Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dani Pedrosa: “Todavía estoy considerando las opciones que tengo”

El piloto de Honda habla sobre su futuro incierto en Montmeló, aunque no explica cómo puede seguir en MotoGP ni descarta la retirada

Dani Pedrosa, en una abarrotada sala de prensa en Montmeló. Ampliar foto
Dani Pedrosa, en una abarrotada sala de prensa en Montmeló. Repsol Media

“Me dicen que he hecho un Griezmann”, concede. Y sonríe. Hay que explicarle la comparación, que Dani Pedrosa no es muy futbolero. “Resulta que Griezmann convocó una conferencia de prensa para no decir nada”, le apuntan. Y vuelve a sonreír. Se marcha, feliz, tranquilo, tal y como llegó. Y deja a los periodistas igual, cariacontecidos, expectantes. No ha despejado ninguna duda. Dijo que este jueves en Montmeló hablaría sobre su futuro. Y parece que esa era su intención. Pero, llegado el momento, seguimos sin saber qué hará el próximo año, cuando Jorge Lorenzo se suba a su Honda. En una críptica conferencia de prensa, el piloto catalán apenas advirtió que está estudiando “diversas opciones, todas buenas”. Aunque no pudo concretar si su futuro seguirá ligado a MotoGP o a otro campeonato de velocidad, como hicieron otros antes que él, que se marcharon a Superbikes, por ejemplo, aunque no parece lo más probable. Tampoco descartó que la retirada esté entre una de esas opciones que baraja, pero no suena descabellado si uno analiza su discurso, enigmático hasta el agotamiento, por otro lado.

Este, su 18º año en el Mundial de motociclismo, siempre con una Honda, será su último curso como piloto oficial del equipo Repsol después de 13 años cubiertos de victorias. 13 años en los que solo faltó una cosa: ganar el título de campeón en la categoría reina después de que, antes de dar el salto en 2006, lograra de manera consecutiva un título en 125cc y dos en 250cc.

El piloto de Sabadell, de 32 años, quiere acertar en su decisión después de que se le comunicara, durante el Gran Premio de Italia, dos semanas atrás, que Lorenzo le sustituiría como piloto oficial del equipo Honda a partir de la próxima temporada. Y por mucho que en Montmeló hablara de acuerdo mutuo, para él fue una sorpresa. Un jarro de agua fría. “Como cuando uno cree que su relación va bien y, de repente, su novia le dice que se ha acabado. Si te han dejado alguna vez podrás entender ese sentimiento”, explicaba una persona cercana al corredor. Por supuesto, Pedrosa era consciente de que Honda se planteaba un cambio, pues el director del equipo, Alberto Puig, había llamado a otras puertas. Pero también había visto cómo sus posibles sustitutos, uno tras otro (primero Zarco, luego Dovizioso, también Mir) preferían desarrollarse y ganar peso en otras estructuras como KTM, Ducati o Suzuki. Pareciera que no tuvieran más remedio que ofrecerle la renovación. Hasta que tozudo, Lorenzo convenció a Honda de que podría ser competitivo con esa moto. De que le sobraba motivación.

Por todo eso, si Pedrosa no ha explicado todavía qué hará no es porque no lo quiera o no lo pueda contar, es que realmente no ha decidido sobre su futuro. “He contado las cosas como son. Todavía estoy considerando las opciones que tengo”, decía. “Lo siento. Siento que haya venido tanta gente, pero no puedo decir mucho. Deseaba poder decir algo claro ya en este gran premio, pero lamentablemente las cosas no están tan claras como querría. Tengo bastantes opciones, pero todavía no están tan claras”. Así se había arrancado Pedrosa. Y fue difícil tirarle más de la lengua. “Necesito tiempo para pensarlo, no quiero correr y tomar una decisión equivocada”, afirmaba.

Si bien, sí explicó que hace tiempo que barrunta un cambio. “Ya hace dos años que vengo pensando en estas cosas. Son muchos años juntos y siempre está bien tomar un poco de perspectiva para ver las cosas. Necesito buscar nuevos retos. Ha llegado un momento y tengo una edad como para empezar a ver qué puedo hacer en el futuro”, apuntaba. Hace dos años, la última vez que renovó con la fábrica japonesa, llegó a firmar un precontrato con Yamaha. Estaba decidido a cambiar de moto, pero aquellos se decantaron por Maverick Viñales. Y Pedrosa se quedó en Honda.

Pedrosa, en el Gran Premio de Italia. ampliar foto
Pedrosa, en el Gran Premio de Italia. REUTERS

Quién sabe si ya entonces pensó seriamente en retirarse. Pero, puntualmente lo ha hecho, obligado por las circunstancias, por los días de hospital, por las visitas al quirófano, tan de su día a día. De hecho, llegó a tomarse un tiempo, al inicio del año 2015, para buscar solución a unos dolores en el antebrazo: síndrome compartimental, se llama. Sufrió tanto en la primera carrera del curso, en Qatar, que decidió parar temporalmente. Sin fecha de regreso. Volvió para correr en Le Mans, tres grandes premios después. “En muchos momentos sufres más que disfrutas la competición, solo piensas en ganar y olvidas por qué empezaste”, decía en una entrevista con EL PAÍS hace exactamente un año.

Han sido muchas las caídas y muchos los días empañados por el dolor. Esta temporada, en solo seis carreras, ya ha pasado en dos ocasiones por el hospital. La primera, tras una carrera, en Argentina, en la que fue atropellado por Zarco. Y salió volando. El resultado: fractura del radio distal. Y una necesaria intervención quirúrgica. La segunda, tras una carrera, en Jerez, en la que chocó con Lorenzo. Y salió volando, otra vez. El resultado: la cadera inflamada y llena de líquido. Se sentía desolado, explican amigos de la familia. Un año más empezaba el curso mermado físicamente.

Con todo, en estas dos semanas, Pedrosa ha ponderado otras opciones más allá de la retirada. Existe la posibilidad de seguir corriendo. De hacerlo, por ejemplo, con una Yamaha en un equipo satélite, ese que se empezó a armar, con el patrocinio de un gigante como Petronas, para asegurar la continuidad de Lorenzo en el Mundial. Un proyecto por construir que ahora podría darle a uno de los mejores pilotos de MotoGP una segunda oportunidad. Si bien, el catalán no se refirió expresamente a ello este jueves.

A su llegada a Montmeló, Pedrosa es el 12º clasificado, con tres ceros y ningún podio todavía. Con 31 victorias en la categoría reina, 54 en total (y es el séptimo con más triunfos, empatado con Mick Doohan), el catalán ha logrado, hasta la fecha, ganar un mínimo de dos carreras por año desde que llegó a MotoGP. Además, es el tercer piloto con más grandes premios disputados. Ahora suma 283, por detrás de Rossi (371) y Capirossi (328).

Más información