ganando a los Warriors!”

El base de Utah, de 28 años y en su octava temporada en la NBA, afirma que atraviesa por el mejor momento de su carrera y que aspira a lo máximo

Ricky Rubio, en el reciente Utah-Warriors.rn Ampliar foto
Ricky Rubio, en el reciente Utah-Warriors. AFP

Ricky Rubio cumplió ayer 28 años. Hace 14, cuando jugaba en el Joventut, se convirtió un 15 de octubre en el debutante más joven en la historia de la Liga ACB. Ahora acaba de emprender su octava temporada en la NBA. Es la segunda con Utah Jazz, equipo con el que la pasada campaña alcanzó los playoffs por primera vez en su carrera. Tras eliminar a Oklahoma City, fue superado por Houston Rockets en las semifinales de la Conferencia Oeste. Este curso, su ambición y la de su equipo es máxima. Utah no ha ganado nunca el título, las dos veces que disputó la final fue en 1997 y 1998 con John Stockton y Karl Malone y la última en que alcanzó la final del Oeste fue en 2007 con Deron Williams, Fisher, Boozer, Okur y Kirilenko.

Pregunta. Los especialistas pronostican que Utah acabará cuarto en el Oeste. ¿Es su nivel?

Respuesta. Colocarnos ahora en el escalafón es tan complicado… Son 82 partidos y una victoria más o menos te puede situar al final una o dos plazas más arriba o más abajo como sucedió el año pasado. Es difícil predecirlo, pero sí que nos sentimos un equipo importante. Podemos hacer grandes cosas y confiamos en nosotros mismos.

P. Apenas se han reforzado. ¿No lo necesitaban?

R. Sufrimos muchas lesiones en los inicios de la pasada temporada, pero las cosas acabaron funcionando. Hemos mantenido el bloque pensando en la continuidad. Eso infunde mucha confianza tanto por parte del entrenador como de los jugadores.

P. ¿No necesitan nuevos alicientes, alguna novedad en su estilo de juego?

R. La ventaja es que sabremos mejor los sistemas. La pasada temporada comenzamos a jugar mejor a partir de enero. Ahora, esperamos hacerlo mejor ya desde el principio y que eso nos proporcione un mejor balance de victorias. Entonces acabamos contentos, pero con la experiencia que acumulamos el año pasado, podemos dar un salto adelante.

P. Aquel último tramo en la fase regular fue espectacular, con 29 triunfos y solo seis derrotas.

R. Eso demuestra el carácter de este equipo. Las cosas no pintaban muy bien. Y al final confiamos en nosotros mismos, continuamos con el plan que teníamos y acabamos con un récord positivo: 48 triunfos y 34 derrotas.

P. En defensa fueron uno delos mejores bloques, ¿les falta afinar en ataque?

R. Siempre se puede mejorar: en ataque, más. Pero si hablas con el entrenador te dirá que en defensa también. La defensa debe ser nuestra base. Gobert es un seguro. Con él, sabemos que a nuestros rivales les cuesta finalizar cerca del aro. Eso nos da mucha confianza a los jugadores de perímetro y nos permite ser más agresivos.

P. Se pronostica también que va a proseguir la hegemonía del campeón de las dos últimas campaña, Golden State Warriors, que además ha incorporado a un all-star como DeMarcus Cousins.

R. Es un equipo especial y lo está demostrando con sus resultados y su juego. Ha subido el nivel. Pero no es invencible y todos pueden tener una mala racha. En cualquier caso, nosotros tenemos que hacer las cosas muy bien.

P. El viernes perdieron frente a ellos, aunque solo por un punto y con una canasta sobre la bocina de su excompañero Jonas Jerebko. ¿Cree que les pueden superar en un playoff a siete partidos?

R. Hombre, claro: ¡si no te lo imaginas, entonces no hace falta jugar! Tienes que imaginarte que puedes ganar a los mejores, en este caso, a Golden State. El año pasado por ejemplo les ganamos tres de las cuatro veces que jugamos en la fase regular. Eso demuestra que si hacemos las cosas bien podemos superarlos.

