Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pablo Fornals: “Lo más importante del fútbol es la colocación”

Heredero del estilo que marcaron Xavi e Iniesta, el centrocampista del Villarreal, que se enfrenta este sábado al Atlético, viene de clasificar a la Sub'21 para el Europeo de 2019

Villarreal Atletico de Madrid
Pablo Fornals posa en un hotel de Las Rozas, Madrid.

La barba incipiente y el razonamiento discreto disimulan los rasgos juveniles de Pablo Fornals (Castellón de la Plana, 1996), el mediocampista que varios de los ojeadores más activos de Europa insisten en identificar con el eslabón destinado a continuar la tradición de Iniesta y Xavi. Viene de culminar la fase de clasificación para la fase final del Europeo Sub-21 de 2019 (0-1 en Albania y 2-7 en Islandia) y se dispone a medirse al Atlético en Vila-real, este sábado. 

Pregunta. ¿Se siente parte de la escuela de Iniesta y Xavi?

Respuesta. Puede ser. España es la cuna de muchos jugadores que no se sabe si son mediapuntas, extremos o mediocentros.

P. ¿Qué recuerda de los partidos que jugó contra Iniesta?

R. Que cada vez que controlaba el balón el tiempo se paraba. Él decidía lo que era el partido. Si quería darle velocidad al juego el Barça iba más rápido, si quería controlar, todos se tranquilizaban y tocaban.

P. ¿Hablaron alguna vez?

R. No, nunca. Tuve la suerte de coincidir un par de veces con él en Las Rozas, cuando nos subieron a los de la Sub-21 a entrenar con la absoluta, pero más allá de la cordialidad dentro del campo no he hablado mucho con él.

P. Cuando usted jugaba en el Málaga, Iniesta comentó a sus compañeros de selección que le habría gustado verle convocado con la absoluta.

A veces por moverme tanto yo mismo me cierro líneas de pase o se las corto a compañeros mejor colocados. Pero es mi forma de entender el fútbol, estar siempre activo buscando la pelota

R. Los que venimos de equipos más humildes, los que no hemos tenido la suerte de jugar en equipos como el Barcelona, tenemos que trabajar mucho más y correr el doble para tener la mitad de veces el balón que ellos. Que Andrés tenga buenas palabras para mí es un halago. Es un subidón para cualquier persona. Él es un superdotado con el balón en los pies.

P. ¿Qué significa ser un superdotado con el balón en los pies? Pocas veces se ve entre profesionales un regate tan difícil como el que le hizo a Iñigo Martínez. ¿Cree que eso solo está al alcance de superdotados?

R. Eso es una acción técnica que sale bien, pero nada más lejos de considerar que es la prueba de que alguien es un superdotado. Porque la jugada acabó en nada. Nos robaron la pelota. No pienso que eso me ponga por encima de Iñigo. Es una acción del juego de la misma manera que dos jugadas más tarde Iñigo Córdoba, un compañero de la Sub-21, me hizo un caño que no salió en la tele pero tuvo más mérito porque él no perdió la pelota. Lo mío fue un gesto bonito, sin más.

P. ¿Hay jugadores de highlights de televisión más que de competición?

R. Todos hemos visto highlights de muchos jugadores. Son acciones que casi nunca reflejan la realidad de un partido. Son diez segundos dentro de un partido de 90.

P. ¿Cómo empezó a jugar?

R. De pequeño era hiperactivo. Mis padres decidieron desgastarme por las tardes para que pudiera dormir. Con cuatro años me inscribieron en natación y en el cole me apuntaron a un equipo de fútbol sala. Ahí empecé a dar patadas a un balón y vieron que se me podía dar bien.

P. ¿Cuál es su primer recuerdo del fútbol?

R. Mi equipo de fútbol sala. He tenido la suerte o la desgracia de ser de la última generación de los niños que nos pasábamos jugando en el parque; no teníamos tiempo ni tampoco se podían ver tantos partidos en la tele. Veíamos lo que podíamos y normalmente en diferido. Preferíamos estar en el parque con dos piedras haciendo porterías, o en la puerta de un garaje, que viendo la tele. Además, soy un poco tosco para la tecnología. Ahora tengo una consola por si me aburro mucho.

P. Hay ojeadores que le ven correr por la cancha con tanta desesperación pidiendo la pelota que han llegado a pensar que usted ama tanto este juego que sería futbolista sin cobrar.

