Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Valverde: “No podemos parar a mirar el paisaje”

El técnico del Barcelona, satisfecho por el rendimiento de su equipo, asegura que no hay tiempo para la tranquilidad sino para seguir compitiendo como mañana ante el Celta

Valverde, en la rueda de prensa antes de medirse al Celta. Ampliar foto
Valverde, en la rueda de prensa antes de medirse al Celta. EFE

Al Barcelona de Luis Enrique se le atragantó en varias ocasiones el Celta, sobre todo en Balaídos, un rival que siempre le presionó arriba y que en ocasiones le desmontó en las transiciones. Ahora, el Celta también sabe a lo que juega el Barça, entre otras cosas porque su técnico es Juan Carlos Unzue, segundo azulgrana en la época de Luis Enrique. “Es un entrenador que conoce perfectamente la casa, sabe cómo se maneja el equipo y ellos siempre quieren ser protagonistas, por lo que imagino que mañana también lo intentarán, con presión alta y diferentes mecanismos”, señaló Ernesto Valverde; “por eso este partido tiene plus de peligrosidad. Cuando juegas contra el Barça, Madrid, Atlético…equipos que tienen estilo de juego muy marcado, siempre planteas cosas diferentes a lo que harías en otros duelos. Y tener el conocimiento de nuestros mecanismos lo considero una ventaja para ellos. Sé que Unzue lo preparará bien y por eso considero el partido peligroso”.

Tras confirmar que tendrá en cuenta los precedentes, Valverde se deshizo en elogios sobre su homólogo. “Unzue está capacitado para dirigir al Barça. Lo conozco desde 1988 y siempre hemos mantenido una buena relación, hemos hablado mucho de fútbol. Está en el Celta, haciendo una buena labor. Siempre ha tenido mucha ilusión por entrenar y espero que tenga muchísima suerte porque es trabajador y buen tipo. Aunque espero que mañana no gane…”, señaló el técnico azulgrana, sabedor de que su equipo está rindiendo por encima de lo esperado porque solo ha concedido dos empates en la Liga –en los desplazamientos al Atlético y Valencia-, también primero de grupo en la fase de Champions y ya en octavos de la Copa. “Hemos cumplido los primeros objetivos y estamos contentos, pero no te puedes parar a mirar el paisaje, no hay un minuto de respiro. Tranquilidad, poca”.

Tampoco la tuvieron los jugadores en la mañana de ayer, dado que varios (Ter Stegen, Rakitic, Busquets, Iniesta, Luis Suárez, Messi, Dembélé, Mascherano, Alba y Umtiti) pasaron el control antidopaje de la UEFA. Y alguno se cayó de la lista para medirse al Celta de forma sorprendente, caso de Semedo y sobre todo Deulofeu. “No está en la lista, pero es que hay una plantilla amplia y a veces unos no entran y otras lista, son otros”, resolvió Valverde, que le animó a persistir: “para ser titular pues tendría que meter muchos goles, tener acierto, que el entrenador lo ponga… Pero eso es para Deulofeu y todos”. Los que sí estarán, sin embargo, son Jordi Alba y Messi, una sociedad que en esta temporada funciona mejor que nunca. “Lo estamos viendo este año como en los anteriores. Son dos jugadores que se sincronizan bien. Jordi entra bien al espacio, sabe leer cuándo romper por detrás de la defensa y Leo tiene una visión periférica fuera de lo normal y sabe ponerle el balón en el momento justo. Nos aprovechamos de ello porque es una de nuestras fortalezas, lo tengo claro”, convino el entrenador azulgrana, que volvió a hacer caso omiso a las preguntas sobre los refuerzos. “Sería desviarnos de la realidad del equipo, que es ganar los próximos partidos. No hay que perder el tiempo y sí centrarse en lo que debemos”, resolvió, aunque también piropeó a sus jugadores por “su gran nivel de activación” en los partidos, independientemente de la dificultad que entraña el rival. Y el Celta, lo será en gran medida.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información