Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fernando Alonso concluye 38º en las 24 Horas de Daytona

El coche del asturiano perdió las opciones de pelear la carrera por un problema en los frenos. Antonio García, tercero en GTLM

Las 24 horas de Daytona para Alonso duraron mucho menos de un día. Poco antes del ecuador de la carrera, cuando su Ligier se quedó sin frenos en la recta de meta, se esfumaron 22 vueltas y todas sus aspiraciones: “Estuvimos 40 minutos en el garaje, perdimos cualquier opción ahí”, explicó Alonso en uno de los vídeos que subió en las redes sociales durante la prueba. Lastrado por los problemas mecánicos, el coche del asturiano concluyó 38º en la general, 13º en prototipos, donde Daniel Juncadella fue undécimo. La victoria se la llevó el Cadillac nº 5 de Albuquerque, Barbosa y Fittipaldi. El madrileño Antonio García subió al podio con un tercer puesto en GTLM; mientras que el catalán Miguel Molina acabó 17º en GTD.

“Podríamos haber estado en el podio si no hubiéramos tenido problemas mecánicos”, explicó Alonso en la rueda de prensa posterior a la carrera. A pesar de los problemas, las numerosas averías que sufrió el coche no echó por tierra su objetivo primordial en Daytona: empaparse de todo lo que rodea a una carrera de resistencia de cara a las 24 Horas de Le Mans, cuya participación podría anunciarse el 9 de febrero. Ahí intentará hacerse con una de las tres joyas que conforman su deseada triple corona, junto al Gran Premio de Mónaco de Fórmula 1, que ya ha ganado, y las 500 Millas de Indianápolis, que intentó sin éxito el año pasado. Por el camino, Alonso ha puesto el foco mediático en carreras que solo seguían los más entendidos.

“He conducido cerca de ocho horas y tengo los músculos entumecidos. He disfrutado muchísimo, aunque por desgracia la carrera ha estado llena de percances y problemas que nos hicieron perder muchos minutos”, contó el español nada más bajarse del coche en otro vídeo en las redes. “Todo lo que se ha aprendido, a ponerlo en práctica en el futuro”, analizó el asturiano, muy cómodo en el show que rodea este deporte en América.

Update pre stint 3. #wakingup

Una publicación compartida de Fernando Alonso (@fernandoalo_oficial) el

En la carrera, el coche de Alonso no cumplió una de las claves de estas pruebas de largo aliento: hay que sobrevivir 20 horas y luchar las últimas cuatro, pero sí se curtió en algunas las situaciones que podrá encontrarse en Le Mans, como, por ejemplo, sacarle rendimiento a un coche compartido con otros dos compañeros y con reglajes comunes.

Alonso fue el que arrancó la prueba y se mantuvo a medio minuto del líder en la primera hora. Su turno duró casi dos horas y en la vuelta 66 finalizó su primer relevo para dejarle el coche a su compañero Phil Hanson, de solo 18 años. En ese tiempo, Alonso pudo liderar en un par de ocasiones la carrera, un dato que luego exhibió en las redes, aunque solo fuera fruto del desfase en la estrategia de paradas.

El primer percance grave llegó a las ocho horas, cuando Hanson sufrió un pinchazo y en el siguiente turno de Fernando Alonso apareció el problema con los frenos, que dejó el coche muy tocado hasta el final de carrera, y luego Lando Norris también tuvo que lidiar con fallos en el embrague, cuando veía en el horizonte a los 10 primeros. El británico, canterano de McLaren, fue una de las sorpresas para el equipo, rapidísimo toda la prueba. A él le tocó sacar el Ligier a pista con la bandera a cuadros, después de una última hora prácticamente de refugio en el garaje. 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información