Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fernando Torres espera estar entrenando “en un par de días”

El delantero del Atlético, que descansará en la casa de la familia de su mujer en Santiago, aseguró a la salida del hospital que espera regresar pronto con el equipo

Fernando Torres abandona el Hospital Modelo. Atlas

Salió doce horas después de ingresar en el hospital, entre una nube de informadores y la curiosidad de toda la gente que transitaba por el Hospital HM Modelo, una clínica situada en la misma barriada que el estadio de Riazor. Desde allí había sido trasladado Fernando Torres tras caer inconsciente tras un choque con Álex Bergantiños. Con el alta en la mano, tras superar todas las pruebas médicas entre ellas un escáner, emprendió un desplazamiento de setenta kilómetros hasta Santiago donde reposará en casa de los familiares de su mujer, compostelana. Los médicos le han recomendado que, ya que tiene esa posibilidad, la aproveche y no emprenda un largo periplo por carretera hasta Madrid porque tras el traumatismo desaconsejan un viaje inmediato en avión.

“Estoy bien, quiero agradecer a todos, a mis compañeros del Atletico y del Depor la actuación que tuvieron ayer y también dar las gracias a los aficionados por su reacción. Son cosas que pasan, estuve con Alex Bergantiños, que estaba preocupado y ya le dije que son situaciones que se producen en el fútbol. En un par de días espero estar entrenando”, refirió el delantero del Atlético. El capitán del Deportivo había acudido poco después del partido a visitarle acompañado del técnico Pepe Mel. Torres le recibió con una sonrisa en la boca y la preocupación se disipó. Por la mañana otros futbolistas del Deportivo, entre ellos Emre Çolak o Raúl Albentosa también se pasaron por el hospital. “Ha visto las imágenes y hasta hace bromas. Todo ha quedado en un susto”, explicó el central mientras abandonaba la zona.

El propio Torres se esforzó en quitar importancia a lo sucedido: “Ahora estoy contando las horas para poder volver a entrenar. Vi las imágenes y recuerdo hasta justo antes de la jugada. Ya había tenido un episodio parecido con la selección y en aquel sí que no recordaba nada antes y después pero durante más tiempo. Recuperé el conocimiento en la ambulancia y me explicaron lo que había pasado”. Después, ya más estabilizado en el hospital, en una llamada que él mismo hizo a una persona de confianza, recordó una acción que se produjo instantes antes al golpe, un remate suyo que Germán Lux desvió en una felina intervención. "¡Vaya parada que me ha hecho, vaya sí me acuerdo!", exclamó Torres.

Así que superado el trance tan solo restaba el capítulo de agradecimientos. Y ahí Fernando Torres dejó estela de señorío. “Estuve fenomenalmente atendido. Nos despedimos diciéndonos que esperamos vernos más, pero por la calle y no en los hospitales”. Luego se refirió también a la reacción de los futbolistas del Deportivo y a su gente. Por las venas de Fernando Torres corre sangre gallega y siempre pasa un tiempo de sus vacaciones en la costa coruñesa. Allí, en Estorde, una pequeña villa playera cercana a Fisterra, conoció cuando era aún más niño a su mujer. “El Deportivo es un equipo especial por el vínculo que tengo con esta tierra. Quiero desearle toda la suerte del mundo de aquí a final de temporada a los compañeros de profesión y a sus aficionados. Espero que nos podamos ver en Primera la próxima temporada”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información