De niño me gustaba Ronaldinho, Ronaldo, Adriano, Zidane... Eran jugadores desequilibrantes. Ahora son más difíciles de encontrar porque el fútbol ha cambiado

R. Cuando acaba el partido salen los datos con los kilómetros recorridos y yo no siento que me haya movido tanto. Lo que intento es ayudar a mis compañeros y darles la mejor opción en todo momento. Es verdad que a veces por moverme tanto yo mismo me cierro líneas de pase o se las corto a compañeros mejor colocados. Pero es mi forma de entender el fútbol, de estar siempre activo, buscando la pelota, rompiendo líneas, jugando hacia adelante, que mis compañeros me vean desmarcado; y luego en defensa intentar hacérselo lo más difícil posible a los rivales. En la Liga española, cada vez que te paras das facilidades al rival.

P. Suele hacer 13 kilómetros por partido repitiendo esfuerzos muy intensos. ¿Estas estadísticas se la dan los pulmones o su deseo de entrar en contacto con la pelota?

R. Un poco todo. Tienes que estar preparado físicamente. No soy el jugador más rápido del mundo ni el más determinante. Pero puedo aguantar a un buen ritmo. Tengo que aprovecharlo en los partidos. Si en el minuto uno me hago una carrera con el central o el pivote igual no gano, pero en el 90 es más probable que gane yo. Ahí me noto más fresco que otros compañeros y otros rivales.

P. Se le ve furioso cuando falla un pase. ¿Puede ser tan frustrante como perder un partido?

R. No quiero decepcionar a mis compañeros. Esto son pequeños detalles. De un pase mal dado puede venir un gol en contra o una ocasión clara que haga que el otro equipo se venga arriba. No me gusta perder balones, ni hacer un mal control.

P. ¿Qué es lo más importante del fútbol? ¿El control, el pase, el gol…?

R. La colocación. La orientación corporal. Se trabaja mucho el pase. Se busca dar el pase tenso y todo eso. Pero una buena orientación corporal, solo eso, puede librarte de una línea de presión entera… si haces bien el control.

P. ¿La orientación del cuerpo en el espacio es congénita o se puede adquirir?

R. Uno lo tiene que tener dentro. Pero todo es entrenable.

P. Usted es interior. Pero ahora en el Villarreal le están colocando de mediapunta. ¿No se encuentra más cómodo marcando los tiempos del juego?

R. Hoy me veo mejor de mediapunta. Pero si jugamos contra un equipo que se encierra mucho igual me siento más cómodo de mediocentro. Depende del rival. De cómo estén los compañeros y tú a la hora de controlar. A veces es muy difícil tener ocasiones cuando un equipo está muy cerrado, o incluso controlar el balón en medio de tanta gente. Hay días que te encuentras más a gusto con la pelota lanzando contras y otras veces llegando tú.

P. ¿Cómo se adapta un interior nato a la vida en la mediapunta en el 4-3-1-2 de este Villarreal?

R. Para la figura del mediapunta, o del interior, o del extremo que se mete entre líneas en el 4-3-3, es muy importante tener delanteros que se muevan mucho, que se desmarquen, que te saquen a los centrales de su sitio para que no sepan si ir, venir o salir. Luego el trabajo de los mediocentros es tirar. Es un trabajo de conjunto que hace que el rival separe las líneas para que tú puedas estar más solo ahí arriba y recibir con tiempo.

P. ¿Qué clase de jugador quería ser de pequeño?

R. A todos nos gusta marcar goles. Cuando marcas un gol la sensación es muy bonita. Me gustaba Ronaldinho, Ronaldo, Adriano, Zidane... Eran jugadores desequilibrantes. Ahora son más difíciles de encontrar porque el fútbol ha cambiado.

P. ¿Por qué ha cambiado?

R. Los defensas y los porteros están mucho más preparados. Los equipos trabajan mucho mejor la defensa y es más complicado que un solo jugador desequilibre a tres o cuatro. Las ayudas son constantes. Las líneas están más apretadas.

P. ¿Cómo ve a la selección absoluta? ¿Es más vertical o sigue elaborando las jugadas como siempre?

R. Se dice que son más verticales cuando marcan muchos goles. En el momento en que ganen por 1-0 y sigan teniendo el 70% de posesión dirán que es la selección del toque. La virtud está en tocar y ser profundos.

P. ¿Cómo valoras la clasificación de la Sub-21 para la Eurocopa de 2019?

R. Nos hemos clasificado primeros de grupo con bastante margen. Igualmente la derrota contra Irlanda nos dejó tocados. Creo que somos una generación muy buena y nos dolió porque queremos hacerlo bien. Si nos pasa en el Europeo al día siguiente estaremos en España. Fue una advertencia.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >