Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Valverde: “No espero un partido duro ni agresivo”

El Barcelona visita Cornellà y su técnico llama a la normalidad tras los recientes incidentes que provocaron que Competición abriera un expediente a Piqué y a Busquets

espanyol - barcelona Ampliar foto
Ernesto Valverde, durante la conferencia de prensa. EFE

Nada como la abrupta naturalidad del técnico Ernesto Valverde para calmar los ánimos antes de un derbi en Cornellà-El Prat. Incluso antes de un derbi como este (domingo, beIN LaLiga, 16.15), que llega tras la eliminatoria de Copa del Rey, esa que concluyó con las críticas de Sergio Busquets a sus rivales y con un Gerard Piqué que se refirió a su contrincante como el “Espanyol de Cornellà”, por mucho que el equipo fuera fundado en la ciudad de Barcelona en 1900.

Pese a la denuncia posterior del Espanyol y al expediente abierto a los dos jugadores azulgrana, el entrenador del Barcelona trató de apagar cuantos fuegos se le ponían por delante, consciente de que es lo mejor para la disputa de un partido que ya irá lo suficientemente cargado de emociones: “Se hace mucho ruido de muchas cosas y luego, al final, la gente es mucho más normal que todo eso. Me remito a partidos que hemos jugado en el campo del Real Madrid o al último en el del Espanyol. Había tensión porque todos queríamos pasar a la siguiente ronda, pero fue un partido normal. Este partido será duro por la dureza del rival, pero no en cuanto a que haya juego fuera de lo normal”.

El técnico, que acudía este mediodía a Cornellà-El Prat para estrechar la mano de su homónimo Quique Sánchez Flores y posar para las cámaras, como manda la tradición, no se plantea dejar en el banquillo a Iniesta por pensar que el juego vaya a ser más duro de lo normal, ni tampoco a Piqué, señalado incluso mucho antes de los cuartos de la Copa por la afición blanquiazul.

“No espero un partido duro ni agresivo. Si Iniesta tiene que descansar no será por esa circunstancia, sino por otras cuestiones. Llevamos mucha carga de partidos y tendremos que distribuir bien los minutos”, señaló. Lo mismo con Piqué –“Lo enmarcamos todo dentro de la rivalidad. Si se hace mucho más grande es porque hay que generar expectación”, dijo–, aunque en este caso el técnico dispone de menos variantes para suplir al central del Barça, por mucho que haya llegado Yerry Mina, adaptándose como está al equipo en plena temporada. Sin Vermaelen y con la baja ya de Mascherano, Umtiti y el defensa catalán formarán como pareja central en la zaga.

Valverde espera un partido difícil, eso sí. “Ellos intentarán jugar con entusiasmo, presión, y tratarán de repetir el resultado de la Copa (1-0 en la ida, 1-2 fue el resultado final). Nosotros intentaremos, si podemos, sorprenderles a ellos también. Aunque, después de dos partidos de Copa, que están recientes, las sorpresas serán pocas. Estos partidos son especiales, se juega con el corazón y eso hay que ponerlo en el campo también”, señaló.

Para el Barça, indicó el entrenador, es un partido importante, aunque a diferencia de otras ocasiones en las que los azulgrana han visitado el campo del Espanyol esta vez la victoria no es una urgencia. Aun así, Valverde no se quiere relajar, ni que lo hagan los suyos: “No me quiero tranquilizar con ese pensamiento de que tengo margen de error. Es un pensamiento erróneo, porque te puede llevar a cometer fallos. Quedan mucha Liga y muchos partidos por decidir. Nuestra intención es ganar y sumar tres puntos”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información