Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere el exatlético Panadero Díaz, la sombra de Jimmy Johnstone

El defensa argentino ganó con el Atlético entre 1973 y 1977 una Liga, una Copa y una Intercontinental

Panadero Diaz
Panadero Díaz, con el Atlético. DIARIO AS

Los setenta fueron años de contrastes en el mundo del fútbol. Una era en la que convivió el fútbol total del Ajax con una mayoría de equipos de pierna fuerte y trincheras repartidas por el 105x60. Uno de los representantes paradigmáticos de ese fútbol de pelo en pecho fue Rubén “Panadero” Díaz, bravo defensor bonaerense fallecido este martes a los 72 años en la Fundación Favaloro, en Buenos Aires (Argentina), durante el proceso de una intervención quirúrgica en la aorta abdominal.

Conocido universalmente como Panadero por el trabajo que desempeñaba su padre, el melenudo zaguero se formó en Racing de Avellaneda, equipo con el que debutó en la élite en 1965. Dio sus primeros pasos en el Cilindro como defensa central, demarcación que ocupó hasta que el técnico Juan José Pizutti detectó que sus condiciones eran ideales para actuar como lateral izquierdo, la ubicación que ocupó con éxito durante el resto de su carrera. Era un lateral férreo, agresivo, un marcador capaz de anular a la figura rival de turno. Durante siete temporadas en La Academia ganó una Liga Argentina, una Copa Libertadores y la Intercontinental de 1967. En este último torneo ejerció por primera vez de pareja de baile del extremo escocés Jimmy Johnstone, al que desquició en el encuentro disputado en Glasgow.

Tras un breve paso por San Lorenzo de Almagro, aterrizó en el Vicente Calderón para luchar por un hueco en el costado izquierdo de la defensa. Jugó cuatro temporadas en el equipo colchonero, en el que ejerció de competencia incansable por el dorsal número tres con José Luis Capón. En esa etapa contribuyó al logro de una Liga y una Copa, pero si por algo se le recuerda entre la afición colchonera es por su duelo al sol con Jimmy Johnstone, el diminuto extremo del Celtic de Glasgow, con quien se vio las caras en la ida de las semifinales de la Copa de Europa de 1974, la conocida como Batalla de Glasgow. Escocés y porteño tenían cuentas pendientes desde la Intercontinental de 1967. El pelirrojo lideró a su equipo y fue un martirio constante para Díaz, un defensor implacable que ese día se había dejado crecer la barba para asustar al rival por indicación del Toto Lorenzo. El “3” rojiblanco se vio superado hasta que fue expulsado por el recordado Balaban. Cuando al propio jugador se le preguntaba por la tarjeta roja, señalaba: “Me expulsaron porque le pegué una patada en las costillas a Johnstone, que me estaba dando un baile impresionante y me volvía loco”.

Aquella expulsión dejó a Panadero sin jugar la vuelta de las semifinales ni la final ante el Bayern de Múnic. El argentino aprovechó la circunstancia para poder visitar a su madre, gravemente enferma. En aquel momento, el fútbol pasó a ser algo secundario para Díaz, que se enteró de la derrota atlética en la final de Heysel por los periodistas. Tras su etapa en el Atlético, el zaguero volvió a su país para retirarse en Racing en 1977. Al colgar las botas ejerció de ayudante de Alfio Basile en diversos equipos, entre ellos en el Atlético de Madrid.

Rubén Osvaldo “Panadero” Díaz Figueras, futbolista y técnico, nacido en Buenos Aires el 8 de enero de 1946; fallecido en Buenos Aires el 16 de enero de 2018.

Más información