Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
NBA

El desdichado hola y adiós de Calderón a los Warriors

Los infortunios en la carrera del base culminan con su fichaje deshecho | Kerr: “Fue horrible, pero lo entendió”

Calderón trata de frenar a Jackson en un Dallas-Lakers. Ampliar foto
Calderón trata de frenar a Jackson en un Dallas-Lakers. USA Today Sports

La NBA puede ser una competición tan maravillosa como cruel con los jugadores. José Manuel Calderón, a sus 35 años y con 12 temporadas en ella, lo sabe muy bien y desde hace mucho tiempo. El rocambolesco episodio que ha vivido esta semana, sin embargo, ha constituido un compendio de mala suerte. Era jugador de los Lakers hasta que el lunes llegó a un acuerdo para rescindir su contrato. Todo estaba ya pactado para que pudiera fichar por Golden State Warriors, cosa que hizo el miércoles.

Pero en ese momento ya se había producido el lance que iba a convertir en un mero trámite burocrático ese fichaje por el equipo que lidera la competición, para muchos el gran aspirante al anillo de campeón. El martes, los Warriors jugaron en Washington y en ese partido, Kevin Durant se lesionó la pierna izquierda, después de una jugada en la que le cayó encima su compañero Pachulia. Durántula tiene al menos para cuatro semanas.

Los Warriors, de repente, cambiaban sus prioridades. Ya no necesitaban un base, ya que al fin y al cabo cuentan con dos de una contrastada calidad, Stephen Curry y Shaun Livingston. Pasaban a dar prioridad a la incorporación de un alero. Matt Barnes, al que pensaban ofrecer en principio un contrato de diez días, pasó a ser contratado para el resto de la temporada.

Golden State no falló en su compromiso con Calderón y su agente Mark Bartelstein. Lo ficharon, le pagaron 415.000 dólares, y en la hora o dos horas que tardaron en solventar los trámites, le rescindieron ese contrato. Mucho dinero por apenas nada. Pero el asunto de fondo no es ese, sino el sinsabor del jugador extremeño que vio frustrada una magnífica ocasión para, después de abandonar los Lakers, penúltimos en el Oeste y en los que su papel era muy limitado, enrolarse en un equipo con las máximas aspiraciones.

“Fue difícil. José había rescindido el contrato con los Lakers para fichar por nosotros. Tenía varias ofertas de otros equipos, y había optado por el nuestro”, afirmó Steve Kerr poco antes del partido entre Chicago y Golden State (94-87). El entrenador de los Warriors explicó que llamó por teléfono a Calderón para explicarle lo sucedido. Además de disculparse, los Warriors le pagaron esos 415.00 dólares por los trastornos ocasionados. “Todo lo que hacemos es de primera clase. Los chicos saben cómo tratamos a nuestros jugadores”. Kerr explicó que Calderón se lo tomó bien. “Es una gran persona y un gran profesional, un tipo extraordinario. Lo entendió. Deseo que lo fiche algún equipo en los próximos dos días, creo que tendrá esa oportunidad. Ha sido un momento horrible para él. Pero afortunadamente creo que todo se arreglará”.

La intención de Kerr de contar con Calderón estaba tan clara que los encargados de material del equipo cometieron el desliz de dejar la equipación con el nombre del jugador español en el vestuario visitante de Chicago Bulls, donde el equipo californiano jugó este jueves.

Después de su visto y no visto fichaje por los Warriors, alguno de los otros equipos que lo pretendía ha reactivado su interés por Calderón. Atlanta Hawks es uno de los que buscan un base y tienen su nombre entre los preferidos.

Me siento muy bien y creo que todavía puedo jugar minutos y ayudar en mis equipos

José Manuel Calderón

El pasado domingo, antes del partido entre los Lakers y los Spurs, cuando todavía no se había desvinculado del equipo californiano, Calderón comentó en Los Angeles Times: “Ha sido extraordinario estar aquí. He ayudado a los chicos y ha sido divertido. Pero supongo que siempre tienes ese algo dentro de ti, creo que todavía puedo jugar un poco. Me siento muy bien y creo que todavía puedo jugar minutos y ayudar en mis equipos. Y seré agente libre en verano y tal vez pueda elegir una situación mejor”.

Calderón concluye esta temporada el contrato por cuatro años que firmó en 2013 con Dallas. Esta campaña debe percibir un total de 7,7 millones de dólares. El base español jugó con Toronto Raptors durante sus siete primeras temporadas en la NBA. Luego, se sucedieron los traspasos y muchos múltiples, en los que estaban implicados varios equipos y jugadores. En enero de 2013 lo fichó Detroit Pistons. A final de temporada quedó en situación de agente libre y en julio firmó un contrato con Dallas por cuatro años. Pero en 2014 fue traspasado a los Knicks. En junio de 2016 vivió un episodio con ciertas similitudes al que puede acabar experimentando ahora. Entonces, el 22 de junio, fue traspasado a Chicago Bulls, pero no llegó a competir con su camiseta ya que el 7 de julio fue traspasado a los Lakers.

La carrera de Calderón ha estado salpicada por episodios de infortunio, sobre todo debido a las lesiones. Miembro destacado de la generación de oro, no pudo competir a causa de una lesión en el Mundial Junior de 1999, el primer gran éxito de aquel equipo. En los Juegos Olímpicos de Pekín, en los que España ganó la medalla de plata, sufrió una lesión muscular y no pudo jugar la semifinal contra Lituania ni la final contra Estados Unidos. En 2009 se lesionó con Toronto y tuvo que renunciar a competir en Polonia con la selección española que consiguió la primera medalla de su historia en un Eurobasket. Ahora, el rosario de infortunios, ha culminado con su fichaje a lo “La La Land” por los Warriors. Pero, pese a todo, uno de los rasgos que caracterizan a Calderón es su espíritu positivo y su actitud indomable. “No sé qué pasará”, dijo en aquella entrevista el domingo en Los Ángeles. “Si algo pasa, ya hablaremos de ello”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información