Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ceballos: “Me identifico con los jugadores que mueven al equipo”

El centrocampista de España, que se fija en Isco e Iniesta, asegura que disputará ante Alemania el partido más importante de su carrera. El bético reconoce haber madurado y estar preparado afrontar retos mayores a nivel de club

Final Europeo sub21
Ceballos durante el Europeo sub-21. NurPhoto via Getty Images

Dani Ceballos (Utrera, 20 años) pasea por el hotel de la selección en el corazón de Cracovia con la misma soltura y tranquilidad que transmite en el campo cuando juega a convertir en fácil lo difícil. La selección acaba de terminar su penúltima comida en Polonia y Ceballos le pide a Asensio que deje abierta la puerta de la habitación que comparten antes de iniciar la difícil tarea de buscar una sala libre para atender a EL PAÍS. La primera la descarta porque algunos de sus compañeros están jugando al ping-pong y al póker; en la segunda se topa con Saúl, sentado frente a la radio; a la tercera por fin encuentra sitio. El bético, la sensación del campeonato, está a unas horas de jugar su segunda final profesional, el partido más importante de una prometedora carrera en la que quieren cruzarse Real Madrid y Barcelona.

Pregunta. Dos años después vuelve a disputar una final, ¿Será el partido más importante de su carrera?

Respuesta. Estoy ante el partido más importante que he disputado en lo que llevo de carrera deportiva. Pude ganar el europeo sub-19, pero nunca he jugado una final de este nivel. Esto es ya una final del europeo sub-21 y ante un rival como Alemania. Va a ser el partido más importante que juegue hasta ahora.

P. Después de cómo arrancó el año para usted, el premio parece doble.

R. Al principio de la temporada no entraba en los planes del nuevo entrenador del Betis (Gustavo Poyet) y me llegué a quedar fuera de la fase final para clasificarnos para el europeo. Llegué a temer un poco el poder perderme este torneo. Gracias a Dios las cosas han cambiado, me siento importante y a día de hoy quiero ayudar al equipo a ganar este campeonato.

P. ¿Cómo vivió esos momentos con Poyet?

R. Fueron momentos muy duros porque estuve siete jornadas sin pisar el césped. No entraba en los planes del entrenador. Siempre fui consciente de que yo estaba realizando un gran trabajo y no era porque estuviese haciendo las cosas mal, sino que fue más una decisión del técnico. Son momentos difíciles en los que encontré el apoyo y la confianza de mi familia. A partir de la llegada de Víctor Sánchez del Amo todo cambió y pude darle la vuelta a una situación que era bastante complicada.

P. Dicen que en su familia la jefa es su madre.

R. Tener una familia humilde y tan trabajadora te inculca unos valores que después los trasladas al terreno de juego. Mi familia ha sido fundamental para que yo sea futbolista y es verdad que mi madre un poco más. Hasta que me saqué el carné de conducir hace unas semanas ha sido ella la que me ha llevado a entrenar desde que era pequeño. Todo se lo debo a ella y mucha de la culpa de que yo esté jugando hoy una final del europeo sub-21 es suya. 

P. Viene de Utrera, tierra de fútbol, ¿Cómo empezó?

R. Empecé muy pequeñito, tenía cinco años. Estaba en la escuela del Utrera, pero no me dejaban jugar porque era demasiado pequeño. Me tenían solo entrenando y veían que tenía cosas diferentes de los demás niños y me empezaron a meter en partidos amistosos. De allí pasé al Sevilla.

"El Sevilla me descartó porque el cuerpo no me acompañaba. Si hoy estoy aquí es por el Betis"

P. Pero el Sevilla le descartó tras varios años en la cantera, ¿Qué pasó?

R. Me pasaron bastantes cosas. Tenía 12 años, sufría asma y era el más pequeño del equipo. No desarrollaba. Me quedaba un paso por detrás de los demás y fue cuando el Sevilla me descartó porque pese a que tenía calidad, el cuerpo no me acompañaba. Yo seguía teniendo muy claro que quería ser futbolista y me quedé dos años en Utrera trabajando con un preparador personal. Fueron momentos difíciles porque habían sido siete años jugando en el Sevilla, pero seguí trabajando para que cuando volviese a tener la oportunidad de engancharme al tren de ser futbolista, aprovecharla.

P. Ese tren fue el Betis, donde todo le ha pasado muy rápido, ¿Cómo gestionó ese salto a la fama en tan poco tiempo y siendo tan joven?

R. El Betis fue el que me dio la oportunidad de sentirme futbolista. Les tengo que agradecer todo lo que han hecho por mí y si estoy aquí es porque el Betis confió en mí. Y es verdad que todo ha sido corto y muy intenso. Llegué siendo juvenil de primer año, hice buena temporada y tras medio año en el División de Honor llegaron todas las cosas bonitas: entrenamientos con el primer equipo, el debut en Primera... Al año siguiente Julio Velázquez me dio la oportunidad de jugar en la primera ronda de la Copa ante el Lugo, en el Benito Villamarín. Yo sabía que ese partido iba a ser clave para mi futuro. Era mi momento y lo aproveché.

P. En esta España juega con Llorente y Saúl en un centro del campo en el que usted es el que más se parece al perfil de centrocampista de la selección absoluta, ¿Se ve también así?

