Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Serena y Venus Williams, eternas, disputarán otra final de Grand Slam

Las hermanas Williams se enfrentarán en la definición del Open de Australia, 14 años después

Venus Williams
Venus Williams celebra la victoria ante su compatriota Coco Vandeweghe. EFE

La primera vez que jugaron una contra otra fue en 1998. La pista en Melbourne era de verde musgo y no azul, como ahora. Ellas exhibían trenzas amarillas, casi blancas, en el pelo. Los noventa. Venus las combinaba con algunas azules y Serena, con otras verdes. Aquel día, en la segunda ronda del Open de Australia, venció la mayor de las hermanas Williams, Venus, por 7-6 y 6-1. Este sábado, 19 años más tarde, volverán a enfrentarse en la final de Australia, instancia en la que se vieron las caras en 2003 con triunfo para Serena.

El Open de Australia rebobina mentes. Venus y Serena Williams se enfrentarán mañana en la final del primer Grand Slam del año tras superar a CoCo Vandeweghe y a Mirjana Lucic-Baroni en sus respectivos duelos de semifinales. La mayor de las Williams batalló durante dos horas y 26 minutos ante su compatriota, a quien batió por 6-7, 6-2 y 6-3. Venus es la finalista de mayor edad (36) en un grande desde que comenzó la era Open. Serena, solo un año menor, tuvo un partido más fácil: derrotó por 6-2 y 6-1 a Lucic-Baroni en 50 minutos.

La última vez que las hermanas Williams se enfrentaron en una final de Grand Slam fue en 2009, en Wimbledon. Allí también venció Serena, quien ganó seis de las ocho que disputó ante Venus. La menor de las William superará a Steffi Graff si vence el sábado y se colocaría a un título del récord del Grand Slam de Margaret Court (24).

Es la primera final de un grande para Venus desde Wimbledon 2009 y después de haber superado una dura enfermedad, el síndrome de Sjogren, que la dejaba sin energía. “¿Por qué no iba a llegar a la final? Es algo que tienes que creer, si no crees que puedes…”, dijo tras el partido ante Vandeweghe. Aunque luego admitió: “Es más que la frutilla del postre, es más de lo que soñé”.

En su primer duelo en 1998, las hermanas se abrazaron al final y posaron juntas para las fotos. Con el correr de los años, la competencia creció y los saludos cariñosos se hicieron menos frecuentes. Serena supera a Venus por 16 a 11 en sus enfrentamientos totales. “Por supuesto que quiero ganar la final, es maravilloso si tu rival es tu hermana, es increíble. Ella es mi mundo, mi vida. Estoy muy feliz por ella, estar las dos en la final es el gran sueño hecho realidad y no importa quien gane”, dijo Serena.

Está claro que Australia trae recuerdos de la infancia para todos, jugadores y espectadores. Serena Williams lo dejó bien claro: “La primera vez que gané un Slam era una niña y ahora todavía lo soy en mi corazón”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información