Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Niezhmetdínov, genio desconocido (y V)

Una imprecisión de Lev Polugayevsky en el Campeonato de Rusia de 1958 permitió al maestro tártaro hilvanar una larga y espectacular combinación

Cerramos la serie dedicada a Rashid Niezhmetdínov (1912-1974) con su obra de arte más conocida. La creó frente a Lev Polugayevsky, una de las grandes estrellas soviéticas, en el Campeonato de Rusia de 1958. A partir de su típico planteamiento creativo y arriesgado, incluso con las piezas negras, Niezhmetdínov aprovecha una imprecisión de su ilustre adversario para hilvanar una larga combinación muy espectacular, siempre al filo del abismo, que culmina con el paseo del rey enemigo hacia el cadalso.

Quien haya disfrutado de estos cinco vídeos se preguntará sin duda por qué el nombre de este tártaro genial no figura con letras de oro en los anales del ajedrez. Le tocó nacer en un mal momento, tuvo muy mala suerte y fue uno de tantos grandes talentos soviéticos que apenas pudo viajar fuera del telón de acero. Es verdad que muchos grandes maestros de la URSS tenían un sueldo mensual por el mero hecho de serlo, pero muy pocos alcanzaban el gran privilegio de jugar torneos en países occidentales. Aun así, Niezhmetdínov logró ser uno de los más brillantes de la historia.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.