R. Es verdad que Llorente y Saúl son de otro perfil. Llorente es más de corte defensivo y Saúl, aunque tiene gol y mucha llegada, quizás también. Me identifico mucho con Iniesta y con Isco, futbolistas que juegan por detrás del delantero y tienen libertad absoluta para venir a recibir y mover al equipo. Son los dos jugadores en los que más me fijo a nivel nacional.

P. A usted también le gusta crear y hacer cosas distintas, ¿En qué momento se hace algo tan complicado con tanta sencillez y naturalidad?

R. Yo soy un jugador de confianza. Cuando veo que las cosas van saliendo bien y estoy arriba en la cresta de la ola, es el momento de seguir en la misma línea, no desviarse e intentarlo y seguir cogiendo más y más confianza. El otro día ante Italia estaba en un momento muy dulce, me estaban saliendo todas las cosas. Cada vez que intentaba algo salía y era uno de esos momentos que había que aprovechar. Fue uno de los mejores partidos que he jugado en bastante tiempo.

"Me identifico mucho con Isco e Iniesta"

P. Empezó por la banda y luego se fue más al centro. Alguno de sus entrenadores asegura que lo haría bien hasta de pivote, ¿Dónde se siente más cómodo?

R. Pepe Mel me dijo que donde me iba a hacer millonario era jugando por el centro. En esa etapa era cuando jugaba tirado a la izquierda y él me dijo que si cogía las características de un gran centrocampista y me sentía cómodo ahí, iba a ser mejor futbolista. Mi posición ideal y donde me siento más cómodo es de 8, por detrás del delantero y creando juego en el equipo. Ahí es donde me gusta jugar.

P. No se ha mostrado muy goleador hasta el momento, ¿Es algo que le obsesiona o no le preocupa no marcar?

R. Todo el mundo sabe la satisfacción que puede supone marcar un gol. Es algo que hay que vivirlo para saber lo que es. Cuando un jugador marca tiene el doble repercusión, pero hay que mirar también cómo ha llegado ese gol. Hay veces que vemos jugadas en partidos o incluso en finales de Champions en las que por ejemplo marca Cristiano Ronaldo, pero antes Isco ha provocado o ha hecho más cosas. Hay que mirar toda la jugada y las asistencias, no solo el gol. 

P. Jugar en el medio supone también mucho desgaste y además de crear fútbol ha mejorado también en labores defensivas, ¿Ha tenido que trabajar mucho físicamente para poder adaptarse a esa posición?

"Pepe Mel me dijo que donde me iba a hacer millonario era jugando por el centro"

R. Tener calidad no es suficiente. Para ser un gran mediocentro no basta con tener visión de juego, llegada y gol, también es importante recuperar, ayudar al equipo y trabajar para él. Si puedo hacerlo es porque físicamente me encuentro bien. Durante todo el año he trabajado sin parar ni un día a doble sesión y ahora estoy recogiendo los frutos de todo el trabajo de este tiempo de atrás. 

P. A la madurez física también la ha acompañado una madurez personal, ¿Se arrepiente de algo que haya hecho en el pasado, sobre todo con todo el lío de las redes sociales?

R. Todo el mundo tiene una infancia, unos mejor y otros peor. Lo pasado, pasado está y no se puede volver atrás y cambiar las cosas. Creo que no he cometido ninguna falta de respeto hacia nadie y siempre he respetado a todos los compañeros. Es verdad que en mi primera etapa en Primera me metía en líos y en alguna pelea. Incluso entraba en cosas que hacían que lo realmente importante, que es jugar al fútbol, me pasase desapercibido. Este año no he tenido ni una discusión en el terreno de juego y esa madurez me ha permitido alcanzar el nivel que estoy dando ahora.

P. ¿Cuándo cambia el chip?

R. La temporada pasada la acabaría con una nota de 6. Cuando te das cuenta de que eres un jugador que puede estar entre el 8 y el 9 es que algo has hecho mal. Hablé con mis padres y me dijeron que me centrara solamente en el fútbol y en jugar y que me olvidara de los demás. Las cosas irían saliendo solas. Así fue y estoy muy contento de lo que estoy logrando.

P. En la selección juega con jugadores como Asensio, Saúl o Denis Suárez, que ya ganan títulos. ¿Se ve preparado para afrontar retos mayores de los que le ofrece el Betis?

"En mi primera etapa en Primera me metía en líos. Ahora he madurado"

R. Siento envidia sana hacia jugadores como ellos. Tienen entre 20 y 22 años y ya están jugando y ganando torneos como la Champions. Algunos han ganado Ligas y están peleando por títulos cada año. Eso me hace sentir envidia sana. Ellos se pierden también jugar en el Betis y vivir un sentimiento que es diferente a todo lo que un equipo te pueda aportar. Para vivirlo tienes que jugar aquí y yo sé lo que es.

P. ¿Dónde se ve Dani Ceballos en el futuro?

R. Todo futbolista sueña con jugar un Mundial, finales de competiciones europeas... Y Dani Ceballos quiere intentar jugar todo eso. En el Betis es difícil hacerlo, pero a día de hoy tengo tres años de contrato y estoy muy contento en el Betis.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.