Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Tour comienza con drama para dos favoritos que pierden tiempo: caída de Froome y avería de Quintana

La victoria del sprinter colombiano Fernando Gaviria, primer líder, en segundo plano por las peripecias del inglés, que pierde 51s, y Nairo, que cede 1,15s

tour de francia
Froome recupera corriendo su bici tras la caída. AFP

¿El drama nace solo, del azar, accidental, súbito, o es el producto del deseo de venganza, de la mala fe, del anhelo de dolor, de una mala conjunción astral? En el Tour y en la vida la respuesta la tienen los poetas.

No la tiene Fernando Gaviria, que corrió una etapa paralela en un pelotón paralelo, el capullo de sus compañeros del Quick Step, que corren ajenos a los miedos y pesadumbres de todos los demás, y parece que vuelan por las largas rectas de Vendée bajo el sol de julio deslumbrantes con un colombiano, no un belga como siempre, a rueda. Le llevan y le depositan como un paquete urgente en la meta de Fontenay-le-Comte, donde gana con gran ventaja sobre Peter Sagan, y como el eslovaco hace unos años, como los más grandes de la historia, se viste de amarillo al final de la primera etapa de su primer Tour. Fernando Gaviria, su victoria, su maillot, el primero de un colombiano desde que el amarillo en el Tour de 2003 le costó a Víctor Hugo Peña la riña con Lance Armstrong, personifica la paradoja colombiana, la historia de siempre en el Tour: cuando el sprinter luce feliz su dentadura blanca y levanta los brazos, un escalador sufre. Y casi sádico el sprinter tan joven, 23 años aún, describe más sonriente aún la locura de un sprint, y cómo disfruta, salvaje, y la adrenalina le sale por las orejas.

Colombia ganó la etapa y, quizás, perdió el Tour de Francia. Nairo rompió su bicicleta y perdió 1m 15s; Egan Bernal, su heredero proclamado, entró con él, detrás. Pero el drama lo había empezado a desencadenar Froome, caído, entre pensamientos torvos del tipo el que siembra recoge. Pero perdió menos que Nairo, solo 51s, como Porte, que entró a su rueda en el caos, un final que arrasó hasta con el buen orden y la asepsia del Sky, desperdigado.

A algunos viejos sabios en la sala de prensa el Tour les olía a sangre. Faltaban aún kilómetros para terminar una etapa que sumergía en dulce siesta a los que contemplaban el paisaje en televisión, pero quien preveía la tragedia, y la viera tan clara como si la deseara, se crecía sin límites. Presiento que alguien atacará a Froome, un espectador o así, y tendrá que retirarse antes de terminar, afirmaba el más preclaro de entre ellos. Y será afortunado si eso le ocurre, continuaba; no ganará cinco Tours como Merckx pero como Merckx será el único ganador de Tour atacado por un espectador, y empezaba a contar, inflamado, sin fin, el puñetazo en el hígado del caníbal en las curvas del Puy de Dôme.

Así va la clasificación

Nombre Diferencia
1 GBR Geraint Thomas 83h 17:13
2 NED Tom Dumoulin + 01:51
3 GBR Chris Froome + 02:24
4 SLO Primoz Roglic + 03:22
5 NED Steven Kruijswijk + 06:08
6 FRA Romain Bardet + 06:57
7 ESP Mikel Landa + 07:37
8 IRL Dan Martin + 09:05
9 RUS Ilnur Zakarin + 12:37
10 COL Nairo Quintana + 14:18
Nombre Puntos
1 FRA Julian Alaphilippe 170
2 FRA Warren Barguil 91
3 POL Rafal Majka 76
4 GBR Geraint Thomas 74
5 NED Tom Dumoulin 63
6 SLO Primoz Roglic 56
7 IRL Dan Martin 41
8 COL Nairo Quintana 40
9 EST Tanel Kangert 39
10 NED Steven Kruijswijk 36
Nombre Puntos
1 SVK Peter Sagan 477
2 NOR Alexander Kristoff 246
3 FRA Arnaud Démare 203
4 GER John Degenkolb 178
5 FRA Julian Alaphilippe 143
6 BEL Greg Van Avermaet 134
7 ITA Andrea Pasqualon 115
8 GBR Geraint Thomas 110
9 ITA Sonny Colbrelli 104
10 IRL Dan Martin 98
Nombre Diferencia
1 ESP MOVISTAR TEAM 250h 24:53
2 BRN BAHREIN - MERIDA + 12:33
3 GBR TEAM SKY + 31:14
4 NED LOTTO NL - JUMBO + 47:24
5 KAZ ASTANA PRO TEAM + 1h 15:32
6 GER TEAM SUNWEB + 1h 58:54
7 FRA AG2R LA MONDIALE + 2h 15:49
8 USA BMC RACING TEAM + 2h 35:45
9 BEL QUICK-STEP FLOORS + 3h 06:17
10 AUS MITCHELTON - SCOTT + 3h 13:41

Froome no tuvo tal honor. Se cayó, como muchos esperaban, como se cayó antes de empezar el Giro, como se caen muchos favoritos que no llegan serenos a la salida de las carreras, como se cayó Contador en la primera etapa del Tour de 2016, donde las playas de Normandía. Una caída triste y vulgar a la salida de una curva contra el prado de hierba tan verde que la clorofila tiñó de verde su maillot blanco soberbio. Una caída que su compañero y amigo galés Geraint Thomas intentó convertir en trama para Shakespeare, en asunto de comienzo de tragedia y venganza, hablando al principio de que alguno del pelotón le había empujado. Pero cuando se le apremió a Thomas, se desdijo. La verdad es que no lo he visto, aclaró.

La caída no fue tan banal, sin embargo, ni sus consecuencias. Fue la chispa que despertó a todos cuando no quedaban más de seis kilómetros de etapa. El resto, el escenario necesario, lo dispuso no una tormenta ni un bosque oscuro, sino el progreso en forma de lucha contra el exceso de velocidad en las carreteras rurales, una señal más de maltrato a los pueblos, como proclaman los alcaldes contra París tan exagerado. Las chicanes inesperadas y las isletas y las rotondas y todos los elementos que ralentizan las carreteras son enemigos mortales de un pelotón lanzado, guiado por el estrés. Después de las caídas iniciadas en uno de los embudos, a Nairo se le rompieron las dos ruedas de su bicicleta al tragarse una isleta que había salvado por los pelos su guía, Bennati. Marchaba entonces, cuando se paró y dejó la bici en la cuneta esperando repuestos, a 3,6 kilómetros de la llegada. 601 metros más adelante, ya dentro de la zona de seguridad de los últimos tres kilómetros, la avería habría sido una anécdota sin castigo. Que hubiera ocurrido así habría sido un milagro imposible el día de la condena de los grandes. También era inevitable la soledad con la que tuvo que afrontar el momento que le puede costar el Tour y que puede aclarar la tricefalia de su equipo. El pelotón estaba tan lanzado al olor del sprint que cuando sus compañeros (Bennati y Amador) pararon para esperarlo y acelerarlo hasta la meta ya habían pasado centenares de metros. Y su compañero Rojas, el que tiene como obligación dejarle su bici en estos casos, se había quedado cortado en una caída kilómetros antes.

“Al menos no me he roto nada”, dijo Froome y dijo Nairo, quien añadió, porque el drama no ha hecho más que comenzar, “y al menos también Froome perdió tiempo”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información