Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Sevilla sufre para seguir en la Champions League

Mal partido de los andaluces ante el Basaksehir, con un milagroso empate a dos que lo coloca en el bombo

Sevilla FC vs Istanbul Basaksehir: Agencia: Getty Images Firma: Aitor Alcalde Pie de Foto: N'Zonzi, ante Visca. En vídeo, declaraciones del entrenador Berizzo. ATLAS
Champions League Cuarta Ronda

FINALIZADO

El balón de Emre, en el minuto 89, dio en el palo con el portero Sergio Rico batido. El marcador señalaba un empate a dos y el gol del Basaksehir hubiera desatado una catástrofe en el Sevilla con su eliminación en la previa de la Liga de Campeones. El palo le regaló al club andaluz 20 millones de euros y toneladas de prestigio deportivo. El Basaksehir, muy digno e inteligente, rozó la clasificación ante un Sevilla en construcción y desfigurado, muy débil en su articulación defensiva, sin mando en el juego y solo salvado por las acciones individuales de elementos como Navas, Ben Yedder, Nolito o Escudero. Los turcos fueron un prodigio de efectividad, ya que tiraron tres veces a puerta y casi hicieron tres goles. El Sevilla, lento y débil, tuvo problemas en ambas áreas. A Berizzo le queda mucho trabajo por delante, aunque, con muchos apuros, ha salvado el primer e ineludible objetivo del Sevilla.

Sevilla

4-3-3

Eduardo Berizzo

1

Sergio Rico

18

1 goles Gol

Escudero

5

Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Clement Lenglet

25

Mercado

21

Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Pareja

10

Banega

15

N'Zonzi

14

Guido Pizarro

11

Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Joaquin Correa

16

Jesús Navas

9

1 goles Gol

Ben Yedder

1

Babacan

80

Junior Caiçara

4

Joseph Attamah

6

Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Epureanu

3

Clichy

8

Cambio Sale Stefano Napoleoni Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Mossoró

7

1 goles Gol

Edin Visca

11

1 goles Gol Cambio Sale Kerim Frei

Elia

5

Emre

21

Cambio Sale Inler

Mahmut Tekdemir

10

Adebayor

Basaksehir

4-2-3-1

Abdullah Avci

Sufrió mucho el Sevilla porque se vio sorprendido primero por un gol del Basaksehir, que abortó de raíz su interesante puesta en escena. Luego remontó gracias a dos acciones individuales protagonizadas por Navas y Nolito, los grandes referentes de este equipo. Se hundió en un final de partido espantoso, a merced del conjunto turco, incapaz de tener el balón y con una impresionante fragilidad en defensa. Con la suerte como aliada, el Sevilla, no obstante, capeó como pudo el temporal y amarró un empate milagroso en un final de choque lleno de sufrimiento. El resultado es que el Sevilla estará por tercera vez consecutiva en la fase de grupos de la Liga de Campeones. La reflexión invita a otra cosa. Por supuesto, a la conformación de un equipo competitivo y potente, que supere sus terribles problemas en la configuración defensiva del grupo. La defensa y el centro del campo del Sevilla naufragaron de forma estrepitosa.

El fútbol, en su versión más traicionera, apuñaló al Sevilla. Un gol de Elia a los 17 minutos desató los miedos en Nervión e inhabilitó, de paso, el buen inicio de partido de los andaluces. Un Sevilla que interpretó de manera estupenda la presión en campo contrario y que en 15 minutos desató un vendaval sobre la portería turca. El meta Babacan salvó ante Correa, Ben Yedder lanzó fuera por muy poco y Mercado envió un tirazo al palo. El Sevilla careció de pegada y demostró que es un equipo demasiado vulnerable para moverse con seguridad en la elite. Un movimiento fabuloso de Adebayor desequilibró el débil sistema defensivo de un equipo construido con demasiados elementos de ataque. Una apuesta que se sostiene si se posee una pegada imponente, algo, por el momento, de lo que carece el Sevilla. Por eso el tanto de Elia enfrió la pasión de Nervión y sembró de dudas a los jugadores del Sevilla. El Basaksehir, contento con el 0-1, ordenó un repliegue defensivo imaginando que ya habría tiempo de conseguir un segundo gol.

El Sevilla careció de argumentos sólidos para asaltar la barrera de los turcos, que se defendieron con orden y encontraban siempre en Adebayor el respiro necesario. Banega, sin ritmo y ofuscado, no fue el timón de otras veces. N’Zonzi, más adelantado que de costumbre, tampoco veía el fútbol con fluidez. En realidad, el centro del campo del Sevilla jugó con una lentitud desesperante, con un ritmo impropio de un partido tan importante. El 0-1 del descanso permitía la clasificación del Sevilla por el 1-2 de la ida, pero inquietaba una barbaridad. Los nervios afloraron en Nervión.

El Sevilla mejoró en la segunda parte y le dio la vuelta al marcador. En el guion, no obstante, estaba escrito que el Basaksehir empataría y se sufriría en el tramo final. Así fue, Visca empató en el minuto 82 y Emre envió al palo en el 89. Todo el estadio sopló para desviar la trayectoria de una pelota que se colaba pese a la estirada de Rico. El Sevilla, de milagro, sigue adelante. Ahora es el momento de ensamblar un grupo que debe mejorar sus prestaciones competitivas. La Liga española y la Liga de Campeones exigen una barbaridad.

Con los partidos disputados este martes, ya hay 27 equipos clasificados para la fase de grupos de la Champions League. De los cinco partidos que se juegan este miércoles saldrán los últimos cinco que completarán los 32 entre los que este jueves, desde las 18.00, se sorteará la composición de los ocho grupos en el auditorio Grimaldi de Mónaco. La competición empezará el martes 12 de septiembre.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información