Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lopetegui: ‘scouting’, cantera y un revés en el Oporto

La brillante labor de Lopetegui en las inferiores de La Roja choca con una mala experiencia en Portugal, la única en un club de élite

Lopetegui, en su presentación como seleccionador de España.
Lopetegui, en su presentación como seleccionador de España.

Cuando Julen Lopetegui se presentó como nuevo seleccionador de España en Las Rozas el 21 de julio de 2016 aseguró que no llegaba a La Roja para acometer una revolución después de los fracasos del Mundial 2014 y la Eurocopa 2016. Con una experiencia brillante a los mandos de las categorías inferiores de la selección y un tachón en su primera aventura en la élite como técnico del Oporto, Ángel María Villar recurrió a él como relevo de Vicente del Bosque. Los dirigentes optaron por un hombre de carácter continuista, conocedor de la casa y, lo más importante, del grueso de jóvenes jugadores llamados a coger galones en el obligado relevo generacional de la absoluta: Isco, De Gea, Thiago, Morata, Carvajal, Koke o Rodrigo, entre otros. Con ellos levantó el Europeo Sub-21 en 2013, su conquista de mayor caché hasta la fecha.

Su sobresaliente labor al mando de los jóvenes talentos nacionales le abrió las puertas de su primera experiencia en la élite a nivel de clubes: el Oporto. Era el cuarto reto en los banquillos para el guipuzcoano desde que en 2003 el Rayo Vallecano recurriese a él para llevar las riendas del equipo tras el descenso a Segunda. Su periplo fue tan breve como gris: 11 partidos, dos victorias, dos empates y siete derrotas que le costaron la destitución.

Su fracaso en Vallecas le llevó a alejarse de la pizarra durante prácticamente cinco años. No lo hizo del fútbol y en 2006 Ramón Calderón le incorporó al organigrama deportivo del Real Madrid como responsable de los ojeadores internacionales del club. Lopetegui se mantuvo en los despachos dos años, hasta que en junio 2008 los dirigentes le ofrecieron regresar a los banquillos para dirigir al Real Madrid Castilla en Segunda División B. Firmó tres años y con un grupo sin muchos prodigios en el que se asomaban mínimamente Nacho, Cheryshev o Marcos Alonso, Lopetegui finalizó la temporada en sexta posición con un balance de 18 victorias, nueve empates y 11 derrotas.

Pero, a pesar de su satisfactoria labor, la llegada de Florentino Pérez a la presidencia supuso una recomposición de la estructura formativa en la que no se encontraba Lopetegui. Después de un año sabático, el todavía seleccionador recibió una llamada de la Federación para formar parte del cuerpo técnico de las categorías inferiores. Es, hasta la fecha, su etapa más larga y prolífica como entrenador. Lopetegui se mantuvo cuatro años en los que dirigió a la selección sub-19 y sub-20 hasta 2012 y posteriormente se hizo cargo de la sub-21.

La consecución del Europeo sub-19 en 2012 y del sub-21 en 2013 propiciaron su salto a la élite en el verano de 2014. El Oporto y la Champions eran el escenario para un Lopetegui que se marchó de Portugal sin ningún título. De más a menos, firmó una notable primera campaña con un segundo puesto en Liga y los cuartos de final en Europa y terminó despedido en enero de 2016, tras solo cuatro meses en su segundo curso.

El borrón de Portugal no le impidió alcanzar la absoluta. Elegido como hombre para renovar a La Roja, solo dos semanas después de ampliar su contrato hasta 2020 y a tres días de su gran reto, el Mundial, se abre otro nuevo para Julen, el Madrid.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.