Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El salto del Betis se llama William Carvalho

El fichaje del mundialista y campeón de Europa por Portugal sitúa al club andaluz tras los grandes de la Liga

William Carvalho (en el centro), en un entrenamiento.
William Carvalho (en el centro), en un entrenamiento.

Un aire de satisfacción rodea a Ángel Haro, presidente del Betis, y Lorenzo Serra Ferrer, vicepresidente y director deportivo del conjunto verdiblanco, cuando posan con el delantero canterano Loren, recién renovado por el Betis hasta 2022 por una cláusula en torno a 45 millones de euros. Es la última operación efectuada por el sexto clasificado de la Liga en el pasado ejercicio, cuando de la mano de Enrique Setién cuajó una excelente segunda vuelta que le permitió regresar al fútbol continental. El mejor Betis después de los años de mandato de Manuel Ruiz de Lopera dio el primer salto en el pasado mercado invernal, cuando Serra acometió el fichaje de Marc Bartra por 10 millones de euros al Dortmund.

El crecimiento se ha asentado en esta pretemporada con la llegada de los porteros Pau López y Yoel Robles, acompañados del mediático japonés Inui y Canales, muy del gusto de Setién. Todos llegaron libres y sin tener que pagar traspaso. El pasado 13 de julio, el Betis decidió dar el segundo paso, con el que pretende consolidar su apuesta, el fichaje de William Carvalho, mundialista y campeón de la Eurocopa 2016 con Portugal y líder del centro del campo del Sporting de Portugal.

Un producto de la cantera del Sporting luso

William Carvalho (Luanda; 1992) es un centrocampista de 26 años que ha desarrollado su carrera en el Sporting de Portugal, donde se asentó procedente de su cantera en el curso 13-14 y de la mano del técnico Leonardo Jardim, ahora en el Mónaco. 47 veces internacional con Portugal, fue campeón junto a Cristiano Ronaldo de la Eurocopa 2016. Pretendido por varios clubes europeos, Carvalho ha firmado al final por el Betis. Será bético 2023.

El club andaluz no dudó en pagar 25 millones de euros entre fijos y variables por Carvalho, lo que convirtió su adquisición en la segunda más cara en la historia de la entidad después de la de Denilson, fichado en 1997 por Lopera al São Paulo a cambio de 30 millones de euros. Entonces, el fichaje del brasileño por el Betis fue el más caro de la historia del fútbol. La llegada de Carvalho, acompañado de jugadores como Guardado, Javi García, Tello, Joaquín, Inui, Bartra o Canales, responde a una política del club de crecimiento para convertirse en el líder del segundo escalón de la Liga. “Carvalho nos va a dar experiencia, calidad, inteligencia en el campo y un plus de competencia en nuestra plantilla. Cuando llega a tu plantel un futbolista de esta categoría, el resto de futbolistas se contagia e intenta crecer en su rendimiento, con lo que sale ganando el colectivo”, argumenta el propio Serra.

Un mensaje al exterior

“La llegada antes de Bartra y ahora de Carvalho son señales que el Betis envía al fútbol español y europeo. Generan confianza y credibilidad en nuestro proyecto”, matiza el director deportivo del conjunto andaluz. “Si fichamos a otro futbolista de ese nivel, ya no habrá sensación de extrañeza porque el Betis es capaz de hacerlo. Queremos futbolistas que ilusionen al beticismo y que transmitan al exterior la fiabilidad de nuestro proyecto”, continúa Serra, pendiente ahora de convencer a João Mário, compatriota de Carvalho y jugador del Inter, para que recale en el Betis.

Desde el punto de vista táctico, el atrevido sistema de juego que pone en práctica Setién obliga también a la llegada de futbolistas como Carvalho. “Es un punto de equilibrio”, señala Serra. Además del desembolso en el traspaso, la entidad bética entra en el club de los equipos que pagan millonarias fichas a sus futbolistas. Según publicó la prensa portuguesa en los días previos al fichaje, el Betis elevó a cerca de tres millones de euros anuales el sueldo de algo menos de dos que Carvalho percibía en el Sporting. “Carvalho es un futbolista extraordinario, que nos va a dar un montón de cosas con balón y sin balón”, afirma Setién cada vez que se le pregunta por el centrocampista. El agente de Carvalho, Pere Guardiola, con buena relación con Serra, le insistió al futbolista en lo bien que se iba a sentir dentro del estilo de juego que proclama Setién. El propio técnico llamó a Carvalho para acabar de convencerlo y fichar por el Betis.

El 17 de julio, a las seis de la tarde, cerca de 10.000 béticos asistieron a la presentación de Carvalho como jugador del Betis. “Queremos que el beticismo esté feliz y poco a poco vamos creciendo”, culmina Serra.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.