Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Karim Benzema, contra la ansiedad

Zidane arropa al delantero, que solo marca este curso un gol cada 298 minutos, y al que afectan mucho los pitos del Bernabéu: “Es el mejor”, dice el técnico

Karim Benzema en el último entrenamiento previo al partido contra el Eibar. Ampliar foto
Karim Benzema en el último entrenamiento previo al partido contra el Eibar. EFE

Sigue el Real Madrid - Eibar en directo

A Karim Benzema le definen en Valdebebas como un “personaje especial”. Recuerdan, para explicarlo, la frase que soltó el día después de que su jugada en el Calderón —aquella en la que salió del cerco de Godín, Savic y Jiménez como si tuviera delante una autopista y no centímetros de césped libre de piernas— diera la vuelta al mundo. “Me pareció buena idea”, le dijo a sus compañeros. Lleva el nueve, pero siempre ha sido más diez que nueve.

Esta temporada ha rematado 20 veces, nueve de ellas a puerta, y ha anotado dos goles. Uno cada 298 minutos. Para la mayoría —que vio cómo el día del Tottenham falló uno prácticamente a puerta vacía— es un promedio impropio de un ariete. No para Zidane, su técnico y valedor que siempre ha tenido una relación especial con Benzema. Es el que le ha arropado en toda circunstancia, sobre todo en los momentos más delicados, como la imputación en el caso Valbuena. Y el que ayer le defendió contra viento y marea y elevando el tono de voz, algo que nunca había hecho. “Es una vergüenza que digan [por Gary Lineker] que Benzema está sobrevalorado”, dijo el técnico francés.

Aseguran desde Valdebebas que a Benzema no le afectan las críticas y que lo único que le molesta es la incomprensión de parte del Bernabéu. No la entiende después de llevar tantos años en el Madrid (llegó en 2009) y no acepta que se pite a un jugador del equipo. Esos pitos le generan cierta ansiedad. Desde Valdebebas sostienen que sería el doble de efectivo si jugara a puerta cerrada. Benzema, que siempre tiene la misma cara y no es de expresar mucho sus emociones, dice que un delantero no es sólo gol. “Un delantero centro moderno tiene que tener pase, movimiento, goles y asistencias. Claro que quiero marcar goles, pero lo importante es el equipo y tienes que hacer otras cosas”, explicó el día de su renovación hasta 2021.

Goles y asistencias del francés

2017-18: 8 partidos, 2 goles, 1 asistencia, 596 minutos. Un gol cada 298 minutos.

206-17: 48 partidos, 19 goles. 9 asistencias, 3.239 minutos. Un gol cada 170.

2015-16: 36 partidos. 28 goles. 8 asistencias, 2.593 minutos. Un gol cada 93.

2014-15: 46 partidos. 22 goles. 15 asistencias, 3.669 minutos. Un gol cada 167.

2013-14: 52 partidos. 24 goles. 16 asistencias, 4.050 minutos. Un gol cada 169.

2012-13: 50 partidos, 21 goles, 21 asistencias, 2.880 minutos. Un gol cada 137.

2011-12: 52 partidos, 32 goles 19 asistencias, 3.442 minutos. Un gol cada 107.

2010-11: 48 partidos, 26 goles, 9 asistencias, 2.749 minutos. Un gol cada 106.

2009-10: 33 partidos, 9 goles, 6 asistencias, 1.714 minutos. Un gol cada 190.

El peso del ataque en el Madrid siempre ha recaído en Cristiano Ronaldo. El portugués es el que más echa de menos a Benzema cuando no está porque su juego asociativo le permite llegar al área con mucha más facilidad. En este arranque de temporada, sin embargo, Benzema ha tenido que ser el hombre-referencia en ataque con la baja del portugués. Pero los goleadores fueron otros: Casemiro e Isco en Macedonia, Asensio o el propio CR cuando entró por Benzema en la Supercopa contra el Barcelona. Bale, Casemiro y Kroos en A Coruña y Asensio contra el Valencia. Sí marcó el punta francés contra el Barça en la vuelta de la Supercopa y el pasado sábado en Getafe tras más de un mes KO por un problema muscular.

“Para mí Karim es el mejor, tiene todo lo que tiene que tener un jugador de fútbol. Parece que el nueve del Madrid tiene que meter 50-60 goles, Karim no los va a meter. Va a meter 25-30 y va a ayudar a que se marquen otros 30-40”, aseguró Zidane ayer. Desde que llegó al Madrid, Benzema ha marcado más de 25 goles en tres temporadas (2010-11, 26; 2011-12, 32; y 2015-16, 28).

El francés, que llegó a mayo con cinco kilos menos de masa muscular y que cambió el año pasado su trabajo en el gimnasio —movimientos más cortos que hacen que las fibras sean más explosivas, en lugar de movimientos largos que dan volumen—, siempre ha respondido ante las muestras de confianza de Zidane. El año pasado se desbloqueó contra el Nápoles en la Champions después de una sequía de 40 días. El técnico insistió con él pese al buen estado de forma de Morata. Obtuvo respuesta. “¿Qué si tiene margen de mejora? Sí, claro, él también lo sabe y es lo que está trabajando”, dijo ayer Zizou. En silencio, sin escuchar pitos. Este domingo (20.45, Movistar Partidazo) se mide al Eibar.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información