Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nolito y Navas impulsan a un tierno Sevilla

Los de Berizzo encarrilan su pase a la Champions ante el Basaksehir

Resultado del Sevilla en la previa de la Champions League Ampliar foto
Adebayor pelea con el sevillista Lenglet. REUTERS
Champions League Cuarta Ronda

FINALIZADO

No fue tan fácil como dictó el marcador, pero el Sevilla dio un paso importante para meterse en la fase de grupos de la Champions League al derrotar al Basaksehir en una noche de perros en Estambul. Una delicia de Ben Yedder y la amplitud de su plantilla, traducida en la aportación de Navas y Nolito, acabaron por doblegar al Basaksehir, un equipo con oficio, que mostró más pujanza física en un partido marcado por la fuerte lluvia.

Basaksehir

4-2-3-1

Abdullah Avci

1

Babacan

80

Junior Caiçara

4

Joseph Attamah

6

Epureanu

3

Clichy

5

Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Emre

11

1 goles Gol

Elia

7

Edin Visca

21

Mahmut Tekdemir

8

Mossoró

10

Adebayor

1

Sergio Rico

18

1 goles Gol

Escudero

5

Clement Lenglet

21

Pareja

25

Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Mercado

15

N'Zonzi

11

Cambio Sale Jesús Navas

Joaquin Correa

8

Cambio Sale Nolito

Walter Montoya

10

Banega

14

Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Guido Pizarro

9

1 goles Gol Cambio Sale Krohn-Dehli

Ben Yedder

Sevilla

4-2-3-1

Eduardo Berizzo

El Sevilla alternó momentos de juego excelente, como en la primera mitad, con fases de duda, donde fue superado por la intensidad del conjunto turco. Fue un equipo bonito, de excelente toque, pero muy tierno en defensa, incapaz de imponerse en los múltiples duelos que tuvo el encuentro. Ocurre, sin embargo, que el plantel andaluz cuenta con un número importante de jugadores de calidad. Navas y Nolito salieron en la segunda mitad para aupar a un equipo que había perdido el control, antes mantenido por Banega y N'Zonzi. El Basaksehir empató y la cosa se puso complicada. Hasta que Berizzo dio entrada a Nolito y a Navas, quien en su primera acción dio un pase de gol a Ben Yedder. El francés anotó con un prodigioso remate de tacón. Habrá que preguntarse por qué el nuevo entrenador del Sevilla le dio la titularidad a Montoya por delante de estos dos elementos. El extremo argentino pone mucha voluntad, pero no está a la altura de este gran Sevilla.

El portero Rico, recién renovado, también tuvo su cuota de responsabilidad en el triunfo del Sevilla. Hizo paradas de mérito ante un rival que mostró peligro y todavía salvó la victoria con una mano magnífica en el alargue a remate de Napoleoni. En la vuelta, el próximo martes, el Sevilla debe certificar el pase a la fase de grupos de la Liga de Campeones. En Sevilla lloverá menos, en todos los sentidos.

Bajo la batuta de un excelente Banega, ayudado por Pizarro y N'Zonzi, el Sevilla se sobrepuso a un inicio titubeante. Diluvió sobre Estambul y también sobre la inestable zaga del conjunto andaluz, quizás la línea que necesita más ajustes en el equipo que diseña Berizzo. Por ejemplo, Mercado sufrió mucho ante Elia. El Basaksehir, un equipo sin tradición pero con cierta calidad, pudo marcar a los dos minutos en un despiste de la zaga, con disparo de Mossoró fuera con todo a favor. Toque a toque, paso a paso, el equipo andaluz fue cimentando su dominio gracias a la incuestionable superioridad de su triángulo en el centro del campo. La mejoría en el juego vino acompañada por la pegada, una virtud esencial en la élite. Correa habilitó a Escudero, que entrando desde atrás le pegó con el alma para que el balón entrara como un cohete en la portería turca. Una preciosidad de gol que le sentó mal al Basaksehir, que se quedó sin balón y sufrió una barbaridad.

Fueron los momentos en los que el Sevilla pudo sentenciar la eliminatoria. Banega gozó de tres ocasiones seguidas. No contento con su aportación en ataque, puso de gol a Correa. El meta Babacan volvió a salvar a los turcos. Tampoco Ben Yedder llegó a un pase de Montoya. A medida que la lluvia remitía se agigantaba el poderío de un Sevilla de clase, asentado en el toque de una medular de jerarquía

Despiste y empate

Banega se cansó y el Basaksehir, fuerte en el aspecto físico, mejoró mucho en el tramo inicial de la segunda parte. Tanto, que puso en muchos aprietos a un Sevilla acorralado, hasta el punto de que llegó el empate por mediación de Elia. Berizzo, que tiene un talante conservador, reaccionó. Nolito y Navas le cambiaron la cara a este Sevilla tierno y bonito, que debe mejorar mucho en el aspecto defensivo para codearse con los mejores. En Turquía ganó gracias a la calidad. Necesita más contundencia y que jugadores como Kjaer, Nolito y Navas adquieran su mejor versión en el aspecto físico.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información