Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Celta anuncia que se va de Vigo

El presidente Carlos Mouriño dice que el club levantará un nuevo estadio en un municipio limítrofe y dejará Balaídos, donde ya se han invertido casi 7 millones de euros

El estadio de Balaídos, en Vigo.

Emblema de Vigo, el Celta dejará su ciudad para instalarse en alguno de los municipios limítrofes porque iniciará, según anuncia su presidente Carlos Mouriño, los trámites precisos para levantar un nuevo estadio. La decisión se toma mientras Balaídos, la casa celeste desde 1928, se somete a una remodelación integral que se sufraga en su mayor parte con dinero público, 32 millones de euros que casi en su totalidad salen de las arcas del Ayuntamiento de Vigo y de la Diputación de Pontevedra y de los que ya se han gastado una quinta parte. Pero Mouriño se queja. “No dominamos la obra. Están haciendo un envoltorio muy bonito, pero que no está de acuerdo con nuestras pretensiones”. Y ha tomado la decisión “irrevocable” de alzar más allá del confín de Vigo un nuevo coliseo que presupuesta en 50 millones de euros y una ciudad deportiva que valora en 20 más.

“No nos vamos, nos echan. ¡Y no hay retorno!”, exclamó el presidente del Celta en una entrevista emitida a través de los medios audiovisuales del club, en la que respondió a cuestiones elegidas a través de las redes sociales y que precedió de una larga alocución en la que desgranó los motivos por los que rompe con el consistorio vigués, dirigido por el socialista Abel Caballero. “No más silencios cómplices ni de esperanza”, clamó el mandatario celtista ante un desencuentro que dice que se larva desde hace ocho años con la fallida construcción de una ciudad deportiva, pero que ha emergido en los últimos meses, justo desde que el club hizo público que unos ignotos inversores chinos habían presentado una oferta de 93 millones de euros por adquirir la mayoría accionarial, en torno al 66%, que controla Mouriño. A finales de enero anunció que la rechazaba y explicó que para él no era ni la mejor opción ni la más cómoda, pero que lo hacía para liderar “un proyecto”.

El proyecto pasaba por la compra del estadio municipal por parte del Celta, bien haciéndose cargo de las obras con abono final de lo invertido por las instituciones, bien acabándolas y con la financiación del coste total a diez años. Porque Mouriño tasaba el precio del estadio justo en el dinero que costaba su remodelación. “Ahora ya no nos interesa. En su día aplaudimos la reforma, pero este no es el Balaídos que nos dijeron y a cada paso que se da en la obra surgen más problemas”, lamenta. Y ejemplificó con un dato: “Una parte de la obra que se presupuestó por más de seis millones de euros se acabó haciendo por cuatro”

Con la oferta de compra sobre la mesa del alcalde y el debate instalado en la ciudad, el ayuntamiento la desechó por tratarse de un bien de dominio y uso público. Luego ofreció al Celta, hace tres semanas, la posibilidad de quedarse en el estadio actual en un régimen de concesión de 50 años, el máximo que marca la ley. La propuesta incluía no solo el uso deportivo en exclusiva sino también el aprovechamiento comercial de sus bajos. A cambio el Celta, que ahora mismo no asume coste por el alquiler del estadio aunque si se encarga de sufragar todo su acondicionamiento no estructural, pagaría un canon anual fijado en función de los ingresos que obtuviese por los negocios que en él se instalasen. Mouriño rechazó de plano esa idea, empeñado como está en que la entidad que controla disponga de un patrimonio propio. “Busco el futuro del Celta”, asegura.

El futuro está cerca de Vigo, pero no en la ciudad cuyo nombre pasea el único equipo español que actualmente pervive en la Europa League. El limítrofe municipio de Mos, en la ruta hacia Portugal, ha ofrecido, “con entusiasmo”, según su alcaldesa Nidia Arévalo, unos terrenos que considera propicios para las expectativas del Celta y Mouriño valora ahora esa “y otras opciones”. No hay detalles sobre como se financiará la obra ni tampoco fechas o plazos y mientras tanto la obra de Balaídos ha sufrido un parón. El graderío de Tribuna, el de precios más caros para el aficionado, ya está finalizado y tiene deficiencias que propician que bastantes de sus espectadores se mojen en jornadas de lluvia, el que está enfrente, y del que en febrero se derrumbó parte de su techo y propició el aplazamiento del partido contra el Real Madrid, debería estar listo para iniciar la próxima temporada, según la previsión municipal. Y todavía restarían los trabajos en los fondos.

El órdago ha llegado a lo más sensible, al viguismo del Celta, cuyo rector se siente con fuerza para sostenerlo. Mirando a la cámara, a través de una precaria retransmisión por youtube y los canales digitales del club, el presidente del Celta no pudo por menos que expresar su “orgullo y satisfacción” por la marcha de la entidad. El mismo club que en junio de 2007, a la llegada de Carlos Mouriño a su presidencia, debía 85 millones de euros, que un año después entraba en concurso de acreedores y tras diferentes quitas debió pagar apenas 30, plantea ahora una inversión de al menos 70 millones amparado en la ausencia de deuda y unos beneficios anuales de 14 millones. Busca así un proyecto sólido. “Ahora se tambalea”, sostiene su presidente. Y dirige su dardo al alcalde Abel Caballero, que podría detener la huida si abre espacio en el Plan General de Ordenación Municipal para levantar un nuevo coliseo: “Si el crecimiento del Celta no es en Vigo con usted, será fuera sin usted”. El pasado mes de septiembre Caballero había justificado la millonaria inversión en Balaídos porque “el fútbol genera un retorno multiplicado por cien y contribuye a mejorar la imagen de Vigo en el exterior”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información