Mueren tres jóvenes argentinos en un viaje de fin de curso en Brasil

El accidente de bus a 150 kilómetros de la frontera con Argentina deja además 15 heridos

Así quedó el bus siniestrado.
Así quedó el bus siniestrado.Télam

Todos los fines de año existe una tradición impostergable para los estudiantes de Argentina: el viaje de egresados (o de fin de curso). Al clásico destino, Bariloche, se agregó en los últimos años la alternativa de viajar al caribe o a Brasil, destinos que exigen una mayor inversión y que incrementa los riesgos del traslado. Durante la madrugada de este viernes, un micro de la empresa Río Uruguay con 62 personas a bordo volcó a alta velocidad y cayó en un barranco lindero a la ruta 285, cerca de la localidad brasileña de San Miguel de las Misiones, a unos 150 kilómetros de la frontera argentina. Murieron tres jóvenes y otros 15 resultaron heridos. Un episodio similar ocurrió el 9 de diciembre en la provincia de Córdoba, con otro bus de estudiantes, y 21 personas resultaron heridas.

El soñado viaje para los estudiantes de los colegios Janssen de Posadas, EPET, Bonpland y Estrada de Oberá, y de las escuelas de comercio número 8 y 6 terminó en pesadilla. El plan era cubrir el trayecto entre Posadas, la capital de la provincia de Misiones y la ciudad balnearia de Camboriú, en el estado de Santa Catarina, en Brasil. Un trayecto de casi 1.000 kilómetros que se interrumpió, al parecer por la negligencia de uno de los choferes, a la altura del kilómetro 534, según confirmó la Policía Federal Rodoviaria (PRF) de Brasil. El bus transportaba 62 personas: 58 estudiantes, dos coordinadores y dos choferes. Los heridos fueron derivados a las localidades de San Miguel de las Misiones, Santo Angelo, Ijuí, Caibaté, y San Luis Gonzaga.

Las fallecidas fueron identificadas como Rocío Fabiana Martínez y Luana Micaela Centurión, ambas misioneras de 18 años, y la coordinadora Agustina Szervaty. El portavoz policial Alessandro Castro dijo que “el chofer, un argentino de 30 años, está detenido por homicidio culposo prestando declaración en la comisaria de Santo Angelo”, y añadió que “la principal hipótesis es que el chofer se quedó dormido”. El conductor, Lucas Matías Fernández, en diálogo con la agencia Télam antes de declarar ante la policía, negó haberse quedado dormido y atribuyó el accidente al estado de la ruta. “Encontramos negligencia por parte del conductor, que estaba cansado. Y también imprudencia porque estaba sobrecargado, porque había personas sin el cinturón de seguridad, no había lugares para todos”, afirmó la comisaria Elaine Maria Schons.

Roberto Navas, representante de la empresa Río Uruguay, aseguró al canal de noticias TN que el vehículo “era nuevo y contaba con las habilitaciones de la CNRT (Comisión Nacional de Regulación del Transporte”. Y confirmó que, en principio, no habría participado otro vehículo en el accidente. “Los choferes conocen la ruta y la hacen habitualmente”, dijo. No obstante, la madre de uno de los estudiantes dijo que el micro no cumplió con el recorrido acordado “para evadir los controles y los peajes y tomó una ruta llena de camiones, sin banquina, y muy peligrosa. El recorrido acordado con la empresa era cruzar la frontera por el paso internacional Bernardo Irigoyen, en Misiones, pero el micro tomó por Santo Tomé, en Corrientes, después de recoger a unos estudiantes en Oberá”. Según la mujer, ese recorrido “expuso a los estudiantes a un trayecto riesgoso que no había sido lo acordado” y responsabilizó a la empresa por optar por un camino “angosto, sin banquina, y lleno de camiones”. Un estudiante de la escuela Janssen señaló que, si bien él iba dormido, sus compañeros le dijeron que “de a poco nos fuimos pasando al otro carril hasta que desbarrancamos y caímos por el precipicio”.

“Yo estaba dormido, pero mis compañeros me dijeron que el colectivo se fue moviendo de a poco hacia el otro carril hasta que volcamos y caímos por el barranco”, indicó Matías Ramírez, estudiante de quinto año del Instituto Politécnico San Arnoldo Janssen, quién sólo sufrió cortes en la cara. El joven indicó que viajaba “sin el cinturón de seguridad puesto” y que “en el piso de arriba sobraban lugares”.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS