Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cazorla regresa al Villarreal

El centrocampista asturiano deja el Arsenal y hará la pretemporada con el equipo castellonense con la esperanza de volver a jugar al fútbol después de superar una decena de operaciones y 20 meses de baja

Cazorla, en un partido contra el Zaragoza en 2010.
Cazorla, en un partido contra el Zaragoza en 2010.

Santi Cazorla vuelve a casa. Lo anuncian el Villarreal y Cazorla en un vídeo con imágenes y jugadas del jugador vestido de amarillo, compartido en las redes sociales. El centrocampista asturiano realizará la pretemporada con el club castellonense. El mismo club al que llegó Cazorla en el verano del 2003, en el que completó su formación y le convirtió en un jugador de élite, en internacional en 78 ocasiones con España, con la que se proclamó campeón de Europa en 2008 y 2012, además de estar presente en el Mundial de Brasil en el 2014.

“El mensaje es para confirmaros a los aficionados del Villarreal que haré la pretemporada con el equipo. Ojalá pueda recuperar el nivel para poder defender esta camiseta en un club muy especial para mí como sabe todo el mundo. Quiero agradecer que me den la oportunidad de poder volver a la que considero mi casa. Muchísimas gracias a todos”. Con la sonrisa de siempre, Cazorla ha hecho pública la buena nueva que se venía anunciando en los últimos días, y tras terminar su vínculo contractual con el Arsenal, club en el que ha estado vinculado las últimas seis temporadas y en el que conquistó tres FA Cup y otras tantas Community Shield a las órdenes de Arsène Wenger. La entidad londinense le ofreció la posibilidad de pasar a formar parte de la estructura técnica si decidía colgar las botas. Cazorla no quiere abandonar el fútbol con la amargura que ha padecido en los últimos tiempos, ausente desde hace 20 meses de los terrenos de juego. Su último partido lo disputó el 19 de octubre del 2016 en un enfrentamiento de Champions ante el Ludogorets.

A partir del 9 de julio, fecha en la que el Villarreal iniciará la pretemporada, Cazorla, a sus 33 años, va a intentar ser de nuevo futbolista en su hogar y vestido de amarillo, toda vez que se siente recuperado de la infinidad de problemas físicos que desde hace cinco temporadas le han obligado a pasar por el quirófano en una decena de ocasiones y temiendo quedarse inhabilitado para el fútbol y con problemas para caminar y hacer vida normal en su día a día. Si las sensaciones físicas de Cazorla son óptimas, el Villarreal le ofrecerá un contrato por una temporada.

El mundo del fútbol adora a Cazorla, por su juego y su forma de ser, un Iniesta extrovertido, querido por compañeros y contrarios, idolatrado desde su irrupción en la élite en el Villarreal que marcó un estilo y admiración, juntándose en un mismo vestuario Riquelme, Senna, Pirès o Forlán, dirigidos por Manuel Pellegrini. En sus inicios en el equipo castellonense coincidió con Héctor Font, un canterano de Vila-real con el mismo buen gusto por el balón. “Para los que lo conocemos y los que le hemos visto, que vuelva Santi Cazorla es un regalo que nos da el fútbol”, considera Font, que en la actualidad forma parte del organigrama de la cantera del Villarreal. Cazorla también dejó huella en su cesión en el Recreativo de Huelva y en el Málaga, traspasado por el Villarreal por 20 millones de euros en el verano del 2011.

Las lesiones han marcado la vida deportiva de Cazorla, que evitaron que en su currículo figurará el Mundial conseguido por España en el 2010 en Sudáfrica. Le apartó del éxito una hernia discal. Posteriormente, en septiembre 2013, en un amistoso frente a Chile con la selección española, se produjo una fisura en el hueso del talón derecho de la que tardó en recuperarse y le obligó a jugar con dolor en los meses siguientes. Con el Arsenal, dos cursos después, se rompió el ligamento externo de la rodilla izquierda. Finalmente, el talón de Aquiles ha sido su criptonita en los dos últimos años y le ha obligado a pasar por el quirófano en nueve ocasiones tras sufrir una infección en su primera intervención que casi le deja inválido. Pero Cazorla nunca perdió el optimismo y la sonrisa. Su esperanza es volver a disfrutar con un balón en los pies en su casa. En el Villarreal.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información