P. El fichaje de LeBron James por los Lakers ¿complica todavía más la ya exigente Conferencia Oeste?

R. En el Oeste el nivel ya era muy alto, imagínate ahora. ¿Lo complica? Al final tenemos que ser nosotros mismos para poder entrar en playoff y jugar como jugamos a finales de la pasada temporada. Pero sí. Tener a LeBron, que ha estado en ocho finales seguidas… No se debe descartar a ningún equipo en el que juegue él. Y además los Lakers cuentan con una plantilla joven, con gran talento, son peligrosos.

P. ¿Considera que los Celtics, ahora ya recuperados Gordon Hayward y Kyrie Irving, pueden estar a la altura de los Warriors?

R. Ya fueron un equipo muy peligroso y muy bien estructurado la pasada temporada. Es verdad que en los playoffs les faltaron dos o tres jugadores importantes. Pero lo bueno de ese equipo es el equipo en sí, que juega muy bien y sabe sacar rendimiento de todos los que lo forman.

Todos los equipos se basan en las estrellas y el ataque, nosotros somos diferentes: nos basamos en el bloque y en la defensa

P. ¿Hasta qué punto se pueden dosificar durante una temporada regular tan larga cuando se produce esa igualdad al final de la misma?

R. Sobre todo en el Oeste cada partido cuenta y es importante empezar ganando. A nosotros nos pasó factura ese mal inicio. Teníamos un equipo con jugadores bastante nuevos y con un sistema diferente a cualquier equipo de la NBA. Eso requiere tiempo y con la baja de Gobert y alguna más, se complicó todo. Una vez cambiamos el chip y el ritmo, acabamos jugando los tres últimos meses a un gran nivel.

P. Asegura que son un equipo diferente. ¿Por qué?

R. No tenemos una superestrella, jugamos mucho en equipo, como un bloque y a partir de la defensa. Un poco al contrario que la mayoría. Casi todos los equipos juegan basándose en grandes estrellas y a partir del ataque. En nuestro caso, la defensa es nuestro ataque. Empezamos desde allí.

P. ¿Ven definitivamente a Donovan Mitchell como su líder?

R. Sí, confiamos mucho en él y, aunque todavía es un jugador de segundo año, tiene un gran peso en el equipo, por no decir el que más. Es un jugador especial, muy atlético, de los que salen muy pocos y lo tenemos que aprovechar. Posee un carácter que pocos tienen, comparable a un All Star y a un Hall of Fame como Dwyane Wade.

Con Raúl López, mejoró mi confianza. Estoy en el mejor momento de mi carrera por juego, por físico y por mentalidad

P. Lleva dos años trabajando durante el verano en Barcelona con Raúl López, pero ahora lo ha hecho en Salt Lake City. ¿Cómo fue?

R. El entrenador (Quin Snyder) me preguntó por él y me dijo si quería que ayudara al equipo. Raúl ya conocía Utah (jugó allí entre 2003 y 2005) y está encantado. Va y viene y seguirá haciéndolo toda la temporada. Trabaja sobre todo con los bases. Con él, mejoró mi confianza y el final de la pasada temporada fue el mejor tramo de mi carrera.

P. ¿Triunfará pronto Luka Doncic?

R. Sí. Es otro jugador especial. Aunque sea tan joven ya ha sido profesional durante dos o tres años, brilló en el Eurobasket y ha sido MVP de la Euroliga, la segunda mejor Liga del mundo. Está capacitado de sobras para tener un peso específico en Dallas Mavericks y para ser importante en la Liga.

P. Usted cumple 28 años. ¿Cómo se ve?

R. Estoy en mi mejor momento un poco por todo, por juego, por físico y por mentalidad. Todo va acompañando y se nota.

P. Este curso acaba contrato. ¿Cuál es su idea al respecto?

R. El club tiene opción de ofrecerme una ampliación durante la temporada. Tendría que mirar si hay algún plazo. Para ser sincero, ni lo sé. Sino, el 1 de julio seré agente libre. No tengo una idea predeterminada, ya me lo plantearé, no es algo que me preocupe mucho.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >