Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mamediárov gana el Gran Premio FIDE y jugará el Candidatos en marzo

Aronián y Jakovenko triunfan en Mallorca, lo que da a Grischuk la última plaza en Berlín

Mamediárov gana el Gran Premio FIDE y jugará el Candidatos en marzo Ampliar foto

La consecuencia principal del Gran Premio FIDE que hoy ha terminado en Palma de Mallorca es que el francés Maxime Vachier-Lagrave, en gran forma durante el resto del año, no se ha clasificado para el Candidatos, previsto para marzo en Berlín. Las dos plazas que faltaban por adjudicar son para el azerbaiyano Shajriyar Mamediárov, quien también gana la clasificación combinada del Gran Premio, y el ruso Alexánder Grischuk. El armenio Levón Aronián y el ruso Dimitri Jakovenko comparten el primer puesto del torneo balear.

Vachier-Lagrave es, junto a Aronián, quien mejores resultados y más calidad han exhibido a lo largo de 2017. Ambos se perfilaban como los principales favoritos para retar a Magnus Carlsen en el duelo por el título mundial, que se disputará en Londres en noviembre de 2018. Pero el francés se ha contagiado en Palma de Mallorca de la escasa combatividad general, o tal vez no haya sabido mantener fuerte su sistema nervioso, una virtud esencial en los momentos decisivos.

Para ganar una plaza en Berlín necesitaba terminar entre los dos primeros de Palma, y lo habría logrado de haber ganado hoy a Jakovenko pero, tras conseguir una posición ventajosa, arriesgó en exceso y perdió. El azerbaiyano Teimur Radyábov también hubiera logrado un puesto en el Candidatos, ganando hoy al húngaro Richard Rapport, pero su fracaso no es una sorpresa porque hace años que muestra debilidad psicológica: hoy no apretó una posición ventajosa, y ofreció tablas sin apurar la lucha. Algo parecido hizo el chino Liren Ding, quien hubiera ganado el Gran Premio si se impone al ruso Yevgueni Tomashevsky, pero prefirió forzar el empate en una posición muy compleja.

Vachier-Lagrave, al inicio de la primera ronda ampliar foto
Vachier-Lagrave, al inicio de la primera ronda

Otro desenlace extraño fue el de la lucha entre el holandés Anish Giri, cuyo rendimiento ha sido muy inferior al habitual, y el español Paco Vallejo, quien desaprovechó una posición muy ventajosa con las piezas negras tras una pelea corta pero intensa, y buscó el empate. Esa actitud del menorquín, residente en Mallorca, resulta aún más extraña si se tiene en cuenta que durante el torneo ha dado algunas muestras de querer arriesgar más de lo que es costumbre en él durante los últimos años; ayer disputó una maratoniana lucha con el ucranio Pável Eliánov, que terminó en tablas tras 140 movimientos. Vallejo ganó al israelí Borís Guélfand, perdió con Radyábov y el indio Pentala Harikrishna, e hizo tablas las otras seis partidas; pierde tres puntos Elo.

La falta de energía de Vachier-Lagrave y Radyábov da las dos plazas pendientes en Berlín a Mamediárov y Grischuk, quienes se unen a los seis ya clasificados; el ruso Serguéi Kariakin, vigente subcampeón del mundo; Aronián y Ding, finalistas de la Copa del Mundo; los estadounidenses Fabiano Caruana y Wesley So, por tener la mejor media Elo del año; y el ruso Vladímir Krámnik, que ha recibido la invitación directa de la organización.

Mamediárov, durante el torneo de Wijk aan Zee (Holanda) en enero de 2016 ampliar foto
Mamediárov, durante el torneo de Wijk aan Zee (Holanda) en enero de 2016

El torneo de Palma completa el Gran Premio 2017 junto con los de Sharjah (Emiratos Árabes Unidos; Vachier-Lagrave, Mamediárov y Grischuk compartieron el primer puesto), Moscú (Ding) y Ginebra (Radyábov). La abundancia de empates con poca lucha y la aversión al riesgo han sido las notas predominantes en los cuatro torneos.

Otro factor negativo a la hora de evaluar el impacto que el torneo ha tenido en el ajedrez balear es la ausencia de una sala de comentarios con público (el comentarista en español, Michael Rahal, estaba sólo en un rincón, tapado por un biombo). La empresa World Chess, a quien la FIDE ha concedido la organización de todo el ciclo del Campeonato del Mundo, pone mucho interés en la decoración de la sala, las atenciones a los jugadores y la retransmisión por Internet; pero ninguno en que cada torneo del Gran Premio deje un sedimento sólido en la ciudad donde se juega.

Paco Vallejo, poco antes del comienzo de la primera ronda ampliar foto
Paco Vallejo, poco antes del comienzo de la primera ronda

Por ejemplo, los organizadores locales (la asociación sin ánimo de lucro Winter Chess, presidida por Sebastià Nadal) y los patrocinadores (Agencia Balear de Turismo, Consejería de Deportes del Gobierno Balear, Fundación Mallorca Turisme del Consell Insular de Mallorca) pusieron especial interés en que hubiese un torneo escolar coincidiendo con la tercera ronda.

Pero se hizo muy poco o nada para que esos niños pudieran interactuar con sus ídolos y hacer preguntas al comentarista. En Mallorca y Menorca hay muchos colegios donde se imparte ajedrez en horario lectivo por parte de monitores, pero apenas se ha hecho algo para que este torneo potenciase una realidad tan esperanzadora.

34 empates con muy poca lucha

Un grupo de escolares posa junto a Hammer e Inárkiev pocos minutos antes de la tercera ronda
Un grupo de escolares posa junto a Hammer e Inárkiev pocos minutos antes de la tercera ronda

L.G.

De las 81 partidas del Gran Premio de Palma de Mallorca, 59 terminaron en tablas (casi un 73%); de ellas, 34 en menos de 30 movimientos (42% del total). Es decir, casi cuatro partidas de nueve, como media aritmética, terminaron cada día tras poca o ninguna lucha. El colmo, que alcanzó tintes vergonzosos, llegó en la quinta jornada -justo en la víspera del día de descanso-, cuando las nueve partidas terminaron en tablas, y siete de ellas rápidamente.

Es impensable que algo parecido pueda ocurrir en ningún otro deporte profesional, porque las normas lo impiden. Las que se han aplicado en ajedrez para impedirlo (prohibición de acordar tablas antes de la jugada 30 o la 40, tres puntos por victoria, etc.) sólo han logrado éxitos esporádicos. Quizá porque una gran parte de los ajedrecistas, profesionales y aficionados, creen que los empates sin lucha no son un cáncer; y tampoco cuidan mucho lo relacionado con la imagen y la comunicación. Al mismo tiempo, la FIDE apenas logra patrocinadores corporativos internacionales. La Federación Española (FEDA) tampoco cuenta con ingresos externos sustanciales, y además se niega a subir el bajísimo precio de las licencias, lo que se traduce en recortes de gastos que van mucho más allá de lo razonable; por ejemplo, que en los Mundiales sub 20 absoluto y femenino, clausurados hoy en Tarvisio (Italia), no hubiera un solo representante del país que más torneos internacionales organiza desde 1988.

Clasificación final (Palma de Mallorca): 1º-2º Jakovenko y Aronián 5,5 puntos; 3º-9º Radyábov, Rapport, Tomashevsky, Nakamura, Svídler, Ding y Harikrishna 5; 10º-12º Inárkiev, Vachier-Lagrave y Eliánov 4,5; 13º-15º Li, Vallejo y Giri 4; 16º Riasántsev 3,5; 17º-18º Guélfand y Hammer 3.

Clasificación final del Gran Premio: 1º Mamediárov 340; 2º Grischuk 336,4; 3º Radyábov 312,8; 4º Liren Ding 311,4; 5º Jakovenko 236; 6º Vachier-Lagrave 231,4; 7º Nakamura 212,8; 8º Svídler 202,8; 9º Nepomniachi 198; 10º Aronián 173; hasta 24 participantes.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información