Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
WEC

Así se preparó Fernando Alonso para ganar las 6 Horas de Spa

Un ingeniero de Toyota relata la dedicación del asturiano en su preparación para el Mundial de resistencia "Me ha sorprendido su motivación"

Alonso conversa con los ingenieros de Toyota en Spa.
Alonso conversa con los ingenieros de Toyota en Spa. Getty Images

En Toyota se frotaban los ojos: “Me ha sorprendido lo motivado y lo involucrado que está Alonso, pensé que sería más relajado”, asegura el español Alfonso Calabia, ingeniero de control de sistemas. El equipo japonés era claro favorito en las 6 Horas de Spa, pero el piloto asturiano, que hace una semana estaba sentado en un monoplaza de Fórmula 1, tenía el reto de adaptarse a una competición completamente diferente en un tiempo récord. Y en su debut cantó bingo ganando la carrera junto a Sébastien Buemi y Kazuki Nakajima.

El ingeniero ponía un ejemplo: “Yo siempre envío un correo, cada noche o antes de cada sesión, con todos los cambios que habrá en la parte de control, que es bastante importante… Normalmente son correos que se leen, pero él los contestaba desde el hotel a las 12 de la noche, diciendo que igual no deberíamos probar esto o lo otro”. Son sensaciones compartidas públicamente por todo el personal de la marca japonesa, encantada con el tirón de Alonso. “El impacto es grande”, reconocía Rob Leuden, director del equipo. “Es bueno para Toyota y para el WEC”.

Uno de los aspectos que destacan es su capacidad para pensar como un ingeniero. “Es uno de los motivos por los que Fernando se ajusta tanto al coche. Intenta entender lo que hay detrás”, señala Calabia. “Hemos tenido otros pilotos que venían de la Fórmula 1 y no cambian de esa mentalidad de martillazo al freno y luego suelto un poco. Aquí es más suave: intentar regenerar energía sin perder tiempo”, detallaba el ingeniero, que trabajó con Alonso en el simulador para pulir su capacidad para aprovechar la energía eléctrica. “Ha llegado a un nivel de detalles muy alto, que el resto de pilotos aun están aprendiendo", argumenta el técnico, especializado, entre otras cosas, en el control de tracción y la distribución de energía, muy importante para la parte híbrida. Toyota, de hecho, es el único equipo que cuenta con esta tecnología, lo que le da una ventaja sobre el resto de competidores. En el circuito belga le valió para hacer doblete.

Otro de los aspectos que ha causado buena impresión en el equipo ha sido su capacidad para interactuar con los compañeros. Primero, asombró demostrando que se sabía la carrera del año pasado después de visionarla desde una cámara subjetiva. "¡Pero cómo te puedes saber la carrera de Spa entera!", exclama Calabia. "Le Mans todavía, ¿pero Spa?". Y con esa capacidad de aprendizaje ha sabido asumir la filosofía de la competición. "Una de las partes más importantes es la relación con otros pilotos. Aquí no luchan entre ellos para hacer que el coche que sea suyo. Eso no lo ves en ninguna categoría de monoplazas. Es otra cosa que me sorprende, Alonso viene aquí para hacer el grupo más fuerte".