Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Señores, vamos a fichar a Maradona”

Se cumplen 25 años de la llegada del astro argentino al Sevilla. Fue una petición de Bilardo, le nombraron capitán y dejó numerosos episodios para el recuerdo

Maradona, con la camiseta del Sevilla. Ampliar foto
Maradona, con la camiseta del Sevilla.

El sábado 11 de julio de 1992 Carlos Salvador Bilardo dirigía su primer entrenamiento con el Sevilla. Campeón del mundo con Argentina en 1986 y subcampeón en Italia 90, la llegada del técnico vino acompañada de una petición que el propio Bilardo expresó a Luis Cuervas, entonces presidente del Sevilla, en una reunión el miércoles siguiente a su llegada. “Presi, fichar a Maradona ahora es un regalo”. Bilardo ya conocía el interés de Diego por volver a jugar al fútbol lejos de Nápoles. Cuervas se quedó atónito. Pero era un hombre ambicioso y tenía la intención de construir un Sevilla grande. A partir de ese día, el conjunto andaluz emprendió la ardua tarea de fichar al que fue considerado durante muchos años el mejor jugador del mundo. El fichaje de Maradona por el Sevilla se concretó de manera definitiva el 22 de septiembre de 1992, este viernes hace 25 años, después de una reunión en la sede de la FIFA en Zúrich. Atrás habían quedado multitud de contactos entre el Sevilla y las numerosas partes que actuaban en el fichaje de una estrella como Maradona. Caso de Julio Grondona, presidente de la Asociación de Fútbol de Argentina, que peleó también para desbloquear una situación que se hizo eterna durante el verano de 1992.

Bajo el arbitraje del entonces secretario general Joseph Blatter, los presidentes del Sevilla, el citado Luis Cuervas, y del Nápoles, Corrado Ferlaino, acordaron el traspaso del futbolista. A la cita también acudieron el presidente de la Federación Española, Ángel María Villar, y el de la Federación Italiana, Antonio Matarrese. Del mismo modo, José María del Nido, entonces vicepresidente del Sevilla, asesoró al presidente Cuervas. El desembarco de Maradona en Sevilla fue gestado por personajes del fútbol cuyas carreras han estado salpicadas por la corrupción.

Maradona había aterrizado en Sevilla el 10 de septiembre con su mujer Claudia y sus hijas. Fue recibido en el aeropuerto sevillano por cientos de hinchas andaluces. Amenazó con marcharse ante la tardanza en concretar su fichaje por el Sevilla. “Ya está hecho”, le dijo aquel 22 de septiembre Marcos Franchi, su agente. No había sido nada fácil fichar a Maradona, a punto de cumplir 32 años. "Si no viene Diego, agarro mi valija y me vuelvo", llegó también a amenazar Bilardo.

Sobre el campeón del mundo había pesado una sanción por dopaje de 15 meses que le fue impuesta por la Federación Italiana después de dar positivo por cocaína a la conclusión de un Nápoles-Bari el 17 de marzo de 1991. Maradona tenía contrato con el club italiano hasta junio de 1993 y Ferlaino se negaba a traspasar al que era considerado un dios por su afición, idolatrado por los napolitanos a pesar de su sanción por dopaje y los problemas que había tenido con el fisco italiano. Hubo factores que influyeron en el regreso de Maradona al fútbol español. Primero, lógicamente, los 7,5 millones de dólares que el Sevilla pagó al Nápoles, de los que el propio Diego adelantó tres que luego cobró con una serie de partidos amistosos. Luego, el deseo de la FIFA de que Maradona volviera a disputar el Mundial de Estados Unidos de 1994.

Maradona se encontró en Sevilla con Bilardo, un joven Simeone y un cuerpo técnico argentino a su servicio. Junto a ellos, una plantilla donde veteranos como Diego o Martagón marcaban la pauta. Unas semanas antes de la culminación del fichaje de Maradona, Bilardo se encerró con sus jugadores en el vestuario. “Señores, vamos a fichar a Maradona. Quiero que entiendan que Diego tendrá su sitio principal y nosotros, yo incluido, otro. Él será la figura. Necesito que entiendan esto porque ser Maradona es algo muy complicado”, dijo Bilardo a los jugadores del Sevilla. Y lo entendieron. “Lo primero que hicimos fue nombrarle capitán porque nadie podía imaginarse a Maradona sin el brazalete”, recuerda Juan Martagón, actual delegado del primer equipo y compañero de Maradona junto a otros como Monchi, Suker, Conte, Rafa Paz, Prieto, Unzué o Diego Rodríguez. “Me quedo con que era una persona extraordinaria, muy afable y cercano”, añade Martagón.

Maradona debutó en un amistoso contra el Bayern y disputó su primer encuentro oficial con el Sevilla en San Mamés el 4 de octubre de 1992. El club andaluz disparó su cuota de socios hasta pasar de 26.000 a casi 40.000 abonados en solo tres días, y el nombre del Sevilla fue reconocido internacionalmente. “Cuando llegamos a Buenos Aires a jugar contra Boca había gente colgada en las farolas y en Turquía no podíamos salir del aeropuerto”, recuerda el defensa Prieto, por entonces un joven defensa del Sevilla de 21 años, de las dos giras internacionales que el equipo andaluz emprendió para amortizar el fichaje de Maradona. En su primer encuentro oficial en casa, ante el Zaragoza, marca un gol de penalti. En el camino a sacar un saque de esquina, Maradona da varias pataditas a una pelota de papel de plata lanzada desde la grada. La afición del Sevilla mantendrá esa imagen en su retina.

“Fíjate, yo me había criado viendo a Maradona ganar la Copa del Mundo y lo tenía ahí, de compañero”, recuerda Prieto. Maradona juega 26 partidos de Liga con el Sevilla, y marca cinco goles. A pesar de haber llegado fuera de forma, Maradona hace un esfuerzo y se activa hasta el punto de perder peso y ofrecer alguna actuación sublime con el Sevilla, caso del choque ante el Madrid (2-0). “Diego lo dio todo con nosotros. Fue un año precioso. Se entrenó para perder peso, pero recuerdo cómo sufría por sus tobillos, las entradas que le hacían. Quedamos séptimos, pero nos relanzamos internacionalmente”, recuerda Diego Rodríguez, el hombre que hizo de anfitrión de Maradona en Sevilla.

Maradona sigue siendo un ídolo en Nápoles. ampliar foto
Maradona sigue siendo un ídolo en Nápoles. REUTERS

Compañero de habitación de Monchu, Maradona vivió en Sevilla en la casa del torero Espartaco, se movía por la ciudad con su coche deportivo y llegaba muy justo a los entrenamientos.De hecho, obligó a Bilardo a retrasar las prácticas a la sesión de la tarde. “Nosotros escuchábamos en el terreno de juego el motor del coche de Diego. 'Ahí está', decíamos”, aclara Martagón. Maradona entrenaba sin atarse los cordones por sus problemas de tobillo, fue detenido por la policía por exceso de velocidad, traía hasta Sevilla a cantantes de Argentina que actuaban en su casa, se peleó en su último partido con su benefactor Bilardo y, de remate, el Sevilla le puso un detective para seguir sus andanzas en la noche andaluza. Inolvidable.

Más información