Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenidos tres jugadores de la Arandina por un delito sexual

La denunciante, una chica de 15 años, confesó los supuestos abusos a su psicólogo

Salida de los acusados de su vivienda, que ha sido registrada.

Tres jugadores de la Arandina, equipo de Aranda del Duero (Burgos) que milita en el Grupo VIII de Tercera División, fueron detenidos el lunes por un delito de abusos sexuales a una joven, menor de edad, según señalaron este martes fuentes cercanas al caso. Se trata del portero Víctor Rodríguez Ramos, alias Viti, y de los delanteros Carlos Cuadrado Santos (Lucho) y Raúl Calvo Hernández. Los tres —22, 24 y 19 años respectivamente— pasaron la noche en los calabozos de la comisaría de policía de Aranda y ayer por la mañana varios agentes trasladaron a dos de ellos, a Lucho y a Viti, al piso que compartían los tres en ese pueblo burgalés para realizar un registro. Supuestamente fue allí donde presuntamente abusaron de la joven hace unos 10 días.

Las actuaciones, declaradas secretas por el juez que instruye la investigación, se iniciaron a raíz de una llamada de los padres de la joven a la Fundación ANAR, una ONG que atiende a “menores y adolescentes en situación de desamparo”. La chica tiene 15 años, según fuentes cercanas al caso. Estaba en tratamiento psicológico, por lo que acudía a Madrid con sus padres una vez a la semana, a recibir tratamiento. Fue precisamente en la última de esas consultas donde la niña manifestó que tres chicos, jugadores del Arandina, le propusieron tener relaciones sexuales y la invitaron a su piso en Aranda de Duero.

Según ha declarado ella, “una vez allí no quiso seguir con la propuesta y la forzaron”, indican las mismas fuentes próximas a la causa, que señalan que “posiblemente estamos ante un caso parecido al de La Manada de los Sanfermines, porque ella también dice que se sometió para evitar males mayores, pero con el agravante de que es menor de edad”.

La denuncia se cursó finalmente en Aranda de Duero porque los responsables de la Fundación ANAR, que funciona desde los años 70 atendiendo a menores, se dirigieron a la UFAM (Unidad Central de Familia y Mujer de la Policía Nacional), y desde allí les aconsejaron que interpusieran la correspondiente denuncia en el lugar en el que se produjeron los hechos, donde supuestamente residen todos los implicados. Por tanto, la joven no denunció en Madrid,  según desmintieron fuentes policiales.

De lo relatado por la menor, se deduce que los tres presuntos implicados mantuvieron relaciones sexuales con ella en el piso que el Club de fútbol les facilita a los jugadores. Fuentes del entorno, señalaban que alguno de ellos grabó y difundió lo ocurrido, aunque esto no ha sido confirmado.

El Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León emitió un comunicado en el que confirmaba que el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción 2 de Aranda de Duero, en funciones de guardia, había declarado secretas las actuaciones. Además, apuntaba que estaba previsto que hoy pasaran a disposición judicial los tres detenidos. Dos de los jugadores, Viti y Lucho, fueron arrestados en la madrugada del lunes en el piso que comparten, mientras que Raúl Calvo, se presentó horas más tarde voluntariamente en comisaría tras ser reclamado porque se encontraba en Valladolid.

El escabroso asunto, con el caso de La Manada muy vivo en la memoria colectiva, ha conmocionado a esa población de 32.500 habitantes y muy especialmente al equipo en el que jugaban los arrestados, pese a que dos de ellos son de León y uno de Zamora. El entrenador de la Arandina, Diego Rojas, contaba a este diario que los tres estuvieron entrenando normalmente hasta el domingo, que tuvieron partido. Fue el lunes, sobre las dos de la tarde, cuando se enteró de que no irían al entrenamiento de las cinco porque les habían detenido por una supuesta “agresión sexual”.

“A la espera de lo que diga el juez” y con “un secreto de sumario” que “impide hablar a todos los miembros del club”, Rojas se muestra incrédulo: “De entrada no me lo creo, este año tengo uno de los mejores vestuarios que he tenido, chavales muy sanos, nobles y muy majos, jamas me han generado un problema”. Son 20 de plantilla en el Club y no tiene previsto suspender los entrenamientos ni los partidos, aunque reconoce que es un mazazo para todos. “A mí, ahora, más que los partidos, me preocupan los chicos”, decía.

El propio Club confirmaba el arresto de los jóvenes, dando sus nombres en un breve comunicado, en el que no hacía alusión a los motivos. Desde la directiva se mostraban prudentes y pedían que se respetase la presunción de inocencia, además de subrayar que lo ocurrido nada tiene que ver con “temas relacionados con el fútbol o con el club”.

Más información