Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Nacho está preparado y ansioso por medirse a Neymar”

El padre del zaguero y uno de sus entrenadores más importantes durante su etapa de formación en Valdebebas le consideran preparado para un reto del calibre de marcar al brasileño

Nacho durante un partido esta temporada.
Nacho durante un partido esta temporada. AFP

Hace poco más de dos años, en el verano de 2016, Nacho Fernández le planteó al Real Madrid la opción de abandonar el club. El zaguero tenía una importante oferta de la Roma y entendía que quizá era el momento adecuado de buscar desafíos de otro calibre. La cabeza le decía que, alcanzada la élite y con méritos de sobra a su espalda, se había ganado sentirse un hombre clave. Ser titular. El Madrid dio respuesta a sus inquietudes: lo sería en Chamartín. La confianza que le mostró el club le llevó a fiarse de lo que siempre le había pedido el corazón, pelear por triunfar en el Bernabéu. Olvidado aquello, Nacho afronta este miércoles el reto más mediático y complejo desde su ascenso al primer equipo en la temporada 13/14: marcar a Neymar Júnior.

La confirmación de la sanción a Dani Carvajal por forzar una amarilla le convirtió hace una semana en el lateral derecho titular del Madrid para la noche de mayor trascendencia de la temporada. Su misión, sostener a uno de los jugadores más desequilibrantes del planeta. Un duelo vibrante que conforme se acerca la cita invita a rememorar aquellos asfixiantes marcajes en Chamartín de Pérez García al británico Kevin Keegan, del Hamburgo, en la Copa de Europa de 1980 o el de Chendo a Diego Armando Maradona en el Madrid-Nápoles de 1987. El desafío no intimida a Nacho. "Ni mucho menos", asegura su padre, José María Fernández. "Lleva preparándose para retos así toda su vida. Está listo para afrontarlo. No está asustado, todo lo contrario. Está igual de ansioso que Neymar por jugar este partido. Es un gen que te inculcan en el Madrid", desvela el progenitor del defensa, que incide en ese carácter ganador. "Sabe de la trascendencia que tendrá, que si lo hace bien le alabarán y si fracasa le señalarán. Hay gente que ante situaciones así siempre te dice: 'joder, vaya marrón tiene'. Pero ya te digo que el pensamiento es el contrario, es el de ojalá me den todos los días partidos así".

Poco rastro queda ya en Nacho de aquel canterano polivalente propicio para completar la plantilla que promocionó Carlo Ancelotti meses después de que José Mourinho le abriese las puertas del vestuario de manera ocasional. Su fiabilidad le ha convertido en un jugador fundamental, tanto en el campo como en el vestuario. Es, por detrás de Casemiro, Kroos, Marcelo y Cristiano Ronaldo, el jugador que más minutos ha disputado en lo que va de temporada, 2.347. "Siempre, desde su llegada, ha sido muy respetado por el grupo. Afianzó su peso en el vestuario porque es obseso de los entrenamientos y de las competiciones internas que hacen. Es un líder natural", cuentan desde el club.

"Nadie pensaba que podía llegar hasta donde está"

Pero el camino hasta el punto actual no ha sido precisamente sencillo. Nacho no era un adelantado durante su etapa de formación en Valdebebas. Su nombre nunca estuvo en ningún informe de canteranos con proyección de alcanzar el primer equipo. "Nadie pensaba que podía llegar hasta donde está. Siempre tuvo una competencia muy grande y se creía que había jugadores más válidos que él para promocionar", asegura Alejandro Menéndez, su entrenador en el Juvenil A, primero, y en el Real Madrid Castilla después. "Supo tener mucha paciencia. Fue salvando esas dificultades, el estar siempre por detrás. Otros aparentemente tenían una mayor proyección, pero el que está ahí es él. Tuvo que superarse a sí mismo y ese camino fue tan árido y exigente que le ha valido para ser un jugador clave en el Madrid", añade Menéndez. No duda de que el zaguero pueda encargarse de frenar a Neymar: "Por supuesto. Esa mezcla de paciencia y madurez le ha hecho un jugador con muchísima seguridad en sí mismo. Se le ve confiado en el campo, con soltura y fluidez".

No será su primera titularidad en una gran eliminatoria europea. Tiene experiencia. La temporada pasada disputó los 210 minutos de los cuartos de final frente al Bayern de Múnich como central. Tampoco será la primera vez que se enfrente al PSG. De hecho, es el único jugador de la plantilla que le ha hecho un gol al equipo parisino con la camiseta del Madrid. Fue en el Bernabéu, en la fase de grupos de la Champions 2015/2016.

Aquel día sustituyó a Marcelo en lateral izquierdo. Mañana ejercerá por la derecha. Y enfrente, esta vez, no tendrá a un cualquiera. A Nacho le espera Neymar.

Más información