Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Sevilla reparte beneficios entre sus accionistas

El club andaluz aprueba entregar 15 euros por acción, una condición previa para

que los consejeros cobren un salario

José Castro, presidente del Sevilla. Ampliar foto
José Castro, presidente del Sevilla. EFE

El consejo de administración del Sevilla ha aprobado el reparto de dividendos entre sus 13.000 accionistas. Una medida pionera en el fútbol español que se plasmará en la próxima junta general de accionistas del club andaluz, que se celebrará en diciembre. El Sevilla tiene previsto presentar en la junta un beneficio en el último ejercicio de 22 millones de euros, y cuenta con un presupuesto de 150 millones para este curso. La entidad ha aprobado repartir el 6,5% de ese beneficio, 1,5 millones, entre todos sus accionistas y a 15 euros por acción. Este reparto universal de dividendos no tiene antecedentes en el fútbol de las sociedades anónimas deportivas en España y es condición previa para colocar un salario a la cúpula del club bajo los estatutos de la entidad.

Según el Consejo Superior de Deportes, solo el Córdoba realizó un reparto de beneficios en 2016, aunque de manera bastante peculiar y centrado en su mayor accionista, poseedor del 99% de los títulos del club. Este organismo ha comprobado que la salud económica del Sevilla es muy buena después de las últimas auditorías y está en condiciones de realizar este reparto de beneficios atendiendo a la Ley de Sociedades de Capital.

Hay dos causas principales que explican la medida tomada por el Sevilla. La primera, el deseo de los máximos accionistas de dar un valor a su inversión en el club y no recibir un beneficio del capital invertido en él. La segunda, que se trata de un paso previo, según los estatutos, para que los miembros del consejo de administración puedan recibir un salario.

Ganancias continuas

El Sevilla es una entidad en la que no existe un accionista mayoritario. El gobierno en la entidad andaluza se basa en un equilibrio entre tres fuentes principales de poder. La sociedad Sevillistas de Nervión, donde se encuentra el actual presidente, José Castro, entre otros, que maneja un 15% de las acciones, es la primera. El expresidente Rafael Carrión, con cerca de un 20%, es la segunda pata, mientras que la tercera corresponde al grupo comandado por el también expresidente José María del Nido. Entre sus acciones propias y el apoyo de accionistas como Jesús León, el expresidente controla cerca de un 30% de la masa accionarial. El resto de las acciones del Sevilla, que constantemente se están vendiendo y comprando entre los grandes accionistas, corresponde a accionistas minoritarios, que poseen entre uno y 100 títulos. El grupo Sevillistas de Nervión y Rafael Carrión van, de momento, de la mano. Mantienen diferencias, eso sí, con el grupo comandado por Del Nido en torno a la gestión de José Castro. El presidente actual, no obstante, dirige un Sevilla exitoso en lo económico y en lo deportivo.

Aprobado el reparto de dividendos, los dirigentes del Sevilla podrían ya percibir un salario, algo que los máximos accionistas del club consideran necesario en el desarrollo del fútbol moderno y como ejemplo de transparencia en el funcionamiento de la entidad. El Sevilla ha presupuestado medio millón de euros de salario para los miembros del comité ejecutivo, esencialmente el presidente y el vicepresidente, más dietas a los consejeros por asistir a las reuniones del órgano de gobierno de la entidad. En espera de que se fijen las cifras de manera definitiva, el presidente del Sevilla podría cobrar en torno a 300.000 euros anuales por su dedicación exclusiva a la gestión de la sociedad. Los consejeros solo cobrarían un sueldo en temporadas de beneficios.

La última vez que el Sevilla presentó números rojos fue en 2012. Desde entonces, son ya cinco ejercicios ganando dinero gracias en parte a un modelo deportivo comandado por Monchi, hoy al frente de la confección de la plantilla en la Roma, y basado en las ventas de futbolistas comprados a precios muy inferiores y que se han revalorizado en Nervión. Desde los 2,4 millones de beneficios en 2013 se pasó a los 22 del curso pasado. Este verano, el Sevilla ha gastado 60 millones en fichajes y ha ingresado 77 en ventas.

El consejo sevillista ha aprobado el reparto y el salario del presidente y el vicepresidente, y espera que los accionistas lo aprueben definitivamente en la junta de diciembre. El club confía en mantener la buena racha deportiva (ahora el equipo es segundo clasificado en la Liga, tras el Barcelona) para contar también con el apoyo de la opinión pública a estas innovadoras medidas.

Más información