Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fenati: una mamarrachada, dos carreras en casa

La FIM sanciona al piloto italiano por tocar el freno de su rival en plena carrera de Moto2

Momento en el que Fenati toca el freno de Manzi. Ampliar foto
Momento en el que Fenati toca el freno de Manzi. EL PAÍS

Lo que se vio durante la carrera de Moto2 del GP de San Marino fue un rifirrafe entre Romano Fenati y Stefano Manzi que llegó demasiado lejos. El segundo se pasó de frenada y sacó al primero de la pista hasta en dos ocasiones. Cansado de tanto error, Fenati decidió darle un toque de atención a su rival. A su manera: con ambos situados en paralelo en la recta de meta, el subcampeón de Moto3 del curso pasado trincó la maneta del freno de Manzi, cuya moto le dio un buen meneo, además de pasar de 217 km/h a 121 en tan solo siete metros.

“Me adelantaba, frenaba, me volvía a adelantar. Me sacó de la pista una segunda vez. Ya sé que lo que he hecho no es justificable, pero no puede ser que siempre sean los mismos los que molestan”, declaraba a Movistar Fenati (Ascoli Piceno, 22 años; equipo Marinelli Snipers), que fue excluido de la carrera inmediatamente. Las excusas le sirvieron de bien poco ante el panel de comisarios de la Federación Internacional de Motociclismo, que además le sancionó después con una suspensión para las próximas dos carreras, la de Aragón y la de Japón, por “conducir de manera irresponsable” e infringir así “muy seriamente” el reglamento. El mismo artículo sirvió para sancionar también a Manzi (Rimini, 19 años, equipo Forward), a quien se le impuso una penalización de seis posiciones en la parrilla de salida del GP de Aragón.

La última vez que a un piloto se le negó la participación en un gran premio fue en 2005. Ocurrió después de una carrera en Japón en la que Jorge Lorenzo provocó un accidente tras una maniobra mal ejecutada. Y era reincidente. Al propio Lorenzo la sanción a Fenati le parece correcta. “Solo así entenderá que no lo debe volver a hacer”. Pero hubo otros que la juzgaron por insuficiente, como Márquez, o Crutchlow, que aseguró que, si por él fuera, no le dejaría volver a correr.

Más información